Archivo | QUE SON LAS TERAPIAS DIRIGIDAS CONTRA EL CANCER RSS feed for this section

Tratamientos biológicos: qué son y cómo actúan

17 Nov

images

Tratamientos biológicos: qué son y cómo actúan

Indice del artículo
Tratamientos biológicos: qué son y cómo actúan
¿Cuales son las dianas de los tratamientos dirigidos?
Anticuerpos monoclonales contra receptores de membrana
Inhibidores de la tirosina quinasa
Inhibidores de mTor
Farmacos antiangiogenicos
Agentes inmunomoduladores
Nuevos agentes hormonales
Bibliografia
Todas las páginas
Página 1 de 9

AUTOR: Dr. Ander Urruticoechea

Aunque cualquier tratamiento de reciente aparición en el espectro de la lucha contra el cáncer podría catalogarse de “nuevo”, en general, cuando utilizamos el término nuevos tratamientos o tratamientos biológicos o dirigidos lo hacemos para referirnos a un grupo de medicamentos que, dentro del tratamiento sistémico del cáncer, disponen de un mecanismo de acción con unas características comunes.

¿Qué son los nuevos tratamientos?

Aunque cualquier tratamiento de reciente aparición en el espectro de la lucha contra el cáncer podría catalogarse de “nuevo”, en general, cuando utilizamos el término nuevos tratamientos o tratamientos biológicos o dirigidos lo hacemos para referirnos a un grupo de medicamentos que, dentro del tratamiento sistémico1 del cáncer, disponen de un mecanismo de acción con unas características comunes. Así, los tratamientos dirigidos (“targeted therapies” en inglés) se diferencian de la quimioterapia (tratamiento sistémico por excelencia) en que están diseñados para bloquear de forma específica aspectos concretos de la biología celular o tumoral2 en lugar de destruir, de manera más indiscriminada, todas aquellas células que se reproducen rápidamente, modo éste de actuar de la quimioterapia.

¿Qué ventajas aportan los tratamientos dirigidos?

Del hecho de que los tratamientos dirigidos tengan mayor selectividad por las células tumorales respecto al resto de las células del organismo, se deriva su capacidad para actuar contra el cáncer con menores efectos secundarios indeseables que, por ejemplo, la quimioterapia.

Así, la quimioterapia basa su poder de destruir tumores en que actúa sobre todas aquellas células que se reproducen rápidamente y las del cáncer son, habitualmente, las células que más rápido se reproducen en todo el organismo. Sin embargo existen otros tejidos en el cuerpo humano cuyas células se reproducen normalmente rápido como, por ejemplo, la médula ósea (donde se generan las células de la sangre) o el epitelio intestinal3 . De este hecho se deriva gran parte de los efectos secundarios de la quimioterapia como la bajada de defensas, la caída del cabello o las diarreas y llagas en la boca.

Frente al efecto “indiscriminado” de la quimioterapia, los tratamientos dirigidos actúan más selectivamente sobre células cancerosas con una característica determinada y esto les confiere un perfil de efectos secundarios en general mucho más tolerable.

¿Por qué existen pocos tratamientos dirigidos y tampoco son perfectos?

A pesar de que la teoría anteriormente expuesta los convierte en poco menos que el tratamiento “perfecto” contra el cáncer, el desarrollo y eficacia de los tratamientos dirigidos se enfrenta a dos problemas básicos.

  • El primer problema es que aunque sabemos mucho de biología celular y tumoral, conocemos pocos procesos o moléculas que sean exclusivas o muy características de las células tumorales, esto dificulta enormemente la aparición de nuevos fármacos selectivos. Conviene recordar que las células tumorales son células de nuestro propio organismo que pierden el control natural y se reproducen rápida y desordenadamente. Con ello, la mayor parte de los procesos propios de su biología son comunes al resto de células del organismo y poco adecuados como dianas de los nuevos tratamientos.
  • El segundo gran reto al que se enfrentan los nuevos tratamientos es que las células tumorales disponen de múltiples aspectos de sus procesos biológicos que les confieren “ventajas” respecto a las células normales. Así, aunque bloqueemos un mecanismo de crecimiento de las células tumorales es, en general, cuestión de tiempo que la célula encuentre una vía alternativa para crecer independientemente de ese mecanismo que nosotros hemos inutilizado con un tratamiento dirigido. De este modo, los tratamientos biológicos o dirigidos más eficaces son aquellos que actúan sobre aquellos tipos de tumores que dependen muy fuertemente de un proceso concreto y que, bloqueado éste, tienen poca capacidad para encontrar alternativas para crecer.
Prev – Próximo >>
fuente
seom_logo2

Gleevec, Sutent, Regorafenib no se consideran “quimioterapia”.

27 Jun

maquette10

En el siguiente articulo publicado en la revista http://healthland.time.comdoctores especialista en el uso de estos fármacos, hacen una reflexión al respecto.

 

“Quimioterapia se refiere a las sustancias químicas tóxicas que matan rápidamente la división de las células al interferir con los procesos que implican la duplicación del ADN o la división celular”.

 Hay una revolución que ocurre en el tratamiento del cáncer, y podría significar el fin de la quimioterapia.

Cuando se trata de frenar los tumores, la estrategia siempre ha sido bastante sencilla. Detenga el crecimiento anormal por cualquier medio, de la manera más eficaz posible. Y los tratamientos utilizados actualmente reflejan este enfoque de una sola manera – la cirugía de corta físicamente lesiones malignas, los fármacos quimioterapéuticos se disuelven por dentro, y la radiación busca y destruye las células anormales que se dividen.

No se puede negar que tales métodos de trabajo, han disminuido las muertes por cáncer en un 20% en los EE.UU. durante las últimas dos décadas. Pero todo lo eficaces que son estas intervenciones, pueden ser tan brutales en el paciente. Así que los investigadores estaban especialmente emocionados por un par de estudios publicados en el New England Journal of Medicine donde mostraron un nuevo tipo de medicamento contra el cáncer, que funciona de una manera totalmente diferente a la quimioterapia y ayudaron a los pacientes con leucemia a una tasa de supervivencia del 83% después de haber sido tratados durante dos años.

maquette9

MAS:  En el horizonte al fin, medicamentos contra el cáncer que potencian el sistema inmunológico del cuerpo 

Esto ocurrió en el año 2001, cuando imatinib o Glivec , fue  el primer medicamento que se apartó del enfoque tradicional del tratamiento del cáncer,   y llevó a supervivencias hasta ahora desconocidas a los pacientes con leucemia mieloide crónica y el tumor del estroma gastrointestinal (GIST).

¿Podríamos decir que el final de la quimioterapia estar cerca?

 “Es una pregunta que todos nos estamos preguntando,” dice el Dr. Martin Tallman, jefe del servicio de la leucemia en el Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering. “Creo que definitivamente nos estamos moviendo cada vez más lejos de la quimioterapia, y más hacia la terapia molecular dirigida.”

Es la diferencia entre el bombardeo indiscriminado de la quimioterapia y las estrategias de “bombas inteligentes” para el control de un enemigo, en este caso, una masa de rápido crecimiento de las células que pueden estrangular y matar de hambre a los tejidos circundantes normales. Las terapias dirigidas, como se les llama, están dirigidas a vías específicas que las células tumorales utilizan para crecer. La ventaja de este tipo de estrategias precisas es que dejan las células sanas, lo que significa para los pacientes menos efectos secundarios y complicaciones.

maquette8

MAS:  ¿Por qué vacunas contra el cáncer no funcionan ?

“El campo se está moviendo hacia el uso de los medicamentos adecuados en el momento adecuado en los pacientes adecuados”, dice el doctor George Demetri, vicepresidente senior de la terapéutica experimental en el Instituto del Cáncer Dana-Farber. “Nos estamos moviendo hacia una comprensión más precisa del cáncer, y ser capaz de adaptar terapias hacia el cáncer de cada persona.”

En el caso de los estudios NEJM , los investigadores fueron capaces de apuntar a un receptor activo en las células inmunes responsables de crecer fuera de control, el bloqueo de la proteína y, esencialmente, el cierre de dos tipos diferentes de tumores de leucemia.

maquette7

MAS: Sobrevivientes Jóvenes

Ya, los pacientes diagnosticados con GIST pueden evitar la quimioterapia en conjunto, gracias a Gleevec. “Ninguno de los pacientes diagnosticados con GIST debería estar recibiendo quimioterapia de hoy”, dice Demetri. Los pacientes que desarrollan ciertos tipos de cáncer de pulmón omelanoma causado por una mutación conocida como BRA, también están empezando a sustituir a los agentes tóxicos de quimioterapia con medicamentos nuevos y más precisos diseñados para frustrar la vía BRAF. Y un estudio presentado en la ultima  reunión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica ( ASCO 2013) mostró por primera vez que un nuevo tratamiento sin quimioterapia que condujo a una mayor tasa de supervivencia a los dos años de la quimioterapia tradicional para la leucemia promielocítica aguda, un cáncer de la médula ósea .

Este enfoque, sin embargo, tiene un punto débil. Las células de cáncer, como las bacterias y los virus, son lo suficientemente astutas para evitar los obstáculos y asegurar  su supervivencia, y, a menudo mutan para superar los efectos de los fármacos específicos. Ese es el caso de un pequeño porcentaje de los pacientes con Gleevec. Pero incluso esa deficiencia no es insuperable. Con el aumento de los conocimientos sobre los procesos moleculares que impulsan la biología del tumor, los investigadores son capaces de diseñar medicamentos que impiden los intentos de las células cancerosas para eludir medicamentos. Todo es cuestión de permanecer uno o dos pasos por delante del cáncer, y ya, los investigadores están probando medicamentos que tratan la resistencia a Gleevec con la esperanza superar la resistencia. “El campo se está moviendo tan rápido que hay nuevos fármacos que ya se están desarrollando para hacer frente a los nuevos clones resistentes”, dice Tallman. 

maquette6

 MÁS: Dentro de la escasez de Drogas de Estados Unidos 

Trabajando  los médicos y los pacientes – “- a favor del hecho de que los cánceres no son entidades monolíticas compuestas por la misma célula anormal copiada miles de veces. Los tumores individuales pueden estar compuestos de diferentes tipos de células aberrantes, que poseen una variedad de mutaciones que son susceptibles a diferentes fármacos. Y este reparto de las células puede ser siempre cambiante en el transcurso de la batalla de un paciente individual con la enfermedad.

Tradicionalmente, si un tumor desarrolla resistencia a un agente de quimioterapia, los médicos dejan por completo ese medicamento y emplean otro medicamento u otra estrategia de tratamiento. Pero ahora que son capaces de hacer biopsia de tumores y realizar pruebas genéticas y moleculares más sofisticadas que ayudan a decidir, por ejemplo, que la mayor parte de un tumor sigue siendo susceptible a una terapia dirigida, mientras que sólo una pequeña parte se ha vuelto resistente. Pueden entonces o bien eliminar la parte resistente quirúrgicamente o añadir otra terapia dirigida para hacer frente a sólo la parte resistente, manteniendo al paciente en el régimen original que todavía va a tratar el resto de su cáncer. “Ese es un concepto nuevo,” dice Demetri. “Eso no existía antes de terapias dirigidas.”

 

maquette5

 

 MÁS: El dilema de selección – para la Salud: Cáncer 

Para los pacientes, este tipo de estrategias creativas podrían significar, tratamientos contra el cáncer más tolerable más suave y más años de vida libre de cáncer. Las combinaciones de fármacos pueden convertirse en la norma, como ha ocurrido en el  tratamiento estándar de las infecciones por VIH . Hasta ahora, dice el Dr. Scott Kopetz, profesor asociado de oncología gastrointestinal del Centro Oncológico MD Anderson, los cócteles de terapias dirugidas parecen funcionar mejor para los cánceres de células sanguíneas y células inmunes como las leucemias crónicas que tienden a ser más homogéneas desde el principio , que los hace susceptibles a los fármacos más nuevos. Los tumores sólidos como los de mama, próstata y pulmón generalmente contienen una variedad más amplia de células genéticamente diferentes incluso en el momento del diagnóstico, lo que los hace más difícil – aunque no imposibles – de tratar con medicamentos dirigidos. “Donde hay una gran cantidad de heterogeneidad genética, como en la mayoría de los tumores sólidos, hay más viento de frente que tenemos que luchar en contra, más oportunidades para el desarrollo rápido de resistencia”, dice Kopetz.

Esto significa que, por el momento, la quimioterapia puede seguir formando parte del arsenal del médico especialista en cáncer – e incluso estos agentes están siendo renovados para causar menos efectos secundarios. Nuevas formas de encerrar la toxina en burbujas a base de grasa o su vinculación con las nanopartículas que entregan el medicamento sólo para los tumores mientras rebota en las células sanas y están haciendo tratamientos más tolerables.

Cada vez más, sin embargo, la quimioterapia se puede convertir en el tratamiento de último recurso, en lugar de la primera linea, ya que algunas verdades básicas sobre el cáncer están siendo derribadas y reescritas. Por ejemplo, puede no ser tan útil para el tratamiento de cánceres por donde se originan – en la mama o de próstata o pulmón – sino más bien por los procesos que consumen. Es por eso que un fármaco dirigido desarrollado para el tratamiento de los melanomas ahora se utiliza para suprimir los cánceres de pulmón, y por qué los análisis genéticos y moleculares de los tumores son cada vez más críticos para que coincida con los medicamentos  adecuados para los cánceres de recto.

“Muchos, muchos de los conceptos fundamentales en el cáncer están siendo desafiados ahora basados ​​en nueva información”, dice Tallman. “Por supuesto que está dando lugar a grandes cambios, cambios de paradigma en los enfoques de tratamiento y en última instancia, creo, una mejor atención de los pacientes y mejores resultados.”

 Texto original en ingles:
http://healthland.time.com/2013/06/26/no-more-chemo-doctors-say-its-not-so-far-fetched/
   **Para una mejor compresión de los texto que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegador  Google Chrome