Archivo | PUBLICACIONES GIST RSS feed for this section

NUEVAS OPCIONES TERAPEÚTICAS PARA GIST

10 Abr

 

 

interrogacion

 

 

 

 La inhibición farmacológica de la proteína kit activa la señalización de met en los tumores del estroma gastrointestinal.

 

Jerry Call
Director Científico The Life Raft Group
Traducción: Adriana De Groote
Fundación GIST Chile

El doctor Ronald DeMatteo, en colaboración con otros médicos del Hospital Memorial Sloan Kettering de Estados Unidos, ha publicado un nuevo y potencialmente IMPORTANTE estudio titulado: “Pharmacological inhibition of KIT activates MET signaling in gastrointestinal stromal tumors” (La inhibición farmacológica de la proteína KIT activa la señalización de MET en los tumores del estroma gastrointestinal). Puede consultar el artículo completo en inglés en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25836719

El grupo del doctor DeMatteo encontró que el tratamiento con imatinib (Glivec) activa otro receptor llamado MET (también conocido como c-MET). Encontraron que el receptor MET se activa en una línea celular resistente al imatinib y luego verificaron que lo mismo sucedía en múltiples muestras de tejidos humanos con GIST avanzados. Encontraron que el imatinib aumentaba la expresión de receptores MET activados en líneas celulares humanas con GIST sensible al imatinib y también en modelos de GIST en ratones genéticamente modificados.

El grupo encontró que la inhibición del MET, ya sea con siRNA (knockdown de genes o atenuación génica) o un inhibidor del MET, crizotinib (que se utiliza en algunos tipos de cáncer al pulmón), resultaba tóxica para las líneas celulares resistentes al imatinib y que la combinación de imatinib más crizotinib era más efectiva que solo el imatinib en múltiples modelos preclínicos de GIST. Su conclusión fue que: “…la activación del receptor MET ocurre en los tumores GIST y la regulación al alza de los receptores MET puede contribuir a la resistencia al imatinib in vivo. Es más, apuntar hacia los receptores MET es una estrategia prometedora tanto para el tratamiento de los GIST sensibles como para los resistentes al imatinib”.

En sus conclusiones, los autores acotan: “…Dado que la mayoría de los pacientes que desarrollan resistencia al imatinib con el tiempo también experimentan la progresión de la enfermedad con los tres inhibidores de la tirosina quinasa que han sido aprobados hasta el momento: imatinib, sunitinib y regorafenib, es urgente contar con opciones terapéuticas adicionales y nuestros hallazgos tienen una RELEVANCIA CLÍNICA INMEDIATA” (he agregado las mayúsculas para enfatizar el punto). ¿Por qué es de relevancia inmediata? Porque después de que los medicamentos aprobados dejan de funcionar, se continúa tratando a muchos pacientes GIST con medicamentos cuyo uso no ha sido aprobado para ese propósito. Además del inhibidor selectivo del receptor MET, el crizotinib, el grupo del Hospital Memorial Sloan Kettering también experimentó con otra droga, el cabozantinib. El cabozantinib no solo inhibe los receptores MET, sino que también es un POTENTE inhibidor de la proteína KIT y ya ha sido aprobado por la FDA de Estados Unidos para su uso en otro cáncer, el cáncer medular tiroideo. En los experimentos realizados por el grupo, el cabozantinib (su nombre comercial es Cometriq) ha demostrado tener profundos efectos antitumorales en múltiples modelos preclínicos, incluyendo tanto GIST sensibles como resistentes al imatinib. Es importante destacar que este es el segundo grupo de investigación GIST de primera línea en publicar resultados similares con cabozantinib (María Debiec-Rychter, miembro del equipo de investigación de LRG, publicó resultados similares en un poster presentado ante el Congreso 2013 de la Sociedad de Oncología del Tejido Conectivo).

Mientras se desarrolla el estudio clínico (en Europa) sobre GIST que está programado realizarse con cabozantinib, me gustaría agregar que, en teoría, se podría recetar para pacientes que son resistentes a las drogas aprobadas. Si los seguros médicos pagarían o no por su uso es otro cantar, pero…

Si yo fuera un paciente GIST (limitémonos por ahora a las mutaciones en la proteína KIT) y tuviera resistencia al Glivec, Sutent, Stivarga y quizá también al ponatinib, el cabozantinib sería mi siguiente elección, aunque hasta donde yo sé, todavía no ha sido estudiado en pacientes con GIST. Advierto que no estoy muy familiarizado con los efectos secundarios; los problemas existentes aunados a los efectos secundarios esperados podrían sugerir un medicamento distinto para algunos pacientes.

 

 

fuente

 

lrglogo1-copylogo4-150x85

Un estudio español basado en la población:La correlación entre el estado mutacional, la supervivencia y la evaluación del riesgo de padecer un segundo cáncer en los pacientes con tumores del estroma gastrointestinal

27 Mar

 

 

1

 

Autores:
Jordi Rubió-Casadevall , Joan Lluís Borràs , Maria Carme Carmona García , Alberto Ameijide , Allan González-Vidal ,Maria Rosa Ortiz , Ramón Bosch , Francesc Riu , David Parada , Esther Martí , Josefina Miró , Juan José Sirvent ,Jaume Galceran ,y Rafael Marcos-Gragera
Información Autor 

 

 

EXTRACTO DEL ESTUDIO

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Los tumores del estroma gastrointestinal son sarcomas del tracto digestivo que se caracterizan por mutaciones localizadas principalmente en el c-KIT o en los receptores del factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGFR-α). Las mutaciones en el gen BRAF también se han descrito.

 

Nuestro propósito es definir la distribución de las mutaciones en c-KIT, PDGFR y mutaciones BRAF en una cohorte de pacientes con tumores del estroma gastrointestinal (GIST) y correlacionarlos con localización anatómica, la clasificación de riesgo y la supervivencia. Además, como la mayoría de los pacientes con GIST tienen una larga supervivencia, segundos cánceres son diagnosticados con frecuencia en ellos. Se realizó una segunda evaluación del riesgo de cáncer primario.

Métodos

 

Nuestro análisis se basa en datos de Tarragona y Girona. Se identificaron todos los GIST diagnosticados desde 1996 hasta 2006 y realizó un análisis mutacional de aquellos en los que se obtuvo tejido incluido en parafina. Observada la SUPERVIVENCIA GLOBAL (SG) y la SUPERVIVENCIA RELATIVA (RS) se calcularon de acuerdo a las clasificaciones de riesgo y el estado mutacional.

 

Resultados

 

Se encontró un total de 132 casos de GIST y analizó las mutaciones en 108 casos.

  • Se obtuvo un 53,7% de las mutaciones en el exón 11 y el 7,4% en el exón 9 del gen c-KIT; 
  • el 12% en el exón 18
  •  el 1,9% en el exón 12 del gen PDGFR
  • y 25% de los casos eran de GIST tipo salvaje. 

Los pacientes con mutaciones en el exón 11 del gen c-KIT, tuvieron una SUPERVIVENCIA GLOBAL (SG) y la SUPERVIVENCIA RELATIVA (RS) del 59,6% y 66,3%, respectivamente a los 5 años. Los pacientes con mutaciones en el exón 18 del gen PDGFR tenían una  SUPERVIVENCIA GLOBAL (SG) y una SUPERVIVENCIA RELATIVA (RS) del 84,6% y 89,7% a los 5 años

Los pacientes con GIST tenían un mayor riesgo de cáncer secundario, con un riesgo relativo del 2,47%.

Conclusiones

Este estudio poblacional muestra un espectro de mutaciones en los genes c-KIT y PDGFR en pacientes con GIST similares a los publicados por otros estudios

Los pacientes con la mutación del gen PDGFR exón 18 podría indicar que este subgrupo de pacientes puede ser menos agresivos y tienen un buen pronóstico, aunque menos sensible al tratamiento en la recidiva.

3

 

 

AMPLIACIÓN del texto del estudio

Los tumores del estroma gastrointestinal (GIST) son los sarcomas más comunes del tracto digestivo, con una incidencia de 1.1 a 1.4 casos  por 100.000 habitantes / año. Gist  se desarrolla a partir de las células intersticiales de Cajal en el tracto digestivo. En 1998, se  identificó una mutación en el gen c-KIT que caracteriza a este tumor. Las mutaciones en el gen c-KIT llevaron a la activación constitutiva de un receptor de tirosina quinasa que induce la oncogénesis. En algunos GIST en el que no se han identificado mutaciones en c-KIT, se han identificado mutaciones oncogénicas en el gen que codifica el factor de crecimiento del receptor alfa derivado de plaquetas (PDGFR-α).

Las mutaciones en los genes c-KIT y PDGFR-α se agrupan en pocos exones.

Un oncogén es un gen mutado que puede causar cáncer. Un gen normal con potencial canceroso se llama un proto-oncogén. Después de la mutación, el oncogén puede simular de forma continua la proliferación celular no regulada, lo que conduce a un tumor. Con respecto a los GIST, KIT mutante o mutante PDGFR son oncogenes.

 

Gen: Secuencia de ADN que constituye la unidad funcional para la transmisión de los caracteres hereditarios.  http://es.wikipedia.org/wiki/Gen

Exones: Los genes están divididos en diferentes secciones denominadas exones e intrones. Los exones contienen información de codificación y los intrones no. Las mutaciones en los diferentes exones de los genes causan cambios en la forma en diferentes partes del receptor KIT. Las mutaciones en determinados exones del gen c-kit se sabe que se producen en GIST.

 

El tipo de mutación se ha correlacionado con el pronóstico, la localización de los tumores primarios, la sensibilidad inicial y posterior resistencia al tratamiento con imatinib y la asociación con síndromes hereditarios.

 

Las mutaciones del gen BRAF inicialmente se habían descrito en el 13% de los de GIST tipo salvaje GIST, aunque recientemente también se han descrito en el 2% de los GIST co mutaciones en KIT y PDGFR-α y confiere un peor pronóstico y resistencia al tratamiento con imatinib. Algunas otras mutaciones en oncogenes tales como PTEN, KRAS y NTRK2 se han descrito, especialmente en GIST de tipo salvaje.


10

En 2001, las características de los GIST y el enfoque diagnóstico se establecieron por consenso de expertos. Desde esta reunión, una positividad en la prueba de inmunohistoquímica c-KIT ha sido obligatoria para el diagnóstico de GIST, aunque en algunos casos, alrededor del 5%, puede ser c-KIT negativo. Además, los pacientes con GIST fueron clasificados en diferentes grupos en relación con el riesgo de comportamiento maligno de acuerdo con el tamaño del tumor y el número de mitosis, con diferente supervivencia para cada uno de ellos.

La introducción de mesilato de imatinib (glivec) en 2002 produjo un cambio notable en los resultados de la terapia con los pacientes con GIST.

4

Centrándose en la epidemiología de este tipo de neoplasia, nuestro propósito es definir la distribución de las mutaciones KIT, PDGFR-alfa y BRAF en una cohorte de base poblacional de GIST y correlacionarlos con las clasificaciones de riesgo y supervivencia.

 

En los pacientes con GIST se diagnostican con frecuencia  un segundo cáncer probablemente debido a la larga supervivencia de los pacientes con GIST menos agresivo.

Además, el GIST gástrico ha sido descrito como la enfermedad de la tríada de Carney incluyendo también el paraganglioma extra-adrenal y el condroma pulmonar y también se ha establecido una asociación entre GIST y la neurofibromatosis tipo 1 también se ha establecido.

 

mas información sobre Diada de Carney-Stratakis: 

http://www.gistespaña-s6a.es/Ventanas/SindromeDiada.htm

mas información sobre Triada de Carney:

 http://www.gistespaña-s6a.es/Ventanas/triada-carney.htm

 

mas información sobre neurofibromatosis tipo 1:

 

http://www.gistespaña-s6a.es/Ventanas/Neurofibromatosis.htm

 

 

 

Los GIST hereditarios no están en la mayoría de los casos  relacionados con mutaciones en c-KIT o PDGFRA.

 

También presentamos nuestros resultados en una evaluación basada en la población de riesgo de lesiones malignas secundarias después de GIST.

2

 

Métodos

 

Nuestro análisis se basó en los datos de dos registros de cáncer en el noreste de España. El Registro de Cáncer de Girona (GCR) es un registro de cáncer de base poblacional que abarca la provincia de Girona, que comenzó su actividad en el año 1994. En esta área se analizó el período 1996 a 2006. El Registro de Cáncer de Tarragona (TCR) es una población- registro de cáncer que ha registrado todos los tumores malignos en la provincia de Tarragona desde 1980. En esta zona se analizó el período 1998 a 2006.

 

Hemos decidido analizar ambas áreas juntas porque están geográficamente cerca y su población tiene características demográficas similares.

 

Resultados

La tasa de incidencia de GIST en este ámbito y periodo fue de 1,17 casos / 100.000 habitantes / año (tasa estandarizada Mundial de 0,68 casos y la edad normalizada europea tasa de 0,93).

En el Registro de Cáncer de Tarragona, se identificaron 57 casos incidentes GIST para el período 1998-2006, que corresponde a una tasa de incidencia de 1,01 casos / 100.000 habitantes / año (tasa estandarizada Mundial de 0,62 y la tasa estandarizada por edad Europea de 0,85).

 

  

5

 

Características de cohortes

 

Se encontró un total de 132 casos de GIST para las dos poblaciones. De éstos, 67 fueron en hombres (55,8%) y 53 en las mujeres (44,2%). La mediana de edad al diagnóstico fue de 64,5 años de edad.

Setenta y seis casos (57,6%) se localizaron en el estómago, 47 (35,5%) en el intestino delgado, 6 (4,5%) en el peritoneo, dos en el recto (1,5%) y uno en el esófago (0,8%) .

Cuarenta casos (30,3%) fueron clasificados como bajo o muy bajo riesgo de comportamiento maligno de acuerdo con la clasificación propuesta por Fletcher, 28 casos (21,2%) eran de riesgo intermedio, 46 casos (34,8%) eran de alto riesgo, 14 casos (10,7%) fueron diagnosticados con enfermedad metastásica y en 4 casos (3%) que no teníamos suficiente información para clasificar.

 

Se analizaron 132 pacientes entre el período 1998 a 2006:

 

  • 23 de los 132 pacientes de la cohorte (17,4%) habían sido tratados con imatinib al final del estudio de seguimiento. 
  • En 6 pacientes, el tratamiento se inició en el diagnóstico de la enfermedad metastásica. 
  • En 17 pacientes, el tratamiento se inició en la recidiva después de la cirugía inicial. De éstos, 14 fueron clasificados inicialmente como de alto, uno como de riesgo intermedio y dos como de bajo riesgo.
  • Algún paciente fue tratado en adyuvancia.
  •  Como algunos de los pacientes murieron antes del uso generalizado de imatinib en GIST, el impacto del tratamiento sobre la supervivencia no se pudo evaluar en nuestra serie.
  • La mediana de seguimiento fue de 97 meses (8,09 años).

El análisis mutacional

 

Se realizó un análisis mutacional en 108 muestras de tejidos incluidos en parafina, el 81,8% de los 132 pacientes del estudio.

Todos los casos fueron c-KIT positivo en inmunohistoquímica, excepto dos, que eran c-KIT negativo pero CD-34 positivo.

Encontramos GIST situado en el estómago, intestino delgado, colon, el recto  y el peritoneo. No se encontró GIST en el esófago.

 

DISTRIBUCIÓN de las MUTACIONES de los genes c-KIT y PDGFR-α.

 

 Cincuenta y ocho GIST tenía exón 11 mutaciones c-kit, que corresponde a 53,7% de los casos analizados. De éstos, 30 casos (51,7%) fueron GIST localizada en el estómago, 24 (41,4) en el intestino delgado, 3 (5,2%) en el peritoneo sin localización más específica y uno (1,7%) en el recto. Los codones más frecuentes implicados en el exón 11 mutaciones del gen c-KIT eran 557 en 12 casos (20,7%), 558 en 14 casos (24,1%), 559 en 11 casos (18,9%) y 560 en 7 casos (12,1%). Mutaciones que afectan tanto a los codones 557 y 558 fueron identificados en 9 casos, todos diagnosticados con un alto riesgo o GIST metastásico y todos excepto uno de los casos habían reaparecido en el último seguimiento.

CODON: Un codón es una sola unidad en el código genético, también llamado un triplete, un conjunto de cualquiera de las tres bases adyacentes en el ADN (o ARN). Está hecho de una secuencia específica de tres nucleótidos consecutivos que especifican un aminoácido particular en una posición estructural específica en una cadena de polipéptido durante la síntesis de una proteína. Los codones también sirven como señales de iniciar o interrumpir la síntesis de proteínas. 

 

Se obtuvieron ocho mutaciones de c-KIT exón 9 (7,4%), dos de ellos (25%) localizados en el estómago y seis (75%) en el intestino delgado.

 

Se identificaron 13 GIST con mutación en el exón 18 del gen PDGFR-α , correspondiente al 12,1% de las muestras analizadas. Todas estaban ubicados en el estómago y la mayoría de ellos (53,8%) clasificados como GIST de bajo riesgo.

Doce casos tenían mutaciones que afectan el codón 842 (11 casos de mutación D842V sustitución de aminoácido, uno de los casos la eliminación D842_H845).

Dos casos tenían mutaciones de gen exón PDGFR-alfa 12 (1,9%).

 

Veintisiete casos (25,0%) eran de tipo salvaje, de esos 16 casos (59,3%) fueron localizados en el estómago, 10 (37%) en el intestino delgado y 1 (3,7%) en el peritoneo.

No se encontraron mutaciones BRAF (buscado sólo en casos de tipo salvaje), ni ninguna mutación del exón 13 o 17 del gen c-KIT.

 

 

Sólo 4 de los 108 pacientes con GIST para las que se realizó el análisis mutacional fueron diagnosticados inicialmente con enfermedad metastásica, 3 de ellos con mutación en el exón 11 del gen c-KIT y 1 de tipo salvaje GIST.

 

Por tanto, GIST con enfermedad localizada tenía en un 60,6% de los casos, las mutaciones del gen c-KIT (63 pacientes), 14,4% de los casos, las mutaciones del gen PDGFR-alfa (15 pacientes) y 25% (26 casos) de los tumores de tipo salvaje.

 

 6

 

El análisis de supervivencia

 

La tasa de supervivencia puede ser de dos tipos:

  • Tasa de supervivencia relativaespecífica a cinco años o a 10 años: Excluye de los cálculos estadísticos a los pacientes que han fallecido debido a otras enfermedades, y se considera que es una manera más precisa de describir el pronóstico de los pacientes con tipos y etapas particulares de cáncer (aunque por fallecer por otra causa no implica que en ese periodo no hubiese podido morir de esa enfermedad en particular).
  • Tasa de supervivencia globalactuarial a los cinco o 10 años años: Se refiere al porcentaje de pacientes vivos después de cinco años o 10 años, independientemente de la causa de muerte.

 

 

 

Para toda la cohorte (132 casos), a los 10 años la SUPERVIVENCIA GLOBAL(OS) y SUPERVIVENCIA RELATIVA (RS) fueron del 52,8%  y del 66,0% respectivamente.

Los pacientes con mutaciones en el exón 11 del gen c-KIT, tuvieron una SUPERVIVENCIA GLOBAL(OS) y SUPERVIVENCIA RELATIVA (RS) del 59,6% y 66,3%, respectivamente a los 5 años.

Los pacientes con mutación en el exón 18 del gen PDGFR-α había  tenían una SUPERVIVENCIA GLOBAL(OS) y SUPERVIVENCIA RELATIVA (RS) del 85,7% y del 89,5% a los 5 años.

Para los grupos de bajo y muy bajo riesgo y tenían una SUPERVIVENCIA GLOBAL(OS) y SUPERVIVENCIA RELATIVA (RS) del 100% a los 5 años.

 

Evaluación de riesgos segundo cáncer

 

Treinta pacientes, 22,73% de la cohorte total, tenían un diagnóstico de otra neoplasia. De ellos, ocho pacientes tenían otro tumor antes de GIST.

 

Veintidós tumores fueron evaluables para el segundo el riesgo de cáncer.

Once fueron sincrónicos (tres cáncer de colon, dos cánceres rectales, dos cánceres de pulmón y uno gástrico, de mama, de próstata y cáncer de endometrio, respectivamente).

Once casos fueron cánceres metacrónicos (dos cáncer de mama y de vejiga urinaria y un pulmón, esófago, próstata, colon, árbol biliar y cáncer de páncreas).

Los hombres con GIST tenían un mayor riesgo de un segundo cáncer.

 

 

7

Discusión

En este  estudio basado en la población se analiza la distribución del estado mutacional y la supervivencia a través de todo el espectro de GIST.

Encontramos un predominio de mutaciones c-KIT del exón 11 (53,7%) y el 7,4% de las mutaciones del exón 9, que se correlaciona con los datos de otros estudios poblacionales publicados en Noruega, Italia, Suiza, Eslovaquia y Francia.

Por el contrario, sin embargo, en nuestra serie, hay un alto porcentaje (25%) de los tumores de tipo salvaje que normalmente no excede del 10% a 15%. Esto puede ser debido a la utilización de viejas muestras de tejido incluido en parafina.

 

Un hallazgo importante es la distribución de los tumores con la mutación del exón 18 en el gen PDGFR-α según los grupos de riesgo definidos por Fletcher. Un gran porcentaje de estos, tan alto como 92,3%, fueron encontrados en los GIST menos agresivos: riesgo muy bajo, bajo o intermedio. Estos hallazgos están más cerca de los datos publicados por Rössle, que no encontró ninguna mutación en los exones 12 o 18 en el gen PDGFR-α en un estudio de población de GIST metastásico en Suiza.

Por otra parte, el 61,2% de los casos con la mutación del exón 11 del gen c-KIT en nuestra serie se diagnosticaron en un grupo de alto riesgo o con enfermedad metastásica, similar a la publicada en un estudio basado en la población en Francia.

Las mutaciones en exon 17 mutaciones representan menos de 1% de los casos en casi todas las series publicadas y las mutaciones del exón 13 se describieron en 3,7% de los casos.

En cuanto a la localización del tumor primario, los casos con mutación en el exón 11 del gen c-KIT mostraron la misma distribución que para GIST como un todo, es decir, casi el 60% de los GIST en el estómago y el 40% en el intestino delgado.

Lo que es notable en nuestra serie es que todos los casos con mutaciones del exón 18 en el gen PDGFR-α fueron GIST gástrico y 75% de las mutaciones del exón 9 c-KIT estaban en el intestino delgado.

Centrándose en la supervivencia, nuestros datos sugieren una buena supervivencia para los pacientes con la mutación del exón 18 del gen PDGFR-α, de acuerdo con el hecho de que estos pacientes fueron diagnosticados con un GIST menos agresivo que aquellos con otro tipo de mutación y predominantemente en una ubicación gástrica.

En este análisis basado en la población, los pacientes con GIST tienen un mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer y la mayoría de ellos son diagnosticados de forma sincrónica.

9

 

TEXTO INTEGRO Y ORIGINAL:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4336765/

colectivogist

 

 

Nueva técnica:DETERMINACIÓN POR ESTUDIOS RADIOLOGICOS (TAC) LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS QUE PRODUCE IMATINIB (glivec) EN PACIENTES CON tumor del estroma gastrointestinal (gist)

21 Mar

1

 

El objeto  del  estudio fue describir los signos radiológicos por TAC  de la retención de líquidos (a partir de ahora FR) a lo largo del tiempo con imatinib en pacientes con tumores del estroma gastrointestinal (GIST), y sus implicaciones.

FR: RETENCIÓN DE LIQUIDOS

En este estudio retrospectivo de 403 pacientes con GIST tratados con imatinib, en 15 pacientes se hallaron por imagen (TAC) retención de líquidos FR, fueron identificados mediante informes radiológicos (TAC), seguidos de la confirmación manual. El edema subcutáneo, ascitis, derrame pleural y derrame pericárdico se calificaron en una escala de cuatro puntos en el TAC.

El signo radiológico por TAC más común de FR fue edema subcutáneo (15/15, 100%), seguido por ascitis (12/15, 80%), derrame pleural (11/15, 73%), y la efusión pericárdica (6/15, 40%).

Se observaron dos tipos distintos de RETENCIÓN DE LÍQUIDOS (FR):

 

1) La FR aguda / progresiva; caracterizado por FR agudo y rápido después de la administración de imatinib.

2) FR intermitente  / fija; caracterizado por FR leve, ocasional o persistente.

La FR aguda / progresiva siempre ocurrió temprano después de la iniciación del fármaco o aumento de la dosis (tiempo medio de 1,9 meses), mientras que la FR intermitente FR / fija, ocurrió en cualquier momento. En comparación con FR intermitente/ fija, la FR aguda/progresiva fue grave, y el cese o  reducción de la dosis a menudo fue necesaria.

Así que cada tipo requiere un manejo diferente.

La era de las terapias moleculares dirigidas (MTT) comenzó con el desarrollo del mesilato de imatinib, primer tratamiento aprobado para  la leucemia mieloide crónica en el año 2001, y para el tratamiento de tumores del estroma gastrointestinal (GIST) en 2003. Durante la última década, el perfil de seguridad y los efectos adversos de imatinib han sido bien estudiados, así como la eficacia del tratamiento. Los efectos secundarios de imatinib incluyen la retención de líquidos (FR), hepatoxicidad, erupciones en la piel, fatiga, náuseas, vómitos, y diarrea.

 

La retención de líquidos (FR) es un efecto adverso común y una de las toxicidades importante de la dosis.

En concreto, la retención de líquidos (FR) se manifiesta como:

Edema en regiones periorbitarias, en las extremidades inferiores se observaron entre un  74 a 84% de los pacientes y era generalmente leve y manejable.

La retención de líquidos severa deriva en un edema generalizado (anasarca), ascitis, derrame pericárdico o pleural, se informó en un 2,8-9% de los pacientes que a menudo requiere reducción de la dosis.

 

Como las indicaciones y uso de imatinib han ampliado en gran medida, la prevalencia de efectos adversos también se ha ido informando cada vez más en la última década. No obstante, la mayoría de la literatura en relación con la radiología (TAC) en pacientes con GIST tratados con imatinib se ha centrado en la respuesta al tratamiento y los patrones de recurrencia, y la literatura sobre las características de imagen (TAC) de la retención de líquidos (FR) asociada con imatinib es muy limitada.

Esto es importante ya que los hallazgos de imagen de la FR a veces son mal interpretados como conclusiones de la enfermedad metastásica peritoneal.

2

MATERIALES Y MÉTODOS

Los informes de radiología de TAC de estos pacientes durante el transcurso del tratamiento con imatinib, indicaron la presencia de retención de líquidos (FR), como “edema”, “anasarca”, “varada”, “hinchazón”, “fluido”, “retención”, “ascitis”, o “derrame”, seguido de confirmación en la revisión del estudio de imagen por un oncoradiologista experimentado.

 En estos 15 pacientes (edad media de 66,7 ± 18,1 años, 6 hombres y 9 mujeres) con GIST, en los que por TAC se encontró retención de líquidos(FR) durante el tratamiento con imatinib, se incluyeron en este estudio.

Imatinib se administra por vía oral a diario. Generalmente, la dosis inicial estándar fue de 400 mg/día y en alta dosis de 800 mg/día de imatinib que se aplicó a pacientes con GIST exón 9. El ajuste de la dosis se llevó a cabo durante el curso del tratamiento de acuerdo con la necesidad clínica. Todos los pacientes incluidos se sometieron a TAC con contraste en el pecho, el abdomen y la pelvis en el inicio del tratamiento. Los pacientes fueron seguidos con TAC con contraste en un intervalo de 2 a 6 meses.

 

 

3

Análisis delas  imágenes por TAC de estos pacientes

Se analizaron los hallazgos de imagen para la presencia de cuatro componentes, incluyendo edema subcutáneo, ascitis, derrame pleural y derrame pericárdico. Cada uno de estos signos radiológicos de retención de líquidos (FR) se clasifica mediante una escala de puntuación ordinal de cuatro puntos (ninguno- 0; suave- 1; moderada-2; grave- 3), de la siguiente manera:

 

  • El edema subcutáneo” fue clasificado de acuerdo a la cantidad de grasa subcutánea o de la presencia de líquido subcutáneo medible, como leve (menos de la mitad de la pared abdominal, sin acumulación de líquido), moderada (más de la mitad de la pared del abdomen, sin acumulación de líquido) o grave (afectación periférica del espesor total de la pared abdominal, con áreas de fluido de recogida / dispersión). La localización de grasa subcutánea a lo largo de los músculos paravertebrales posteriormente no se consideraba como FR, ya que puede ser secundaria o debida a cambios dependientes.

 

  • La ascitis” se calificó como leve (pocas pequeñas acumulaciones de líquido confinadas en la cavidad pélvica o en zonas dependientes, con la mayor dimensión ≤ 3 cm), moderados (múltiples colecciones o dispersión difusa de líquido libre, con menor dimensión> 3 cm) y grave (gran volumen de fluido conjunto en la cavidad abdominopélvica generalizada, con intestinal flotante).

 

  • El derrame pleural” fue clasificado de acuerdo a la relación entre la altura anteroposterior de acumulación del líquido de diámetro anteroposterior de la cavidad pleural en el TAC axial, como leve (≤ 25%), moderada (> 25%, ≤ 50%) y grave ( > 50%). En los casos de derrames pleurales bilaterales, se calificó el lado del derrame más grande.

 

 

  • El derrame pericárdico” se clasificó de acuerdo con el grosor máximo de líquido pericárdico en el TAC axial o coronal, como leves (> 0,5 cm, ≤ 1 cm), moderadas (> 1 cm, ≤ 1,5 cm) y severa (> 1,5 cm).

 

Entonces, la puntuación total de RETENCIÓN DE LÍQUIDOS (FR) por TAC para cada paciente se calculó sumando las puntuaciones de cada uno de los cuatro signos radiológicos de FR. En este estudio, la “máxima retención de líquidos FR” la obtiene un paciente durante el tratamiento con imatinib.

5

Análisis del estudio

Las manifestaciones clínicas de retención de líquidos (FR) asociadas al tratamiento con imatinib se han descrito generalmente como leves, pero ocasionalmente severas (grado 3-4, de acuerdo con los Criterios de Terminología Común para Eventos Adversos [CTCAE] del Instituto Nacional del Cáncer), y estos efectos secundarios severos fueron: anasarca, ascitis, derrame pleural y derrame pericárdico;

Estas características farmacocinéticas y farmacodinámicas de imatinib se ven influidas por muchos factores tales como la edad, el sexo, el peso corporal, las características de farmacogenética, la dosis de imatinib, la interacción con medicamentos y comorbilidades tales como enfermedad cardíaca, disfunción renal, anemia o hipoalbuminemia.

La incidencia de la cardiotoxicidad que se evidencia por insuficiencia cardiaca de aparición o disfunción ventricular izquierda es poco frecuente. El hecho de que el edema subcutáneo fuese el signo más común de la retención de liquidos en todos los pacientes, mientras que la ascitis, derrame pleural y derrame pericárdico ocurriera significativamente en menos pacientes.

6

 

¿Por qué se produce la retención de líquidos con imatinib?

 

El mecanismo de la retención de líquidos, está poco claro. A pesar de que la teoría más popular es que imatinib inhibe el receptor del factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGFR), que regula la homeostasis del líquido intersticial en la capa dérmica, nilotinib (tasigna), que también inhibe PDGFR en forma similar a imatinib, no causa retención de liquidos. El dasatinib, que es también un inhibidor de ABL como imatinib, causa específicamente derrame pleural y derrame pericárdico sin edema subcutáneo. El mecanismo por el que imatinib produce retención de predominantemente en forma de edema subcutáneo es desconocido, pero puede ser debido a un mecanismo específico de acción del medicamento.

 

4

CONCLUSIONES

Cualquier nueva ascitis o derrame pleural no deben interpretarse erróneamente como un signo de metástasis peritoneal o empeoramiento, especialmente cuando el tumor en otras partes está estable o mejorando.

La presencia de edema subcutáneo concomitante y su intervalo de cambio, debe ser evaluado.

Por otra parte, una atención cuidadosa del  intervalo de crecimiento en edema subcutáneo y otros signos de notificación de retención de líquidos puede ser observado rápidamente por su oncólogo en el TAC lo que mejorará enormemente la calidad en la atención al paciente. Para una mejor atención de los pacientes en la era de los agentes terapéuticos moleculares específicos, un enfoque multidisciplinar con una estrecha colaboración entre los oncólogos y radiólogos es esencial para evaluar la respuesta al tratamiento, así como la toxicidad. Los radiólogos deben estar familiarizados con las características clínicas y radiológicas, así como el enfoque general de diagnóstico y tratamiento de imatinib  y los efectos asociados a la retención de líquidos

 

La evaluación radiológica por TAC de la retención de líquidos producida por imatinib puede ser un buen método complementario para evaluar la condición del paciente de una manera objetiva y cuantitativa. A la vez que se determina por TAC en un paciente la evolución de sus lesiones y la respuesta al tratamiento, se puede evaluar a la vez y complementariamente los efectos secundarios de la retención de líquidos que produce el tratamiento con imatinib.

Texto íntegro y original: http://www.kjronline.org/DOIx.php?id=10.3348/kjr.2015.16.2.304

TRADUCCIÓN:

Cristina Martinez Barbao

paciente de gist

asturias

flores republica

mas información sobre la retención de líquidos que produce imatinib en nuestro blog:

https://colectivogist.wordpress.com/2015/02/24/la-retencion-de-liquidos-edema/

Preguntas y respuestas en un coloquio con pacientes con GIST en EEUU

14 Mar

 

 

man

El 24 de enero de 2015  se reunieron  cerca de cincuenta pacientes con GIST, cuidadores, familiares y voluntarios de la Universidad de California San Diego Medical Center, convocados cpor la organización internacional de pacientes de GIST https://liferaftgroup.org.

 

 

Estas son algunas preguntas y respuestas allí planteadas y respondidas por los especialistas que participaron en la reunión:

 

 

1. ¿Se puede obtener una vacuna contra la culebrilla si estoy en Glivec?

 

Hay opiniones variadas sobre esto ya que el perfil de seguridad de las vacunas vivas con quimioterapia oral no ha sido establecida. Todas las contraindicaciones actuales son para la quimioterapia tradicional por lo que un paciente debe sopesar los riesgos y los beneficios. El riesgo de contraer el virus es probable, teniendo en cuenta ademas que los pacientes más comunes  con GIST estan en un grupo  de edad vulnerable con un sistema inmune debilitado por los fármacos quimioterapéuticos  ya sean orales o tradicionales. El virus de la culebrilla tiene el potencial de causar lesiones debilitantes que pueden necesitar de por vida de tratamiento anti-viral. Antes de recibir esta vacuna, es importante asegurarse de que su recuento de glóbulos blancos está a un nivel adecuado, y que su sistema inmune no se verá afectado por comenzar a  medicarse de altas dosis de corticosteroides.Su estado general de salud debe ser la consideración primordial. Su médico es la mejor persona para consultar su situación, con base en su historial médico.

 

culebrilla: http://es.wikipedia.org/wiki/Herpes_z%C3%B3ster

2. Los tumores GIST  siempre se reproducen? ¿Hay casos en los que no lo hacen?

 

Hay casos en que los tumores no se reproducen después de la cirugía. El riesgo de recidiva puede ser predicha en base a un número de factores, incluyendo el tamaño del tumor, la localización del tumor, el índice mitótico y si el tumor se rompe durante la cirugía. Tenga en cuenta que estos porcentajes de predicción sólo se aplican a los pacientes con un solo tumor, sin metástasis, que no han tomado Glivec neoadyuvante (antes de la cirugía). Para obtener más información, visite nuestro sitio web: 

http://www.gistespaña-s6a.es/Ventanas/pronostico-evaluacion.htm

3. ¿Cuál es el estado del fármaco ponatinib ?

El ponatinib (Iclusig) ensayo está en un ensayo en Fase II. No está actualmente reclutando a nuevos pacientes. Para obtener más información sobre esta prueba específica, por favor haga clic en el siguiente enlace para obtener más información sobre el juicio en ClinicalTrials.gov.Https://clinicaltrials.gov/show/NCT01874665

4. No veo nada referido al  exón  en mi informe de patología. ¿Porqué?

El cribado mutacional es una prueba separada de la histopatología. Sólo algunos hospitales están haciendo esto, no está en el protocolo de todos los hospitales.

5. ¿Qué peligro tiene la radiación de las TAC para pacientes con GIST a largo plazo? ¿Con qué frecuencia se debe a un paciente con enfermedad estable pero metastásica hacer una tomografía computarizada?

Un estudio del especialista  Heikki Joensuu para la optimización de los tiempos de las TAC de los pacientes en Glivec adyuvante sugiere que haya menos exploraciones durante el tratamiento adyuvante, y más exploraciones (3 meses de diferencia) en los dos años después del tratamiento adyuvante debido al hecho de que las recidivas son más probables  cuando se termine el tratamiento adyuvante.Siguiendo este esquema, las exploraciones podrían reducirse en aproximadamente un 30 por ciento en los primeros seis años de tratamiento. Http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24475826

6. ¿Cuánto tiempo se necesita para que un tumor crezca?

No hay tiempo medible. Cada tumor y cada paciente es único.

7. ¿Qué importancia tiene la nutrición y el ejercicio en la prevención de la recurrencia?

No va a evitar la recurrencia, pero le mantendrá en mejor forma  física para hacer frente a los efectos secundarios del tratamiento y la cirugía si se produce.

8. ¿Cuánto tiempo alguien puede tener GIST antes de que se presenten síntomas? ¿Existen técnicas de detección temprana disponibles?

No hay técnicas de detección temprana . Prestar atención a tu cuerpo es el mejor sistema de evaluación y  alerta temprana cuando algo está mal. Actuando en forma temprana le dará la oportunidad de comenzar el tratamiento o cirugía antes.

10. Si alguien con GIST tiene hijos, ¿cuál es la probabilidad de que su hijo tenga GIST?

Su médico debe ser el que determine un examen adecuado para la alteración de la línea germinal.Una consulta con un especialista en genética puede ayudar si la prueba demuestra que tiene GIST familiar. GIST familiar es extremadamente raro. Más información se puede encontrar :

http://www.gistespaña-s6a.es/Ventanas/tipos-de-gist.htm

11. Un tumor GIST se puede considerar benigno?

Algunos tumores se pueden extirpar mediante cirugía, y presentan poco riesgo de volver. Este tipo de tumor se denomina un tumor benigno. Sin embargo, otros tumores pueden tener un mayor riesgo de volver. Estos tumores se llaman tumores malignos. Si un tumor regresa después de la cirugía, se le llama una recurrencia. Muchos expertos en GIST consideran que todos los GIST tienen algún potencial maligno. Otros consideran que la mayoría de los muy pequeños GIST (menos de 2 cm de tamaño) con un índice mitótico bajo pueden ser benignos.

 

 

 

fuente:

 

lrglogo1-copyhttps://liferaftgroup.org

cabecera3.jpg

Un caso de recurrencia del tumor del estroma gastrointestinal que progresa después de la interrupción del tratamiento con imatinib a largo plazo

5 Mar

 

 

10527353_776777672372410_1487191791953617451_n

“los pacientes con gist metastásico en tratamiento con imatinib, aunque tengan respuesta completa -CR- ( desaparición de todas las metástasis por efecto del imatinib), no pueden dejar de tomar imatinib, lleven el tiempo que lleven con el tratamiento, si dejan de tomar imatinib, los tumores vuelven a crecer”

“y aunque , por lo general, los pacientes vuelven a responder a imatinib, cuando se reinicia el tratamiento, la respuesta ya no es tan duradera como antes de interrumpir el tratamiento, por la aparición de clones(focos de resistencia al tratamiento)”

aa
Autores
 
Nakatsuka R 1 , Takahashi T , Miyazaki Y , Kurokawa Y , Yamasaki M , Miyata H , K Nakajima , Takiguchi S , M Mori , Doki Y .

Resumen

 

Un hombre de 62 años de edad se presentó en nuestro hospital con múltiples metástasis hepáticas de cáncer gástrico tumor del estroma gastrointestinal (GIST) en el año 2002.El paciente se había sometido a tratamiento con imatinib para las metástasis hepáticas como participante en un ensayo clínico, y había logrado respuesta completa (CR) en 89 meses.

A los 89 meses el tratamiento con imatinib fue interrumpido a petición del paciente. Se observó la progresión de las metástasis hepáticas  a los 18 meses de suspender el tratatamiento con imatinib.

Se reinició el  tratamiento con imatinib, y el paciente obtuvo respuesta parcial ( los tumores dejaron de crecer). Veinticinco meses mas tarde, se observó la progresión de la enfermedad en el segmento 7  del hígado en una tomografía computarizada (TAC) abdominal .

Se diagnosticó resistencia parcial a imatinib y se realizó una resección de la lesión del segmento 7 del higado en el año 2013.

Se continuó con la terapia de imatinib  después de la intervención quirúrgica, y no se ha detectado nueva progresión en los  10 meses siguientes.

 

Conclusiones:

A pesar de los efectos beneficiosos de imatinib en pacientes con GIST avanzados, casi todos los pacientes desarrollan progresión de la enfermedad cuando se interrumpe imatinib, incluso en las lesiones que muestran mejoría radiológica.

En el presente caso, después del tratamiento con imatinib durante 7 años, se observó la progresión de las metástasis hepáticas al suspender el tratamiento.

Por otra parte, la progresión después de la interrupción de imatinib puede conducir a la aparición de clones(focos de resistencia).

Casos similares al descrito se han informado anteriormente y se ha desmostado en ensayos clínicos que esto esto ocurre en pacientes con gist metastásico que interrumpen el tratamiento con imatinib.

 

. Gan Para Kagaku Ryoho 2014 Nov; 41 (12): 2478-80.
PMID:25731563 [PubMed – en proceso]

 

texto original:

 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25731563

 

 

 

q

 

 

 

 

 

 

mas información en nuestra web:

 

 

Reexposición a imatinib en pacientes con enfermedad avanzadaINGLESCASTELLANO

informa

colectivogist

El miedo a la progresión en pacientes con tumores del estroma gastrointestinal (GIST): ” o la espada de DAMOCLES”

4 Mar

 

 

1 2
Autores
Custers JA 1 , Tielen R , Prins JB , de Wilt JH , Gielissen MF , van der Graaf WT .

Resumen

Antecedentes:

 Los tumores del estroma gastrointestinal (GIST) son raros y antes del 2000, los pacientes tenían un mal pronóstico con una supervivencia media de menos de un año después de la metástasis tumoral. Sin embargo, la mediana de supervivencia global ha aumentado a más de cinco años después de la introducción de imatinib y otros inhibidores de la tirosina quinasa (TKI). Poco se sabe sobre las consecuencias psicosociales del tratamiento de GIST, pero esto es importante porque los pacientes ahora se tratan y viven por más tiempo.

Este estudio transversal evaluó la calidad de vida, la angustia y el temor de recurrencia del cáncer o la progresión en pacientes con GIST.

Material y métodos:

Se invitó a 86 pacientes con GIST localizado o metastásico a participar. Los pacientes completaron cuestionarios de autoinforme incluyendo la norma de EORTC sobre lo que científicamente se entiende pro “Calidad de Vida”.

Cincuenta y cuatro pacientes (edad media 63,3 años) completaron los cuestionarios, 33 (61%) de los cuales estaban recibiendo tratamiento con TKI en el momento del estudio. En general, los pacientes con GIST tienen una buena calidad de vida global, pero 28 pacientes tenían altos niveles de temor de recurrencia/progresión del cáncer. Este alto nivel de temor no estaba relacionado con el paciente ni por las variables relacionadas con el tratamiento. Estos pacientes presentaron niveles significativamente más altos de trastornos psicológicos, impedimentos funcionales, y estos pacientes tenían grandes dificultades para hacer  planes  para el futuro, situación que no se daba en los pacientes con niveles más bajos de miedo.

Conclusiones:

Se debe prestar mas atención a los problemas no relacionados específicamente con el cáncer, como el miedo a la recurrencia/ progresión del cáncer , además de la calidad general de los temas de la vida en pacientes con GIST.

 

. Acta Oncol 2015 03 de marzo: 1-7. [Epub ahead of print]
PMID:25734906[PubMed)
 
texto original:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25734906
informa
colectivogist
 

La resección endoscópica de los GIST sólo está indicado para lesiones que son pequeñas (menores de 5 cm) y ubicadas en el esófago o en el estómago, y para GIST con características de bajo riesgo.

23 Feb

 

 

 

 

 

cris

Las técnicas mínimamente invasivas utilizadas para abordar pequeños GIST

 

 

Los cirujanos de vanguardia están ofreciendo resección mínimamente invasiva para los pacientes con pequeños tumores del estroma gastrointestinal (GIST) considerados de bajo riesgo, según se ha informado en una reunión de la American College of Surgeons 2014 Congreso Clínico en San Francisco.

“Estamos viendo muchos pequeños GIST, debido al aumento de la detección temprana, que pueden ser  susceptibles de resección híbrida [endoscopia / laparoscopia] o resección endoscópica pura”, según informó Lee L. Swanstrom, MD, FACS, profesor clínico de cirugía en la Oregon Health Sciences University y Director del GI y Cirugía Mínimamente Invasiva de Legacy Health System en Portland.El Dr. Swanstrom es también Jefe de Innovaciones en el IHU de Estrasburgo en Estrasburgo, Francia.

 “La resección endoscópica es exigente, pero se ha demostrado que es segura y factible para las indicaciones correctas. Las mejoras en las herramientas endoscópicas harán que tales resecciones sean más rápidas y más fáciles en un futuro cercano “, dijo el Dr. Swanstrom.

No todos los GIST requieren resección

 

Chandrajit P. Raut, profesor asociado de cirugía, en la Escuela de Medicina de Harvard y director de Cirugía de sarcoma en el Instituto de Cáncer Dana-Farber y el Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, señaló que los GIST son “extremadamente comunes, pero la mayoría son clínicamente irrelevantes.” Él dijo que alrededor de 5.000 casos de GIST son diagnosticados en Estados Unidos cada año; ( 500-600 en España), pero las lesiones microscópicas de la submucosa (es decir, aquellos menores de <1 cm) ocurren con más frecuencia.

Se han identificado en el 35% de los estómagos con cáncer gástrico, GIST microscópicos submucosos y en más de 20% de muestras de autopsia. “Ciertamente, no todos requieren cirugía”, señaló el Dr. Raut.

 

Entre los GIST menores de <2 cm, se recomienda la resección de lesiones que sean sintomáticas. Para aquellos menores de <2 cm sin funciones-irregulares de alto riesgo, se recomienda vigilancia y heterogeneidad endoscópica en intervalos de 6 a 12 meses, de acuerdo con las directrices de la National  Comprehensive  Cancer Network (NCCN). La cirugía está indicada cuando GIST aumenta de tamaño o se vuelve sintomático, dijo.

Campo F. Willingham, MD, MPH, Director de Endoscopia y Profesor Asistente de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta, acordó que el paciente con una masa submucosa menor de <2 cm y sin características sospechosas en la ecografía endoscópica, puede ser considerado para la vigilancia.

 

“La NCCN( guía de práctica clínica de EEUU) ha adoptado esta medida, y creemos que es una forma razonable de proceder con estas pequeñas lesiones”, dijo.

“Lo que tenemos que averiguar es cúal de esos GIST  va a progresar”, agregó el Dr. Raut. La radiología, endoscopia, histopatología y el diagnóstico molecular, todos tienen deficiencias para determinar qué lesiones pequeñas son las agresivas, agregó.

 

“La biopsia endoscópica utilizando pinzas de biopsia estándar no suele ser útil para los tumores submucosos. El recuento mitótico puede ayudar a identificar qué  tumores resecar pero no se puede evaluar con precisión en endoscópicos con aguja fina guiada por ecografía. Los tumores menores de<2 cm frente a esos mayores de > 2 cm hay un exceso de casos de GIST tipo salvaje, en comparación con las mutaciones conocidas, por lo que parecen ser una subpoblación diferente con menor potencial de proliferación, “Dr. Raut sugerido.

 

  

 

Resecciones mínimamente invasivas

 

 

Para los pequeños tumores que requieren resección laparoscópica y abordajes endoscópicos están surgiendo, aunque todavía están fase muy experimental, en EEUU. El Dr. Willingham describe una técnica “híbrida” endoscópica con técnicas laparoscópicas y que tiene éxito en la obtención de márgenes negativos en los GIST no susceptibles de resección en cuña laparoscópica estándar. Él y sus colegas de Emory desarrollaron este enfoque como parte de su objetivo de ofrecer un tratamiento menos invasivo para los pacientes con GIST.

 

El Dr. Willingham tomó nota de que la cirugía GIST estándar puede implicar una resección gástrica importante, especialmente para las lesiones en la unión gastroesofágica y en el cardias proximal, que son lugares difíciles para la resección en cuña.

 

“Esto nos llevó a pensar de que maneras  podríamos trabajar juntos [con cirujanos] para ofrecer una terapia menos invasiva en esta área, especialmente para tumores pequeños y no agresivos”, dijo.

“Las ventajas de esta técnica son que es mínimamente invasivo, no requiere la resección de órganos vitales, y ofrece una resección de espesor total de los márgenes profundos involucrados”, explicó.

La disección endoscópica submucosa es otro abordaje mínimamente invasivo emergente para GIST. Este procedimiento es aún incipiente en los Estados Unidos, pero es de uso generalizado en Asia, donde más del 50% de los cánceres digestivos del intestino anterior son tratados a través de endoscopia flexible en lugar de la resección quirúrgica, informó el Dr. Swanstrom. Él predijo que la tendencia va a crecer en el mundo occidental.

 

Advirtió que la resección endoscópica de los GIST sólo está indicado para lesiones que son pequeñas (<5 cm), ubicadas en el esófago o en el estómago, y con características de bajo riesgo.

 

El Dr. Raut añadió una nota de cautela. “En última instancia, el GIST es un cáncer, y los principios oncológicos priman en el enfoque observacional u operativo que utilizamos. Tenemos que hacer lo que sea más apropiado oncológicamente. “Dr. Raut no aboga por una escisión endoscópica pura, y esto no se realiza rutinariamente en su institución. En cambio, se favorece un enfoque laparoendoscopico, laparoscópica o combinado, que permite la extirpación del tumor con un margen de tejido normal.

 

Texto íntegro y original

http://www.ascopost.com/issues/february-10,-2015/minimally-invasive-techniques-used-to-address-small-gist-lesions.aspx

traducción de

Cristina Martinez Barbao

paciente de gist

asturias

IMAGENES de interés sobre GIST

18 Feb

 

aa

 

Desde este enlace podéis acceder a una serie de diapositivas explicativas sobre GIST, subidas generalmente por médicos al SlideShare. A la derecha accedes a bastantes más, algunas muy interesantes, si no bien por la información en sí, sí por las fotos y/o esquemas que ayudan mucho a entender un poco más esta enfermedad. Particularmente me ha sorprendido mucho los casos que se reportan de demasiados pacientes jóvenes, pues se entiende que la edad en la que la enfermedad se manifiesta es sobre todo a partir de los 50 años.

 

 

http://es.slideshare.net/ivojvodic2000/genetica-del-gist

 

 

 

Un fuerte abrazo
paciente gist
canarias
pluma

y vamos seguir recogiendo firmas y denunciando nuestra situación hasta  que REGORAFENIB(STIVARGA)  llegue a TODOS los pacientes 

 

 

Se nos tiene que ver!!!!!!!!!!,

 

 

 

Desde este enlace puedes entrar,  firmar reenviar  a otras personas para que nos ayuden a conseguirlo:

 

 

firma

 

los pacientes de gist os lo agradecemos!!!!!!

Repercusiones de la inmunoterapia para GIST

10 Ene

 

inmunoterapia-avances-importantes-FotoTomada-Science_MEDIMA20131222_0019_23

 
Prácticamente todos los informes que salen en estos días  de una reunión sobre oncología o publicaciones sobre oncología  parecen poner de relieve la importancia de la inmunoterapia. A juzgar por el bombo de los medios, un nuevo fármaco,nivolumab,  ha sido aprobado por la   FDA (EE.UU.) para el tratamiento del melanoma y parece que  puede ser determinante  para la investigación y el desarrollo de la inmunoterapia.
 
 Aunque es la tendencia dominante discutida en reuniones científicas, estas nuevas terapias, como los recientes anuncios que rodean nivolumab en diferentes tumores, es necesario realizar comprobaciones adicionales en  ensayos clínicos antes de la aplicación a un espectro más amplio de tumores.
 
Es necesario realizar mucho trabajo antes de que podamos pensar en la integración de estos enfoques en el paradigma de tratamiento para una enfermedad como el tumor del estroma gastrointestinal (GIST).
 
Sin embargo, conceptos como “células T de diseño” y “receptores de antígenos quiméricos” pronto pueden estar trabajando su camino en nuestro léxico, compitiendo con los principios anteriores de terapia como la inhibición de la tirosina quinasa y anti-angiogénesis.
 
 
La inmunoterapia está de moda, pero tiene una larga historia. Su potencial aplicación en GIST, sin embargo, está empezando a hacerse realidad y es importante estar al tanto de la nueva información como las conclusiones destacadas por Ronald DeMatteo, MD, en este número de nuestra revista: http://thegistcancerjournal.org/dematteo/
 
 
Las aplicaciones de inmunoterapia, tal vez incluso combinado con enfoques específicos, pronto podrían estar dentro de nuestro alcance. Al menos están en el horizonte. Todo esto es parte de la llamada nueva era de “terapia personalizada”, un término que se ha desbordado en los medios de comunicación, pero que no ha perdido su brillo cuando se utiliza  entre los profesionales y los pacientes.
 
 
Pero la mayoría de los oncólogos  son  conscientes de que muchos ensayos se encuentran todavía en la etapa de xenoinjertos  y que deben de ser validados en ensayos aleatorios, entonces sí que podríamos hablar de posibilitar  un tratamiento eficaz. Si la investigación traslacional consigue una mayor eficacia tendremos otra pieza del rompecabezas en la optimización de nuestras opciones de tratamiento.

 

Hay otras piezas emergentes en el  del rompecabezas de  GIST, como se describe en el siguiente artículo de  Jason Sicklick, MD http://thegistcancerjournal.org/sicklick/   sobre factores de riesgo y la epidemiología.

 

Dado que los códigos de histología para GIST han cambiado, una imagen más clara de la epidemiología de la enfermedad han sido revelados.

 

Una vez más, una pieza más del rompecabezas. Conceptos erróneos anteriores sobre GIST se han clarificado para delinear sus características y distinguirlo de otros tumores. Para dilucidar estas características y tener una mejor identificación de los grupos de riesgo, los pacientes pueden ser seguidos antes de la intervención yhacer una planificación adecuada.

En el último número de la revista de https://liferaftgroup.org/ dedicada exclusivante a GIST :  http://thegistcancerjournal.org/ , ofrecemos a nuestros lectores una actualización en estas áreas como parte de nuestro compromiso continuo con la expansión de la conciencia de las tendencias basadas en la evidencia para el diagnóstico y tratamiento de GIST.

    **Para una mejor compresión de los textos que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegador Google Chrome

 

AUTOR DEL ARTÍCULO:
Jonathan C. Trent, MD, PhD
Redactor en Jefe de http://thegistcancerjournal.org/
Co-Director, Musculoskeletal Center
Director, Sarcoma Medical Research Program
Professor of Medicine University of Florida
Miami, Florida

 

 

articulo informativo sobre la inmunoterapia:

http://www.noticias24.com/salud/noticia/31635/bbc-mundo-en-que-consisten-las-nuevas-tecnicas-de-la-inmunoterapia-contra-el-cancer/

 

 

informa

 

 

lrglogo1-copyCabecera

 

**Para una mejor compresión de los textos que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegadorGoogle Chrome

 

PRECAUCIÓN en el manejo clínico de los pacientes con GIST. Pueden aparecer otro tipo de tumores

9 Ene

 

a3

Los tumores malignos primarios adicionales en pacientes con tumor estromal gastrointestinal (GIST): un estudio clínico-patológico de 260 pacientes con Análisis Molecular y revisión de la literatura.

Hechtman JF 1 , DeMatteo R , Nafa K , Chi P , Arcila ME , Dogan S , Oultache A , W Chen , Hameed M .

Abstracto

ANTECEDENTES:

 

La incidencia de otros tumores primarios en pacientes con  tumores del estroma gastrointestinal (GIST)  es relativamente alta.El objeto de este estudio  fue caracterizar mejor las relaciones clínico-patológicas y moleculares en una cohorte de pacientes con GIST.

MÉTODOS:

 

Todos los pacientes con GIST con muestras tumorales enviadas para análisis molecular fueron identificadas a través de la historia clínica electrónica. Se analizaron las características clínico-patológicas de GIST y de los tumores malignos primarios adicionales.

 

RESULTADOS:

 

De 260 pacientes, 50 (19%) tenían ademas al menos un tumor maligno primario adicional diferente de GIST. En 33 pacientes, los cánceres primarios fueron anteriores a su diagnóstico GIST y más comúnmente incluyen: próstata (n = 9), de mama (n = 8), y hematológicos (n = 5).

El cáncer renal (n = 4) y los cánceres hematológicos (n = 3) fueron los cánceres más frecuentes identificados después del diagnóstico de GIST.

La mayoría (8 de 12, 66%) de los tumores malignos diagnosticados después de GIST se encontraron accidentalmente.

Los pacientes que desarrollaron otros tumores malignos después de GIST con mayor frecuencia tenían mutaciones KIT exón 11  (100 vs 66%, P = 0,01).

En comparación con los pacientes que tienen solo  GIST, los pacientes con un segundo tumor primario de cualquier cronología tenían GIST con un mayor índice mitótico (≥5 por 50 campos de gran aumento) (P = 0,0006).

La revisión de la literatura reveló que los cánceres  colorrectal, gástrico,  próstata, renal, leucemia, y de tipo  fibromatosis desmoide como las neoplasias secundarias más comunes.

CONCLUSIONES:

El diecinueve por ciento de los pacientes con GIST puede desarrollar otros tumores malignos.

Este es el primer informe para describir una relación entre el tumor maligno primario adicional distinto de GIST con el tipo de mutación y el indice mitótico del GIST que ademas tiene el paciente.

Aunque la base de estas relaciones queda por investigar,  este estudio justifica tener una precaución especial  en el manejo clínico de los pacientes con GIST con lesiones adicionales .

 

Ann Surg Oncol. 2015 Jan 7. [Epub ahead of print]
PMID:25564173[PubMed – suministrada por la editorial]

 

a2

 

texto integro y original:

 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25564173

 

informa

 

colectivogist