Archivo | METÁSTASIS de GIST RSS feed for this section

Radioterapia de haz externo para los GIST localmente avanzados y metastásicos.

26 Nov

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Cuarón JJ , Goodman KA , Lee N , Wu AJ .

Abstracto

ANTECEDENTES:

La función de la radioterapia (RT) en el manejo de los tumores del estroma gastrointestinal (GIST) no está bien descrita. Presentamos nuestra experiencia institucional para pacientes con GIST metastásico o localmente avanzado tratados con RT.

MÉTODOS:

Entre 1997 y 2012, 15 pacientes con 22 tumores GIST fueron tratados con RT en nuestro centro. La mediana de edad fue de 68 (rango, 41-86). Catorce pacientes tenían enfermedad en estadio IV y 1 paciente tenía enfermedad en estadio IIIB.

Los tumores estaban en una en diferentes localizaciones, y TRATA DE UN TRATAMIENTO PALIATIVO . Dieciocho de los 22 tumores eran sintomáticos. Antes de la RT, 14 de 15 pacientes recibieron terapia sistémica en forma de inhibidores de la tirosina quinasa (TKIs) (n = 11), la quimioterapia (n = 4), o ambos (n = 1).

 Se utilizaron varios esquemas de fraccionamiento, más comúnmente 3 Gy x 10 (n = 8). La supervivencia libre de progresión local y la supervivencia global fueron estimadas usando el método de Kaplan-Meier. La toxicidad aguda fue clasificado por Criterios de Terminología Común para Eventos Adversos (CTCAE) v4.0.

RESULTADOS:

La mediana de seguimiento fue de 5,1 meses (rango, 1,3-28,3). En el momento del análisis, 12 pacientes han muerto (80%). La supervivencia local de 6 meses estimado libre de progresión y la supervivencia global fueron 57,0% y 57,8%, respectivamente. Entre los 18 tumores sintomáticos, la paliación, al menos parcial se logró en 17 (94,4%), y los síntomas fueron completamente paliados en ocho (44,4%). El tratamiento fue bien tolerado, sin grado 4 o 5 toxicidades. No había ningún grado> = 3 toxicidad asociada con el uso concomitante con TKIs

.

CONCLUSIONES:

Es la serie más grande hasta la fecha de los GIST tratados con RT, lograndose un alto índice de paliación  para los tumores sintomáticos en una cohorte de etapa avanzada, y en pacientes altamente pretratados. El tratamiento fue bien tolerado, y el uso concomitante de la terapia de inhibidores de la tirosina quinasa no se asoció con toxicidad adicional.Aunque el seguimiento fue corto, el control duradero es posible para algunos pacientes, proporcionando pruebas de que los GIST no son universalmente radioresistentes y que la RT puede proporcionar un beneficio importante en los pacientes con enfermedad progresiva o metastásica.

fuente

PMID: 24267287 [PubMed 

¿QUE ES LA RADIOTERAPIA?

http://draruiz.blogspot.com.es/p/mi-especialidad-medica.html

Nuevo documento sobre la cirugía de las metástasis de GIST

27 Oct
20090606_1419
24 de octubre 2013

Este resumen no dice mucho, pero el Dr. Dematteo es líder mundial en cirugía de GIST, por lo que esta frase viniendo de él es un  aval:

“La metastasectomía en pacientes cuidadosamente seleccionados con enfermedad estable o respuesta a imatinib se debe considerar en un tratamiento multidisciplinar”

setting.J Surg Oncol 2013 24 de octubre doi:.. 10.1002 / jso.23451. [Epub ahead of print]

Metastasectomía para los tumores del estroma gastrointestinal.

Bamboat ZM, Dematteo RP. Departamento de Cirugía, Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering, Nueva York, Nueva York.

El tumor del estroma gastrointestinal (GIST) es el más común de los sarcomas del tracto intestinal. Las mejoras en la comprensión de la patogénesis molecular de los GIST han dado lugar a nuevas estrategias de tratamiento que combinan la cirugía con inhibidores de tirosina quinasa (TKI).

La metastasectomía en pacientes cuidadosamente seleccionados que tienen enfermedad estable o responden a imatinib debe ser considerada en el tratamiento multidisciplinar ….

Revisamos los datos existentes sobre la citorreducción quirúrgica en GIST metastásico, mientras se estaba en tratamiento con la terapia específica y comparamos los resultados con el tratamiento farmacológico solo.

J. Surg Oncol © 2013 Wiley Periodicals, Inc. © 2013 Wiley Periodicals, Inc. PMID: 24155153 [PubMed – según provisto por el editor]
fuente

GSI-logo

CITORREDUCCIÓN antes de IMATINIB????

24 Sep

s3

En la siguiente publicación, los investigadores observan que la citorreducción – resección de metastasis – ANTES DE INICIAR EL TRATAMIENTO CON IMATINIB, no mejora la supervivencia. 

Abstracto

Los efectos de la citorreducción quirúrgica antes del tratamiento con imatinib en el pronóstico de los pacientes con GIST avanzado.

Un HJ , Ryu MH , Ryoo POR , Sohn BS , Kim KH , Oh ST , Yu CS , Yook JH , Kim BS , YK Kang .
Fuente
Departamento de Oncología, Centro Médico Asan de la Universidad de Ulsan College of Medicine, 88, Olympic-ro 43-gil, Songpa-gu, Seoul 138-736, Corea.
ANTECEDENTES:
 El tamaño del tumor es uno de los factores de pronóstico importantes para la terapia con imatinib en pacientes con enfermedad avanzada con tumor del estroma gastrointestinal (GIST). El propósito de este estudio fue determinar si la citorreducción quirúrgica antes del tratamiento con imatinib puede mejorar el pronóstico.
MÉTODOS:
Un total de 249 pacientes con GIST avanzado se revisaron retrospectivamente. Los pacientes se clasificaron en dos grupos de acuerdo con el grado de citorreducción inicial: 35 pacientes con ≥ 75% de la masa del tumor inicial eliminado (grupo citorreducción) y los otros 214 pacientes (sin grupo de citorreducción). La mediana de seguimiento fue de 44,0 meses.
RESULTADOS:
 Los pacientes en el grupo de citorreducción eran más jóvenes, mostraron inicialmente más enfermedad metastásica en peritoneo, pero un menor número de metástasis hepáticas. El tamaño del tumor, línea de base de partida, cuando se administró imatinib se redujo significativamente en el grupo de citorreducción. En el análisis multivariado, el estado mutacional, el tamaño del tumor, y el recuento de granulocitos se asociaron con la supervivencia libre de progresión. La edad y el tamaño del tumor se asociaron con la supervivencia global. Sin embargo, la citorreducción inicial no se relacionó significativamente con el pronóstico.
CONCLUSIONES:

Citorreducción antes de la terapia con imatinib no parece mejorar el pronóstico. La terapia con Imatinib todavía debe representar el tratamiento inicial para GIST avanzado- metastçasico-..

texto integro:     http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24052319
 **Para una mejor compresión de los texto que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegadorGoogle Chrome

 COMENTARIOS

Para colectivogist la diferencia fundamental de este estudio, con el que se presentó en ASCO 2013, es que este estudio está diciendo que IMATINIB ANTES DE RESECCIÓN  DE METASTASIS- citorreducción- NO MEJORA LA SUPERVIVENCIA. En  en contraste con  lo publicado en ASCO 2013  que parece demostrar que la eliminación de todas las metástasis DESPUÉS DE HABER RESPONDIDO  al tratamiento con Imatinib, SI MEJORA LA SUPERVIVENCIA

ESTO ES LO QUE SE PUBLICÓ EN ASCO 2013

El papel de la resección quirúrgica tras el tratamiento con Imatinib en pacientes con GIST metastático o recurrente.
Antecedentes:
Varios estudios retrospectivos han sugerido que la resección quirúrgica de las lesiones residuales podría ser beneficioso si la resección se realiza después de control de la enfermedad (respuesta parcial o enfermedad estable) con Imatinib en pacientes con GIST metastático o recurrente. Sin embargo, el beneficio de la resección quirúrgica todavía no se ha demostrado en comparación con solo tratar con Imatinib. Por lo tanto, se compararon los resultados de la resección quirúrgica de las lesiones residuales después de Imatinib (grupo SI)con los que solo se trataron con Imatinib (grupo IM) en pacientes con GIST metastático o recurrente controlado con el tratamiento con Imatinib.
Métodos:
Un total de 134 pacientes con GIST metastásico o recurrente que mostraron al menos 6 meses de estabilización de la enfermedad o la respuesta a Imatinib fueron incluidos en este análisis retrospectivo. Los pacientes se clasificaron en SI (n = 42) o IM (n = 92) grupo. Para reducir el sesgo de selección, las puntuaciones de propensión y la inversa probabilidad de ponderación (IPTW) se utilizaron ajuste en el análisis de resultados.
Resultados:
Las características del paciente y del tumor fueron estadísticamente similares entre los SI y grupos de mensajería instantánea, salvo la edad media (51 en SI, 58 en IM, p = 0,002), y metástasis a peritoneo (12 en SI, 56 en IM, p = 0,001). Los pacientes en el grupo SI fueron sometidos a cirugía de la enfermedad residual después de una media de 19,1 meses de tratamiento con Imatinib (rango, 7,2-87,0). Con una media de seguimiento de 58,9 meses (rango: 15,4 a 129,1), la supervivencia libre de progresión (SLP) y la supervivencia total (ST) fue significativamente mayor en el grupo SI que en el grupo IM (PFS, 87,7 vs 42,8 meses, p = 0001; OS, no alcanzado vs 88,8 meses, p = 0,001). El análisis multivariado reveló que el grupo SI, así como el sexo femenino, KIT exón 11 mutaciones y baja carga tumoral inicial se asociaron con una mayor supervivencia libre de progresión, y el grupo de SI y baja carga inicial del tumor se asocia con la supervivencia total. Incluso después de aplicar el ajuste IPTW, el grupo SI mostró significativamente mejores resultados en términos de supervivencia libre de progresión (hazard ratio [HR], 2,326, IC del 95% 1,034-5,236, p = 0,0412) y la SG (HR 5,464, IC del 95%: 1.460- 20,408, p = 0,0117).
Conclusiones:

Este estudio sugiere fuertemente que la resección quirúrgica de las lesiones residuales después de control de la enfermedad con Imatinib puede ser beneficiosa en pacientes con GIST metastático o recurrente.

Texto original :     http://meetinglibrary.asco.org/content/116607-132           
 **Para una mejor compresión de los texto que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegadorGoogle Chrome

COMENTARIO

Aunque se resequen las metastasis, con los datos disponibles al día de hoy, y documentados en todas las guías de practica clínica para el tratamiento de GIST ( ESMO-GEIS-NCCN-,  etc) , se debe de continuar indefinidamente con el tratamiento de imatinib.

colectivogist

Metástasis óseas de GIST

3 Ago

descarga

Con menos del 6% del total de las metástasis, su aparición es relativamente poco  frecuente en sarcomas GIST. Las metástasis óseas se presentan en forma extremadamente infrecuente en el diagnóstico primario; en cambio, en una fase posterior de la enfermedad o con su avance prolongado se las diagnostica con mayor frecuencia.

Existen pocas opciones terapéuticas para las metástasis óseas por GIST en el estado actual de la ciencia médica. Aquí se tiende a usar las experiencias obtenidas con metástasis óseas de otras enfermedades cancerosas. De este modo, la radioterapia puede aliviar el dolor en muchos casos o, incluso, conseguir la reducción de la metástasis.

Hay que considerar si, después de la radiación, existe la oportunidad de una cirugía.

Existe también para las metástasis óseas el fármaco zolendronato (un bifosfonato intravenoso, como, por ejemplo, el Zometa® de Novartis). Sin embargo, hasta la fecha se dispone de pocos datos y experiencias en cuanto a si es efectivo y en qué medida verdaderamente ayuda este tratamiento en el GIST. En algunas líneas celulares de leucemia mieloide crónica, Zometa® demostró un efecto antitumoral en combinación con imatinib, aunque se desconoce si este efecto sucede también en los organismos vivos.

Especialistas con experiencia en el tratamiento de las metastasis oseas de Gist como Profesor Ian Judson, MD FRCP del Hospital Royal Marsden y el Instituto de Investigación del Cáncer en Londres. El Dr. Judson es profesor de farmacología del cáncer y ha estado involucrado en la investigación sobre el gran número de nuevos medicamentos contra el cáncer. Ha participado activamente en los ensayos clínicos de medicamentos de sarcoma, incluyendo ensayos de imatinib, sunitinib y otros tratamientos GIST. El Profesor Judson fue presidente de la Connective Tissue Oncology Society (CTOS) en el período 2007-2008. En su práctica clínica el Profesor Judson se centra en los tejidos blandos y sarcoma óseo, y trata a muchos pacientes con GIST. , considera que :

” la radioterapia puede ser útil y es sin duda valiosa para el control de la enfermedad ósea metastásica”.

Se recomienda en estos casos  una segunda opinión de un experto en sarcoma GIST.

Desde este enlace puedes LEER más sobre las metástasis oseas de GIST:
http://www.dirjournal.org/text.php3?id=452

Fuente

La Guía del Paciente. Puedes leerla y descargarla de nuestra página Web:

http://www.gistespaña.es/ 

 

MODULO_METASTASIS

 

Os dejamos el enlace de la nueva web de GEPAC dirigida a pacientes de metástasis ósea y a nuestros familiares. Esperamos que os sea de mucha utilidad.

Las metástasis oseas son infrecuentes en nuestro cáncer GIST, pero se dan algunos casos.

http://www.metastasis-oseas.org/

fuente 

GEPAChttp://www.gepac.es/

GIST y el hígado

28 Jul

 

 

 

IMG_6986

 

 

Entrevista al Dr. Ronald P. De Matteo New York Hospital Conmemorativo del Cáncer y Enfermedades Afines Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering,  de Nueva York.

INTRODUCCIÓN

 Sabemos que el cáncer GIST hace metástasis con frecuencia en el hígado. Al mismo tiempo, los fármacos son metabolizados por las enzimas del hígado. Sabemos que la función hepática del paciente se monitoriza por análisis de sangre durante las visitas previstas al oncólogo

  Para comprender mejor la relación entre el hígado y el GIST, preguntamos al Dr. De Matteo las siguientes cuestiones:

 

 PREGUNTA 1: Cuando mi oncólogo prescribe análisis de sangre para el “hígado”, ¿que está buscando? ¿El Glivec daña el hígado? Si los resultados de mis pruebas hepáticas muestran alteraciones, tengo que interrumpir el tratamiento con Glivec?

  

 Imatinib, es decir Glivec, como muchos fármacos se metabolizan o descomponen en el hígado. Es importante comprobar su “función hepática” en el curso de la terapia con imatinib, para asegurarse de como el medicamento está afectando el hígado. En un pequeño porcentaje de los pacientes, el imatinib puede causar un aumento de las enzimas hepáticas: la fosfatasa alcalina, alanina aminotransferasa (ALT) y aspartato aminotransferasa (AST), un aumento de la bilirrubina, o la reducción en el nivel de albúmina.

 

Afortunadamente, esto no ocurre con frecuencia. Si esto ocurre, un breve período de suspensión o una ligera reducción de la dosis es todo lo que tienes que hacer. En raras ocasiones, el paciente debe dejar de tomar el medicamento por completo. Imatinib no causa daños en el hígado a el largo plazo, si el paciente está controlado y supervisado cuidadosamente 

 

PREGUNTA 2: ¿Por qué el hígado es el sitio donde las metástasis ocurren con más frecuencia? 

 

El hígado es el sitio más común de metástasis de muchos cánceres del tracto gastrointestinal. La sangre que fluye de vuelta desde el estómago y los intestinos pasa directamente a través del hígado. Debido a que el hígado normalmente filtra la sangre, cualquier célula microscópica procedente de un tumor GIST a través de la circulación sanguínea podría ser depositada en el hígado. Algunos de los factores que figuran en el hígado podrían favorecer la supervivencia y el crecimiento de una célula tumoral.

 

 PREGUNTA 3: ¿Se puede reducir las posibilidades de metástasis hepáticas, cambiando la dieta o protegiendo de otro modo mi hígado? (Por el contrario, ¿la nutrición inadecuada puede empeorar mi condición?) 

 

Esta es una pregunta frecuente, pero no tenemos certeza de que un cambio en la dieta puede afectar el desarrollo de las metástasis hepáticas. En general, se recomienda seguir una dieta equilibrada, evitar el consumo excesivo de alcohol. 

 

PREGUNTA 4: Si no hay metástasis hepáticas en el momento del diagnóstico, la posibilidad de desarrollarse en el futuro se puede predecir? Si es así, ¿cómo?

 

 Los médicos no pueden predecir con precisión si un paciente desarrollará metástasis hepáticas. En general, la capacidad de tener una recurrencia de un GIST en otros lugares está relacionada con la ubicación y el tamaño del tumor original (a pesar de que se ha eliminado por completo) y el grado de proliferación celular observada en el microscopio (llamado recuento mitótico, a menudo descrito como . número de mitosis por campo de alto poder)

 

 PREGUNTA 5: ¿Qué tratamientos se puede hacer para las metástasis hepáticas?

 

 Hay varias opciones para el tratamiento de las metástasis hepáticas de los tumores GIST. El tratamiento de elección está representado por imatinib. Otras opciones incluyen: la ablación termo-por radiofrecuencia (RFA), la embolización de la arteria hepática y la cirugía. 

 

RFA se logra mediante la inserción en el tumor de una sonda de metal, con el fin de aumentar la temperatura local.. La RFA se puede realizar vía transcutánea con el paciente sedado ligeramente, con laparoscopia o cirugía. Por lo general, la RFA se realiza si hay menos de 6 lesiones tumorales, menores de 5 cm y no se encuentran cerca de estructuras vitales del hígado.

 

La embolización es un procedimiento realizado por un radiólogo intervencionista. Un pequeño tubo se coloca en una arteria de la pierna y se empuja hacia arriba dentro de la arteria que suministra el hígado. A continuación, se inyectan en el tumor partículas microscópicas para evitar el suministro de sangre al tumor. 

 

La resección hepática (quirúrgica) es otra opción. En general, puede ser eliminado el hígado hasta el 80%, ya que este órgano tiene la capacidad de regenerar. Todos los procedimientos son altamente especializados.

 entrevista realizada por la asociación de pacientes de gist:

 

GSI-logo

La radioterapia puede revisarse como una opción en el tratamiento de GIST

18 Jun

Solo Imatinib o resección de las metástasis junto a Imatinib

21 May

descarga

COMENTARIOS ASCO 2013

 

El papel de la resección quirúrgica tras el tratamiento con Imatinib en pacientes con GIST metastático o recurrente.

Antecedentes:

Varios estudios retrospectivos han sugerido que la resección quirúrgica de las lesiones residuales podría ser beneficioso si la resección se realiza después de control de la enfermedad (respuesta parcial o enfermedad estable) con Imatinib en pacientes con GIST metastático o recurrente. Sin embargo, el beneficio de la resección quirúrgica todavía no se ha demostrado en comparación con solo tratar con Imatinib. Por lo tanto, se compararon los resultados de la resección quirúrgica de las lesiones residuales después de Imatinib (grupo SI) con los que solo se trataron con Imatinib (grupo IM) en pacientes con GIST metastático o recurrente controlado con el tratamiento con Imatinib.

Métodos:

Un total de 134 pacientes con GIST metastásico o recurrente que mostraron al menos 6 meses de estabilización de la enfermedad o la respuesta a Imatinib fueron incluidos en este análisis retrospectivo. Los pacientes se clasificaron en SI (n = 42) o IM (n = 92) grupo. Para reducir el sesgo de selección, las puntuaciones de propensión y la inversa probabilidad de ponderación (IPTW) se utilizaron ajuste en el análisis de resultados.

Resultados:

Las características del paciente y del tumor fueron estadísticamente similares entre los SI y grupos de mensajería instantánea, salvo la edad media (51 en SI, 58 en IM, p = 0,002), y metástasis a peritoneo (12 en SI, 56 en IM, p = 0,001). Los pacientes en el grupo SI fueron sometidos a cirugía de la enfermedad residual después de una media de 19,1 meses de tratamiento con Imatinib (rango, 7,2-87,0). Con una media de seguimiento de 58,9 meses (rango: 15,4 a 129,1), la supervivencia libre de progresión (SLP) y la supervivencia total (ST) fue significativamente mayor en el grupo SI que en el grupo IM (PFS, 87,7 vs 42,8 meses, p = 0001; OS, no alcanzado vs 88,8 meses, p = 0,001). El análisis multivariado reveló que el grupo SI, así como el sexo femenino, KIT exón 11 mutaciones y baja carga tumoral inicial se asociaron con una mayor supervivencia libre de progresión, y el grupo de SI y baja carga inicial del tumor se asocia con la supervivencia total. Incluso después de aplicar el ajuste IPTW, el grupo SI mostró significativamente mejores resultados en términos de supervivencia libre de progresión (hazard ratio [HR], 2,326, IC del 95% 1,034-5,236, p = 0,0412) y la SG (HR 5,464, IC del 95%: 1.460- 20,408, p = 0,0117).

Conclusiones:

Este estudio sugiere fuertemente que la resección quirúrgica de las lesiones residuales después de control de la enfermedad con Imatinib puede ser beneficiosa en pacientes con GIST metastático o recurrente.

Texto original :     http://meetinglibrary.asco.org/content/116607-132           
 **Para una mejor compresión de los texto que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegadorGoogle Chrome

COMENTARIO

Aunque se resequen las metastasis, con los datos disponibles al día de hoy, y documentados en todas las guías de practica clínica para el tratamiento de GIST ( ESMO-GEIS-NCCN-,  etc) , se debe de continuar indefinidamente con el tratamiento de imatinib.

FUENTE

Vanessa y Josu