Archivo | El agotamiento del cuidador RSS feed for this section

El agotamiento del cuidador

2 Abr

 

 

 

manos

 

 

Todos somos conscientes, en la mayoría de los casos por experiencia personal, de la cantidad de personas que proporcionamos cuidados no remunerados a adultos o niños. Las estadísticas informan de que uno de cada diez cuida de su cónyuge.

Casi uno de cada diez cuidadores tiene más de  75 años, la mayoría de la prestación de cuidados a un cónyuge en un momento de su vida puede ser para siempre. Además en los cuidadores no solamente recae la carga emocional, sino también la carga financiera de la gestión de los gastos del hogar.

La mayoría de los cuidadores no tienen asesoramiento para organizar visitas de médico y al hospital y otras actividades  médicas de enfermería y de la vida diaria.

Para los cuidadores GIST,  también deben de asumir el monitoreo del tratamiento que dura toda la vida, incluyendo los problemas de las  exploraciones periódicas y el estrés que producen las revisiones ,”scanxiety”, que les acompaña.

Significa una vigilancia constante para el cumplimiento de la medicación, ayudar con los efectos secundarios y hacer frente a los retos que enfrenta el paciente.

Esto significa actuar como un supervisor  para el paciente, intuyendo cuando debe ser  ingresado ​​en el hospital, realizando un esfuerzo importante de colaboración con equipo médico.

Muchos cuidadores sufren una disminución de su propia salud debido al trabajo que realizan. Esto puede ser resultado de la tensión relacionada con la atención del paciente, pero también puede ser debido a factores relacionados con la edad.

El estrés del cuidador es un diagnóstico reconocido en el mundo de la salud mental. Es importante reconocer que muchas de las tareas de cuidado puede ser el catalizador de una serie de emociones que son perfectamente normales:

  • Resentimiento
  • Enfado
  • Frustración
  • Ansiedad
  • Miedo
  • Depresión
  • Aislamiento social

Muchos de los sentimientos que surgen para los cuidadores vienen de una fuente física. Al estar mental y físicamente agotado puede sufrir síntomas tales como sentirse cansado permanentemente, dormir demasiado o demasiado poco, comer en exceso o no comer de forma regular, no hacer ejercicio, padeciendo enfermedades frecuentes debido a un sistema inmune debilitado, y en otros casos se abusa de alcohol u otras drogas para hacer frente a las emociones dolorosas.

Demasiado estrés puede tener consecuencias catastróficas. Puede dar lugar a “burnout” o  “fatiga de combate.” Esta es una descripción muy válida, ya que los pacientes cada uno y todos los días con GIST y sus cuidadores luchan contra el dragón que es el cáncer.

f3

Los signos de “fatiga de combate” incluyen:

  • Tener menos energía de lo habitual
  • Sensación de constante ansiedad
  • Agotarse, a pesar de tener un descanso adecuado
  • Sentirse como si se estuviera en una montaña rusa emocional
  • Descuidar sus propias necesidades
  • Pasar la mayoría de su tiempo con tareas relacionadas con el cuidador
  • Pérdida de interés en las cosas que solía darle placer
  • Es hora de poner los frenos al agotamiento del cuidador. Es hora de HACER UNA PARADA

S: buscar ayuda. Solicita ayuda para realizar algunas tareas diarias. Comparte tus sentimientos con amigos, familiares, o en un grupo de apoyo. Decir “sí” cuando alguien se ofrece a ayudar.

T: Toma tiempo para tí. Encuentra a alguien para pasar tiempo con tu ser querido para que tú puedas hacer otras actividades como ir al gimnasio, caminar, leer un buen libro o tomar un café con un amigo. Habla con alguien cuando te sientas abrumado. Toma una clase de meditación o yoga.

O: Superar tu deseo de ser “superman” o “superwoman”. Admitir cuando tienes necesidad de descanso. Aprovecha las oportunidades para las ocasiones sociales placenteras.

P: Consiéntete Hazte  una manicura. Programa un masaje. Evita sentirte exhausto, asustado o abrumado. Planificar visitas regulares a tu médico para tu cuidado, incluyendo un examen físico anual. Busca apoyo psicológico si estás demasiado ansioso o deprimido.

MANOS

Autocuidado radical

Es de vital importancia para los cuidadores  cuidar de sí mismos en primer lugar. Sin este “auto-cuidado radical”, la capacidad de cuidar de otra persona no sólo es difícil, sino  a menudo imposible. La analogía de las máscaras de oxígeno en un avión es un ejemplo válido: Usted debe ponerse  su propia máscara de oxígeno en primer lugar con el fin de ser capaz de extender la ayuda a los demás.

Una de las herramientas útiles para los cuidadores es aprender las “tres Cs: Usted no la causó, no lo puede controlar, y no lo puede curar.” Esto ayuda a  quitar el exceso de responsabilidad.

Otras consignas  que pueden ayudar a los cuidadores son: “Hacer lo fácil”, “Hacer lo verdaderamente importante”, “Lo primero es lo primero”, y estos son recordatorios que, los cuidadores  tenemos que priorizar.

Ponerse en primer lugar no es egoísta. Es autocuidado, lo que permite que uno se vuelva lo suficientemente fuerte como para ir a la batalla de cada día.

RECUERDE,  Usted no está solo. EXISTE UNA COMUNIDAD DE PACIENTES Y FAMILIARES: “colectivogist” Esta comunidad será su salvavidas cuando usted está teniendo dificultades para mantener la cabeza fuera del agua.

Un texto de

 

lrglogo1-copy

gist españa