Archivo | 09:17

Por el acceso rápido a los medicamentos oncológicos, también por esto tenemos que luchar las asociaciones de pacientes

16 Jul

Sanidad aprobó en 2019 un 34% menos medicamentos oncológicos que en 2018. Y la demora cada vez va a más: ya son 413 días lo que aguardan los pacientes a que estén disponibles. Los alemanes, 121

«de nada sirve desarrollar el mejor medicamento si este no llega al paciente que lo necesita»

El informe «Indicadores de acceso a terapias innovadoras en Europa», que revela que nuestro país sólo financia el 53,95% de los fármacos de reciente aprobación (en general, no sólo los oncológicos) frente al 88% de Alemania o el 75% de Italia. Es decir, que España es el país europeo de los cinco grandes mercados (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España) con peores datos de acceso a la innovación. Ahora bien, el problema es que esta situación, lejos de resolverse, se está acusando en los últimos años. Especialmente desde que se desató la Covid-19, pese a que no tendría que haber influido. Así, España se ha convertido en uno de los países que más tarda en aprobar medicamentos innovadores, lo que supone que muchos de los pacientes que podían haberse beneficiado de ellos no lo han hecho, con la consiguiente pérdida de calidad y esperanza de vida.

.

El coste, el motivo

Esta realidad afecta a los nuevos medicamentos en general, pero es aún más llamativo en el caso de los tratamientos oncológicos. En este sector, la disponibilidad media europea es un 9% más alta para los medicamentos oncológicos que para todos los fármacos aprobados; sin embargo, el tiempo medio de disponibilidad para los productos oncológicos es dos meses más lento. ¿Por qué? «Sencillamente porque son más caros, es un tema económico puro y duro»

La demora promedio entre la autorización de comercialización y el acceso del paciente a los tratamientos de Oncología varía de cuatro meses a más de 2,5 años en Europa. Únicamente cinco países tienen ya disponibilidad para todos los medicamentos oncológicos aprobados centralmente en 2019: Austria, Dinamarca, Alemania, Suiza, Inglaterra.

Destaca el caso de Alemania, el único estado miembro que ha autorizado el 100% de los fármacos contra el cáncer aprobados en Europa de los últimos cuatro años. O Inglaterra, que ha mejorado los últimos cuatro años hasta aprobar en 2018 y 2019 el 100%

Pero, ¿Cuál es la situación de España? Pues bien, mientras que la EMA dio luz verde a 41 fármacos oncológicos en cuatro años, España sólo 24 (puesto 17). Es decir, similar a la media europea, que se sitúa en el 58% (España, 59%). Pero mientras ocho países mejoraron en 2019 (a los que hay que añadir Alemania e Inglaterra por autorizar el 100%), España, de nuevo, es uno de los países que más empeoró en 2019, junto a Italia, Escocia, Bélgica, Islandia, Eslovaquia y Lituania.

«No sólo no aprobamos, que ya es de por sí grave, sino que cuando se autorizan no se aplican. Es decir, si Europa dice que un fármaco tiene que entrar en España, nuestro país no puede decir que no, pero puede no financiarlo. Hace unos años esto no sucedía con fármacos oncológicos. Ahora, sí»

La situación se repite en el caso de los medicamentos huérfanos. «Reino Unido, Italia y Francia tienen una disponibilidad muy baja de ellos, tan sólo aprobaron el 40% de estos fármacos autorizados a nivel europeo. Pero es que en España, ninguno», explican fuentes del sector. ¿El motivo? El coste, son tratamientos en los que la partida de financiación es complicada de negociar, al ser pocos los que los necesitan.

El camino de un nuevo fármaco hasta el paciente pasa por dos fases principales.

La primera se abre con su aprobación por las autoridades europeas y la segunda es la  fijación de su precio para la sanidad pública española, un proceso en el que participan Gobierno Central y la Comunidades, y que puede durar hasta un año.

Aunque la SEOM ve estos plazos “demasiado largos” y cree que “deberían acortarse”, la entidad pone más el foco en la segunda fase.

“Una vez ya está aprobado, son las Comunidades las que deben autorizar su uso en los hospitales”

Y lo que vemos es que la variabilidad es enorme.

En un 42% de los casos, son las comunidades las que deciden, pero en el resto es cada hospital el que lo hace. Son demasiados centros de decisión y la heterogeneidad del resultado no está muchas veces justificada por criterios clínicos, sino burocráticos y económicos. 

La SEOM pone el foco en lo que denomina “barreras”. Mientras en algunos hospitales la aprobación es muy rápida, apenas unas semanasen otros la toma de decisiones se retrasa hasta los tres años.

La mediana, según el fármaco, va de 5 a 17 meses, lo que hace que la totalidad del proceso desde Bruselas al servicio de oncología de cada hospital  se llegue a prolongar hasta 4 años

Una de estas barreras es la decisión de aprobar indicaciones más restrictivas —el fármaco se utilizará en menos pacientes— que los “establecidos en su comercialización en España”.

Otra se produce cuando a pesar de que los oncólogos apuesten por un tratamiento y el órgano competente en el hospital decida sustituirlo por otro con la misma indicación. “Muchas veces esta decisión se toma por inercias burocráticas”, lamenta Rodríguez-Lescure. “Es necesario sistematizar y homogeneizar todo el proceso para que no afecte a la equidad”, añade.

en el año 2014, los colectivos

  • Grupo Español de Investigación en Sarcomas GEIS
  • Asociación Española de Afectados por Sarcomas AEAS
  • Fundación Mari Paz Jiménez Casado
  • Colectivo GIST
  • Federación Española de Padres de niños con cáncer
  • Grupo Español de Pacientes con Cáncer GEPAC
  • Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas SEHOP

ya enviamos y discutimos con el Ministerio de Sanidad el documento elaborado por el doctor Martin Broto, siendo presidente de GEIS:

ENLACE:

Problemática de las Enfermedades Neoplásicas Raras (ENR) en España

Es una necesidad volver a plantear al Ministerio el deterioro de la situación y exigir el acceso rápido a los fármacos oncológicos.

Los pacientes de Gist tenemos pendiente de aprobación en España Avapritnib para GIST con mutación PDGFRA D842V, aprobado ya en EE.UU. y en la Unión Europea y Ripretinib, como cuarta linea de tratamiento, aprobado solamente en EE.UU. y pendiente de aprobación en la Unión Europea y en España.

De momento , los pacientes de GIST de España , pueden acceder a estos fármacos como “uso extendido”.

“punto de encuentro y de información de los pacientes de gist”