MI VIDA SIN ESTÓMAGO

31 Jul

candelas

 

Este es mi artículo … esta es mi historia … es la vida de una superviviente de cáncer gástrico que vive con una gastrectomía total, es decir, VIVO SIN ESTÓMAGO!!.
Esto es bueno y menos bueno, lo importante es que sigo sumando pero ¿a qué precio? ¿qué secuelas nos deja este tipo de cáncer? ¿cómo es vivir sin estómago?
Es esencial poder aceptar que tu vida ahora no es como era, no puedes hacer lo que hacías ni vivir como vivías pero puedes hacer otras muchas cosas igualmente maravillosas!!
Merece la pena … sí señor!! Sigamos luchando y sonriendo todas las mañanas, sigamos regalando grandes momentos a los nuestros y tengamos nuevas vivencias cada día, esta es la vida y debemos VIVIRLA!!

Candelas Fernandez

 

g

 

No todos los cánceres de estomago son  GIST

 

más información en nuestro blog:

 

https://colectivogist.wordpress.com/2019/02/22/cancer-gastrico-gist-no-es-el-tipico-cancer-gastrico/

 

 

E1

 

 

¿Cómo es la vida después de un cáncer de estómago?

 

 

Tal vez resulte algo curioso pero cuando terminé el tratamiento comenzaron a llegar algunos miedos que no tenía antes.

Dejé de ir al hospital casi a diario y a tener contacto con cualquier médico que pudiera solventar todas mis dudas. Ahora estaba sola aprendiendo a vivir sin estómago.

El día a día era difícil. Los siguientes meses a la quimio y radioterapia fueron duros e interminables. Recuerdo levantarme por la mañana e ir directamente al sofá para poder tumbarme y no estar mucho tiempo de pie. No podía mover el cuerpo, no podía hacer grandes cosas conmigo aunque “ya estaba curada de la enfermedad”. Exactamente ¡¡no tenía ni rastro de cáncer!!.

Con el tiempo me di cuenta que los peores momentos, los momentos más débiles son cuando acabas de recibir todos los químicos que te meten porque el cuerpo ya está totalmente sin fuerzas y bajo mínimos, pero también me di cuenta que era el principio de la recuperación. Una vez pasara esa fase estaría de nuevo bien.

Me coincidió con un tiempo bastante frío y desapacible así que la espera se hizo eterna. Pasaron cerca de 3 meses para poder salir a la calle a gritar que volvía a estar bien, que volvía a ser yo aunque un poco “retocada” y que volvía a vivir y disfrutar.

 

E2

El NO tener estómago no es fácil, es el precio que tienes que pagar si sufres un CÁNCER GÁSTRICO. Primero me tuve que recuperar de la cicatriz que me dejaron mis 70 grapas colocaditas una tras otra a lo largo de mi abdomen, a la vez que luchaba contra los cólicos y gases producidos por la ingesta de alimentos.

Tengo que reconocer que tenía muchísimo miedo por el tipo de vida que iba a llevar después de la gastrectomía y a día de hoy puedo decir que estoy contenta. Tal vez mis expectativas eran bajísimas o pensé que jamás podría recuperar mi vida pero nada de eso ha ocurrido solamente he adaptado mi vivir a mis secuelas.

Tengo el denominado SÍNDROME DE DUMPING … y sus efectos pueden ser inmediatos o a medio plazo .. es decir, después de comer o transcurridos unos 40 – 60 min.

No siempre tengo estos efectos, algunas veces después de la comida lo único que tengo que hacer es descansar un poco y seguir con la marcha, pero otras veces tengo que emplearme bien a fondo para recuperarme porque es imposible seguir el ritmo. He de ir rápidamente al aseo, me baja la tensión, veo borroso, tengo temblores, me baja el azúcar, mareos, etc y esto hace que no siempre acepte la invitación para comer o cenar fuera de casa. Y como no sé cuándo lo voy a tener ¡¡tampoco puedo hacer planes!!.

Tengo días complicados como si no tuviera energía. Bueno, es que no la tengo y procuro emplearlos en cosas de casa. Voy haciendo poco a poco, sin agobios.

El no tener estómago también modifica las horas de las comidas y sus cantidades. He tenido mucha suerte en la tolerancia porque no hay ningún alimento que haya dejado de tomar excepto el agua, que lo paso fatal cuando trago.

Procuro comer muchas veces al día porque además me controlo mejor las bajadas de azúcar y en pequeñas cantidades. Así también consigo no tener la sensación de “estar llena” que es muy molesta incluso puede derivarte en un dumping.

 

E3

Pero con todo esto ¡¡Estoy feliz!! Tomo calcio a diario y una pastillita para el reflujo. Me hacen analíticas cada 3 meses y me inyectan vitamina B12. Además, tengo un aporte extra de hierro en vena cada vez que la anemia baja a mínimos. Cada 6 meses me hacen TAC o PET TC según tenga los marcadores y voy a ver al oncólogo y al cirujano cada dos por tres.

La parte positiva es que sigo aquí, sigo con mis hijos, con mi familia, con mis amigos, con todo el mundo que tengo alrededor, con todas las cosas que me quedan por hacer y por descubrir. Tengo limitaciones pero sólo las que me pongo con la mente!! Me adapto a las situaciones, busco alternativas que pueda desarrollar y no dejo nada para mañana.

La vida ha cambiado, me ha enseñado a ser más generosa, más solidaria y a ver desde otra perspectiva los problemas porque, por muy grandes que sean, todos tienen solución.

De vez en cuando tengo un susto porque los marcadores me suben, pero he decido que no voy a enfocar mi vida en base al resultado de un marcador. Pase lo que pase seguiré mi camino. Ya no tengo miedo, sé que puedo superar situaciones difíciles y que lo importante siempre es avanzar, seguir hacia delante con la mirada puesta en el futuro. Hemos de disfrutar y vivir el presente, pero siempre con planes a largo plazo para luchar por ellos.

He hecho una lista de todas las cosas que tengo que hacer en mi vida y voy a necesitar muchos años para llevarla a cabo. No tengo prisa, todo llegará.

Pertenezco a varias asociaciones y colaboro con proyectos de oncología de forma desinteresada. No pretendo ser ejemplo de nada ni abanderar ninguna causa sólo intento ayudar con mi historia y con mi forma de llevar la vida que, aunque no es la mejor, pero sí es la única que tengo.

El cáncer es una enfermedad muy dura que en muchas ocasiones, aunque se supera, la calidad de vida que queda después no es la mejor pero también es un aviso que nos dice que tenemos que vivirlo todo. No podemos desperdiciar ni un minuto de aventuras porque ya no vuelven, porque todo lo que pasa se queda en el pasado y sin hacer.

Aquí dejo mi testimonio y si en algún momento nos encontramos estaré encantada de tomar un café contigo y seguir mi relato, te pondré al día de cómo va mi vida y cómo la sigo viviendo.

Candelas Fernández Caballero

Vicepresidenta de la Asociación contra el Cáncer Gástrico y Gastrectomizados

 

https://www.accgg.es/

 

https://www.facebook.com/informacion.accgg/

 

colectivo-gist

 

En nuestro BLOG también podéis encontrar mas  información sobre los efectos secundarios de la cirugía:

 

https://colectivogist.wordpress.com/category/efectos-secundarios-producidos-por-la-cirugia/

 

 

informa

 

Cabecera

"punto de encuentro y de información de los pacientes de gist"

 

 

4 comentarios to “MI VIDA SIN ESTÓMAGO”

  1. Carlos Parellada Vilatersana a 16:53 #

    Un comentario para Candelas Fernández ( y para tod@s, claro). Se cumplen ahora 6 años desde que me quedé sin estómago y una reconstrucción gástrica con Y de Roux. Al principio estuve muy mal orientado y perdí 26 quilos ( de 86 pasé a 60). Mi peso ha ido oscilando, paro creo que me quedaré con los actuales 66 y 1,77 de estatura. Estoy a punto de cumplir los 71 años. Como ex-panadero, me levanto muy temprano (y de rebote mi esposa). Como un pequeño bocadillo de jamón y queso, zumo de melocotón y café, a las 5 AM. A las 8 me preparo un batido de yogurt griego natural, plátano, 2 quesitos en porciones, 1 huevo duro, una buena cucharada de manteca de cacahuete y e galletas marias, no tomo café. Entre 11 y 12 horas, una patata grande al horno, 200 gr. de carne de ternera o cerdo, pan, 1 plátano y 1 naranja (ésta me ayuda a evacuar por la mañana), a las 14,30 unas 6 galletas grandes de manteca, un bocadillo de pan de molde con embutido y una manzana. sobre las 7, 150 gr. o 200 de cerdo, un huevo frito, pan y gelatina o flan, más café. No soporto aún la leche sola, ni las bebidas con gas. Pero sí que tomo vino tinto al mediodía i unos 4 o 5 cafés al día (siempre he sido muy cafetero). No abuso extraordinariamente de las grasas porque en 2011 me realizaron un triple bypass coronario por obstrucción grave. Bien, ni me acuerdo que no tengo estómago (sólo si cargo demasiado). Quien no se conforma es porque no quiere. Hay que seguir mientras el cuerpo aguante. Mis cirujanos siempre me han dicho que el mejor medicamento que he tomado ha sido “mi actitud mental súper-positiva. Un cordial saludo y mucho ánimo.

  2. Victor Agusti Reina a 15:21 #

    Tu relato a mi entender nos sirve de gran apoyo y de esperanza a los que somos nuevos en este tipo de cancer y cirugia.Yo echo a faltar ese apoyo profesional, porque aunque cada intervencion es diferente y cada persona es unica , tienes que averiguar por ti solo como solucionar el problema de adaptacion de vivir sin estomago.Por eso me viene bien comentar con personas que tengan el mismo problema que yo.Yo intento aceptar la situacion lo mas optimamente posible, cuando una comida me sienta bien me cambia hasta la voz pero cuando me sienta mal ,me vengo un poco abajo de ver la impotencia que tienen la gente que tengo al lado.Bueno tenemos que luchar porque esto es nuestro.Un saludo y mucha fuerza a todos.

  3. Ana Cecilia Oquelis Vilela a 20:49 #

    Gracias Candela por tu testimonio, me levantaste los ánimos yo llevo 1 año ya gastrectomizada y las quimioterpias fueron devastadoras me dejaron con 36 kilos que aún no logro subirlos pero ahí vamos en la lucha del día a día!! Es cierto no podemos tener la misma rutina que se tenía yo siendo médico muchas veces me he frustrado por no poder desempeñar mi función pero lo importante es que estoy viva y aún tengo miles de cosas por hacer, sobre todo mis hijos que aún necesitan de mamá!! Muchas gracias por compartir tu experiencia!

  4. Paqui a 18:09 #

    Muchísimas gracias Candelas por compartir tu experiencia, que sin duda ayudará a personas Gastrectomizadas. Lo que en principio a los profanos nos pudiera sonar a una gran tragedia, tú nos demuestras que nunca se debe de tirar la toalla sin intentar superar esos obstáculos que en nuestro recorrido vital nos vamos encontrando, que se puede y que bien merece la pena se haga.Un fuerte abrazo, Paqui, paciente de Gist.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: