Archive | 4:51 pm

EL PRECIO DE NUESTRA VIDA

7 Feb

 

 

9

Hoy muchos de los medicamentos que llegan al mercado, como los nuevos tratamientos para el cáncer alcanzan precios exorbitantes e injustificados, que han convertido la enfermedad en un negocio rentable.

 

Nuestra Sanidad Pública no va a poder seguir sosteniendo la financiación de fármacos a estos precios tan elevados, que sin embargo son necesarios para miles de personas enfermas.

Los laboratorios farmacéuticos obtienen márgenes colosales e indignantes con los tratamientos de las personas que enferman.

Nuestro sistema de salud, y por tanto nuestra salud, está en peligro real como consecuencia de este modelo de innovación y fijación de precios de tratamientos médicos.

La solución NO PASA por retirarnos los fármacos que necesitamos para seguir viviendo o por retrasar  o no facilitar los nuevos fármacos innovadores a los pacientes.

LA SOLUCIÓN PASA porque NUESTRO GOBIERNO use todos los medios jurídicos y políticos en su poder para que disminuya drásticamente el precio de los medicamentos innovadores que salvan vidas y que introduzca medidas de transparencia en todo el proceso de financiación de la I+D médica y fijación de precios.

Nuestra salud depende de ello.

Si a ti también te preocupa, firma esta petición dirigida a la ministra de Sanidad en la que demandamos que tome medidas para reducir el precio de los medicamentos innovadores que salvan vidas; y que introduzca medidas de transparencia en todo el proceso de financiación de la I+D médica y fijación de precios de los fármacos.

Por favor, firma y comparte. La salud de todas y todos depende de ello.

Firmar petición

 

Promueven la campaña:

1 2 3 4 5
7

 

6

 

 

 

 

Con el apoyo de:

  • 8

 

l2

 

 

 

ENTREVISTA

 

 

 

so

 

“Los fármacos antitumorales son demasiado caros”

 

ENTREVISTA

Josep Tabernero, presidente de la Sociedad Europea de Oncología Médica

 

Dice Josep Tabernero (Barcelona, 1953) que, entre todas las especialidades médicas, eligió la Oncología “por lo que tenía de reto”, por el gran potencial que ofrecía una enfermedad que todavía se conocía poco y seguía matando mucho. Corrían los años 80 y “soñaba con ser parte de la historia del cambio”, pero no imaginaba todo lo que estaba por llegar. Como director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), jefe de servicio de Oncología Médica del mismo hospital barcelonés y presidente electo de la Sociedad Europea de Oncología Médica asegura estar viviendo “una auténtica revolución” que sólo ha mostrado “la punta del iceberg”.

Esta semana hemos conocido que las cifras del cáncer en España ya superan las estimaciones para 2020. ¿Qué está pasando?

La incidencia ha aumentado, sin duda, pero no debemos generar pánico. El factor más importante que explica ese aumento es el envejecimiento de la población, que es mayor del esperado, en primer lugar porque hay mucha población inmigrante que ha vuelto a su país y, en segundo, porque también muchos españoles se han ido. Esos cambios no se preveían cuando se hicieron las estimaciones.

Puede decirse que es una consecuencia secundaria de la crisis. ¿Han tenido los recortes un impacto directo sobre el cáncer?

Creo que al ser una enfermedad grave, la crisis ha afectado poco. Obviamente nos hubiera gustado que el programa de screening del cáncer colorrectal no se hubiera implantado a finales de 2017, como está previsto, sino en 2012 o 2010, pero en cuanto a la terapéutica no creo que haya habido un impacto notable. Pero tenemos que tener claro que tenemos un sistema sanitario buenísimo que tenemos que mantener. Y eso exige cambios estructurales, una mejor organización de los sistemas sanitarios y también un debate sobre qué es lo que se debe financiar y cómo hay que hacerlo.

¿Los precios de los fármacos antitumorales son abusivos?

Los fármacos son demasiados caros. De hecho, muchas sociedades médicas internacionales, como la ESMO, ya están trabajando para favorecer el acceso a las terapias en todo el mundo. La industria tiene unos beneficios que son impresionantes y la manera en que se fijan los precios no es justa. Yo creo que el precio o el rembolso de los fármacos tendría que estar basado en el valor que aporta cada medicamento, porque no hay dinero para todo y no todos los fármacos aportan lo mismo.

¿Se financian medicamentos con poca utilidad?

El Ministerio está empezando a no recomendar o no aprobar la financiación de ciertos fármacos por el poco valor que aportan. Para mí, lo que sería bueno es que se pusieran las condiciones de aprobación de un fármaco a priori. Y eso tendría también un impacto en la investigación. Porque se siguen haciendo ensayos clínicos de 1.000 pacientes para un beneficio de 2 meses. Y eso no tiene ningún sentido. En Holanda hay muchos fármacos que no se financian. Y no hay alarma social ni crispación. Porque allí todos son muy corresponsables a la hora de discutir cómo mantener el sistema público sin ninguna utilización política. Ningún partido político debería utilizar estos temas.

¿Llegaremos a ver el pacto por la Sanidad?

Lo tendremos que favorecer los profesionales. Es fundamental abrir un debate, que se hablen las cosas. Porque no sólo es el tema de los fármacos. Hay diferencias en el tratamiento del cáncer en España que hay que abordar. Hay comunidades con pocos habitantes que quieren hacer todo y no enviar enfermos a otras regiones. Pero esto, cuando se trata de tumores poco frecuentes o complejos, no tiene ningún sentido. Y no sólo es un problema económico, sino también técnico. Hay ciertas patologías que si no las tratan profesionales con experiencia, que han visto a muchos pacientes, no van a salir bien.

¿La prevención sigue siendo la gran asignatura pendiente?

Sin duda. La prevención no sólo salva vidas, sino que ahorra costes, porque tratar la enfermedad avanzada, aunque la puedas curar, es lo más costoso para el sistema sanitario. Si siguiéramos el decálogo de las 10 normas de la lucha contra el cáncer, el 40% de los tumores desaparecerían. Y siete de esas 10 maniobras no tienen ningún coste, son cambios de hábitos, como evitar el tabaco o limitar el consumo de alcohol.

¿Podremos vencer al cáncer?

Hay cánceres que los vamos a curar y otros vamos a conseguir que sean enfermedades crónicas. Seguro. El paradigma de esto es la leucemia mieloide crónica. Antes los enfermos se morían en menos de año y hoy están viviendo más de 15. Esto es una revolución.

¿Qué otras revoluciones están por llegar?

Lo que está pasando, por ejemplo, con la inmunoterapia es muy importante. El mejor armamento que tenemos contra el cáncer está en nuestro organismo, y está o dormido o sin enterarse. Tenemos fármacos que consiguen despertar a las células inmunes que están dentro del tumor para que ataquen a la enfermedad. Esto funciona bien en un tercio de los tumores, pero ya hay investigaciones muy avanzadas para conseguir actuar sobre esos dos tercios restantes. Lo que tenemos hoy en día es revolucionario, y eso que sólo conocemos la punta del iceberg. Por otro lado, entendemos mejor cómo es el cáncer, podemos clasificarlo mejor, conocemos más del soporte que el organismo le da… Lo que viene es fantástico.

 

fuente
http://www.elmundo.es/salud/2017/02/06/58948367268e3ef9028b458a.html