Los pacientes en tratamiento durante largo tiempo con imatinb (glivec) pueden ver deteriorada su función renal, y por eso deben ser evaluados periódicamente. 

22 Jun

 

 

1

 COMENTARIO AL ESTUDIO QUE PRESENTAMOS:

El presente estudio en pacientes con Leucemia Mieloide Crónica , que al igual que los pacientes con GIST son tratados con imatinib (glivec), nos presenta el riesgo que pueden tener los pacientes que son tratados durante largo tiempo con imatinib (glivec) de sufrir lesión aguda renal y deben ser evaluados periódicamente.

La evaluación que tienen estos pacientes es el parámetro de la creatinina, pero estos investigadores entienden que esa evaluación no es suficientes para ver la salud de nuestros riñones, que es necesario evaluar también la  TFG son las siglas de “tasa de filtración glomerular”. Esta medida determina qué tan bien remueven los riñones los desechos de la sangre.

 

VALORES NORMALES Y VALORES ANORMALES DE “La tasa de filtración glomerular”(TFG):

La TFG se utiliza para determinar la etapa de la enfermedad renal crónica (ERC). El daño renal y una TFG por encima de 90 indican que un paciente sufre de enfermedad renal crónica etapa 1. La segunda etapa se indica por una TFG de 60 a 89, la etapa tres se indica mediante una TFG de 30 a 59 y la cuarta etapa se indica mediante una TFG del 15 al 29. La insuficiencia renal, o la quinta etapa, la enfermedad renal crónica, se indica con una TFG inferior a 15.

En este estudio, la lesión renal aguda se define como un aumento en la creatinina sérica de ≥0.3 mg / dl o un porcentaje de aumento en la creatinina sérica de ≥50% al comparar el nivel en suero antes y el primero después del inicio del tratamiento con imatinib.

La insuficiencia renal crónica se definió como una TFG estimada ≤60 ml / min / 1,73 m 2 que persiste durante al menos 3 meses. 

 PRECAUCIÓN CON OTROS FÁRMACOS QUE PUEDEN CONTRIBUIR AL DAÑO DE NUESTROS RIÑONES.

ADEMAS se  recomienda a los pacientes en tratamiento durante largo tiempo con imatinib evitar la administración concomitante de fármacos potencialmente nefrotóxicos (por ejemplo, agentes de contraste radiológico, inoglucósidos, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides) siempre que sea posible, ya que pueden potenciar la toxicidad renal y conducir a un deterioro acumulativo de la función renal. El vómito y la diarrea, que han sido registrados como efectos secundarios de la terapia con imatinib en el 16,9% y el 32,8% de los pacientes, respectivamente, deben ser estrechamente vigiladas para evitar la deshidratación. También los diuréticos de asa, que se utilizan con frecuencia para aliviar el edema periférico, deben ser prescritos con precaución.

Por tanto, nuestros  médicos deben ser conscientes de que el tratamiento durante largo tiempo con imatinib puede resultar en una lesión renal aguda y que el tratamiento a largo plazo puede causar una disminución significativa de la  “ tasa de filtración glomerular”(TFG) y producir insuficiencia renal crónica. Por lo tanto, es importante controlar la función renal de los pacientes con GIST en tratamiento con imatinib mediante la medición de los niveles de creatinina y la estimación de “La tasa de filtración glomerular”(TFG) Y ADEMAS se debe prestar atención a la administración concomitante de otros agentes potencialmente nefrotóxicos, para evitar la nefrotoxicidad acumulativa en estos pacientes.

 

 2

 

  

RESUMEN DEL ARTÍCULO

La duración del tratamiento con imatinib se relaciona con la disminución de la tasa de filtración glomerular estimada en pacientes con leucemia mieloide crónica tratados con imatinib.

AUTORES
  1. MS Marcolino* , Boersma2 , NCD Clementino3 , AV Macedo3 ,AD Marx-Neto1 , MHCR Silva1 , van Gelder5 , KM Akkerhuis2 y AL Ribeiro16
+Afiliaciones de los autores
1.     Escuela de Medicina de la Universidad Federal de Minas Gerais, Belo Horizonte, Brasil 2.     Departamento de Cardiología, Erasmus MC, Rotterdam, Países Bajos 3.     Servicio de Hematología, Hospital de Clínicas de la Universidad Federal de Minas Gerais, Belo Horizonte, Brasil 4.     Departamentos de Medicina Interna 5.     Farmacia Hospitalaria, Erasmus MC, Rotterdam, Países Bajos 6.     Servicio de Cardiología, Hospital de Clínicas de la Universidad Federal de Minas Gerais, Belo Horizonte, Brasil  

 

Antecedentes: 

 

 

Se analizó la incidencia de la insuficiencia renal aguda e insuficiencia renal crónica en  pacientes con  leucemia mieloide crónica (LMC) tratados durante largo plazo con imatinib e investigaron si existe una relación entre la duración del tratamiento con imatinib y la disminución de la tasa de filtración glomerular (TFG).

 

Pacientes y métodos: 

 

Ciento cinco pacientes con LMC en tratamiento con imatinib se inscribieron en el estudio. Las mediciones de la creatinina, la urea, el ácido úrico y el potasio desde el inicio del tratamiento con imatinib hasta el final del seguimiento (mediana de 4,5 años) fueron incluidos en el análisis. “La tasa de filtración glomerular”(TFG) se estimó mediante la ecuación de Chronic Kidney Disease Epidemiology Collaboration.

 

Resultados:

 

Durante el seguimiento, el 7% de los pacientes desarrollaron insuficiencia renal aguda; los niveles de creatinina volvieron a los valores basales solamente en un paciente. De acuerdo con la ecuación de regresión, el valor basal medio de“La tasa de filtración glomerular”(TFG) estimada fue de 88,9 ml / min / 1,73 m 2. “La tasa de filtración glomerular”(TFG) estimada disminuyó significativamente con la duración del tratamiento con imatinib; el descenso medio anual fue 2,77 ml / min / 1,73 m 2 (P<0,001);  el 12% de los pacientes desarrolló una insuficiencia renal crónica. La edad, la hipertensión y los antecedentes de insuficiencia renal o el tratamiento previo con interferón  no se relacionaron significativamente con el descenso medio en la “La tasa de filtración glomerular”(TFG) estimada en el tiempo.

 

Conclusión: 

La introducción del tratamiento con imatinib en los ensayos no clínicos en los pacientes con LMC trtados durante largo tiempo con imatinib se asocia con lesión renal aguda potencialmente irreversible, y el tratamiento durante largo plazo puede causar una disminución clínicamente relevante en la “La tasa de filtración glomerular”(TFG)

 

 

3

 

 

Texto integro del artículo:

 

 

http://annonc.oxfordjournals.org/content/early/2011/02/10/annonc.mdq715.full

 

3

 

MAS INFORMACIÓN:

 

https://colectivogist.wordpress.com/2013/04/29/funcion-renal-y-farmacos-contra-gist/

Anuncios

2 comentarios to “Los pacientes en tratamiento durante largo tiempo con imatinb (glivec) pueden ver deteriorada su función renal, y por eso deben ser evaluados periódicamente. ”

  1. Maite 22 junio, 2015 a 8:04 pm #

    No se puede contrarrestar este efecto secundario con nada?

    • colectivogist 22 junio, 2015 a 8:25 pm #

      Hola Maite, si el daño te lo produce glivec, la única solución es disminuir la dosis o para temporalmente el tratamiento hasta que el riñon se recupere, es lo que han hecho los pacientes que conocemos.

      Los que estamos en glivec , debemos intentar no empeorar las cosas y cuidar muy bien nuestros riñones evitando dañarlos con otros fármacos y hábitos de vida. Pedir consejos a nuestro oncólogo, urólogo o médico de familia

      De todas formas y por lo general, nuestros oncólogos, estan muy pendientes, en los análisis que nos hacen periódicamente, de la salud de nuestros riñones.

      un abrazo

      luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: