Los éxitos y limitaciones de la terapia dirigida contra el cáncer en los tumores estromales gastrointestinales

15 Abr

 

 

A4

Autor del artículo:
Casali PG .: Especialista internacional, de nacionalidad italiana, en sarcomas. Presidente de la Fundación  IRCCS Instituto Nacional del Sarcoma. Milán, Italia.

Abstracto

En los tumores del estroma gastrointestinal (GIST),  las terapias dirigidas molecularmente, comenzando con imatinib, se dirigen contra una activación de la mutación de KIT  o de PDGFRA, que acciona la enfermedad. 

Su eficacia ha llevado a la mediana de supervivencia de uno a por lo menos 5 años en el tratamiento del cáncer metastásico. 

Patrones de respuesta del tumor pueden incluir la reducción del tumor o no, pero están marcados por cambios patológicos y radiológicos en el tejido tumoral. 

La  sensibilidad del tumor a imatinib se puede predecir con precisión por el estado mutacional. Sin embargo, la enfermedad metastásica no se ha convertido verdaderamente en una condición crónica ya que la resistencia secundaria al imatinib sigue siendo un importante factor limitante que ocurre después de una mediana de 2 años, en la mayoría de los pacientes. 

Las terapias adicionales  disponibles, es decir, sunitinib y regorafenib,  pueden prolongar la supervivencia libre de progresión en intervalos de tiempo limitados.

 La resistencia es debido a mutaciones secundarias. Esto da lugar a una heterogeneidad molecular, lo que representa un desafío terapéutico formidable.

De hecho, la resistencia se puede extender de una manera gradual en todo el tumor: la progresión focal (en una parte del tumor) puede ser una posible presentación clínica, y los inhibidores de la tirosina quinasa pueden afectar al crecimiento del tumor incluso más allá de la progresión convencional. 

Además, los clones sensibles y resistentes  se expanden y se contraen en función de la presión selectiva de inhibidores de tirosina quinasa, de ahí las posibles respuestas en la REEXPOSICIÓN con fármacos. 

En el tratamiento adyuvante de alto riesgo para GIST molecularmente sensibles, el imatinib es capaz de retrasar sustancialmente recaídas, si estas fueran a  producirse, con un beneficio de supervivencia limitada, aunque, al parecer, sin impactar en la tasa de curación. © 2014 S. Karger AG, Basel.

Tumor Prog Res. 2014; 41:51-61. doi: 10.1159/000355898. Epub 2014 17 de febrero.
PMID: 24727986

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: