NEUMONITIS inducida por mesilato de imatinib-GLIVEC-

15 Ene

olla copy

Reexposición exitosa con imatinib en un paciente con leucemia mieloide crónica que previamente experimentó  neumonitis inducida por mesilato de imatinib

Ir SW 1 , Kim BK 1 , Lee SH 2 , Kim TJ 2 , Huh JY 1 , Lee JM 1 , Hah JH 1 , Kim DW 1 , Cho MJ 1 , Kim TW 1 , Kang JY 1 .
 Abstracto

El mesilato de imatinib es una terapia dirigida que actúa mediante la inhibición de la tirosina quinasa de la fusión bcr-abl oncogénica, que es específico para la leucemia mieloide crónica (LMC), y el receptor c-transmembrana, que es específico para tumores del estroma gastrointestinal . La neumonitis intersticial es un evento adverso poco frecuente de la terapia con imatinib. Clínicamente es difícil de distinguir de una neumonía, que puede ocurrir con frecuencia debido a la enfermedad subyacente. El tratamiento estándar para la neumonitis inducida por imatinib es parar de tomar  imatinib y opcionalmente administrar corticosteroides. 

Se describe un caso de  un paciente con neumonitis intersticial inducida por el imatinib para su tratamiento por (LMC) que paró el tratamiento y  lo  reinición 3 meses después , con éxito.

fuente

PMID: 24416057 [PubMed]
Respir Dis Tuberc (Seúl). 2013 Dic; 75 (6) :256-9. doi: 10.4046/trd.2013.75.6.256. Epub 2013 24 de diciembre.

mezclarte

mas  sobre neumonitis inducida por mesilato de imatinib-glivec-

mas  sobre neumonitis inducida por mesilato de imatinib-glivec-

mas  sobre neumonitis inducida por mesilato de imatinib-glivec-

El mesilato de imatinib (Gleevec, Novartis Pharmaceuticals Corporation) es un inhibidor de la proteína tirosincinasa
codificada por el gen Bcr-Abl inducido por el cromosoma Filadelfia en la leucemia mieloide crónica, efecto que lo ha posicionado como el tratamiento de elección para esta leucemia. También está indicado para el tratamiento de los pacientes con tumores irresecables con C-Kit (CD117) positivo y en tumores malignos gastrointestinales de origen estromal.

El imatinib es generalmente bien tolerado, sin embargo, ha sido asociado con náusea, vómito, diarrea, dispepsia, retención de líquidos, edema, rash, despigmentación, hepatotoxicidad, hemorragia y toxicidad hematológica (anemia, neutropenia y trombocitopenia).

Las complicaciones respiratorias como disnea y tos se presentan en 7 a 10 % y 10 a 14 % de los pacientes, respectivamente.

Otras complicaciones más graves asociadas a este medicamento son el derrame pleural secundario a retención hídrica y la neumonitis intersticial.

La toxicidad pulmonar inducida por imatinib tiene un amplio rango de presentación, que va de la tos y disnea al edema agudo pulmonar y neumonitis intersticial que pueden poner en peligro la vida. 

La neumonitis por hipersensibilidad se presenta en un promedio de 10 a 282 días (con una media de 49 días) después de iniciar el tratamiento a dosis de glivec de 200 a 600 mg. Los factores de riesgo asociados son dosis elevadas y reexposición al imatinib.

La retención de líquidos puede deberse a la inhibición prolongada del factor de crecimiento derivado de plaquetas, el cual está involucrado en la regulación de la homeostasis del líquido intersticial. El derrame pleural y edema pulmonar tuvieron una prevalencia de 2.3 % en un estudio fase II donde se administró imatinib a pacientes con leucemia mieloide en fase crónica.

Las manifestaciones clínicas de la neumonitis no son específicas e incluyen tos, fiebre, disnea e hipoxemia. El compromiso pulmonar puede ser rápidamente progresivo y evolucionar a síndrome de insuficiencia respiratoria aguda.

El diagnóstico se basa en la relación entre la ingesta del imatinib y el cuadro clínico, y en la exclusión de otras causas que pueden condicionar lesión pulmonar, incluyendo infecciones, sobrecarga de volumen, edema pulmonar, embolismo pulmonar, insuficiencia cardiaca o infiltración pulmonar.

Los hallazgos de laboratorio son leucocitosis, elevación de la velocidad de sedimentación globular y de la proteína C reactiva. El análisis del líquido pleural revela neutrófilos, linfocitos y eosinófilos. En las biopsias pulmonares de los enfermos que desarrollan toxicidad por imatinib se ha descrito neumonitis intersticial y fibrosis, destrucción de los septos alveolares, alveolitis linfocítica, infiltrados de células plasmáticas, infiltrados eosinofílicos e hiperplasia de los neumocitos tipo II.

 La radiografía de tórax muestra imagen de infiltrado difuso o en parches de forma unilateral o bilateral, opacidad en vidrio despulido o zonas de consolidación. La tomografía de tórax hace evidente infiltrado difuso en patrón de vidrio despulido, zonas de consolidación, derrame pleural y nódulos finos de forma difusa.

Conclusiones

Aunque es una complicación poco frecuente del imatinib y los pacientes suelen responder satisfactoriamente al tratamiento con corticosteroides y suspender temporalmente el tratamiento,  deberá ser tomada en cuenta por el grupo médico que prescribe imatinib.

Referencias

http://synapse.koreamed.org/Synapse/Data/PDFData/0003TRD/trd-71-210.pdf
http://zl.elsevier.es/es/revista/medicina-clinica-2/neumonitis-intersticial-penfigo-secundarios-imatinib-13085282-la-imagen-semana-2006
http://www.medigraphic.com/pdfs/gaceta/gm-2009/gm095m.pdf

informa

colectivogist

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: