Archivo | 18:50

Una encuesta detecta problemas de acceso a los antitumorales nuevos: Los oncólogos denuncian limitaciones en el acceso a fármacos contra el cáncer

10 Oct

sa1

La mitad de los centros que contestaron a la Sociedad Española de Oncología Médica describe obstáculos

En uno de cada cuatro no se prescriben fármacos para alguna de las indicaciones autorizadas

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/10/10/actualidad/1381425292_817573.html
  • Una encuesta realizada en 80 centros muestra las dificultades en 22 hospitales

  • En ellos existe al menos un fármaco con limitaciones pese a estar aprobado

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/10/10/oncologia/1381424307.html

Los tratamientos oncológicos son uno de los grupos de medicamentos más caros de los que se dispensan en hospitales, según el jefe de Oncología del Clínico, Eduardo Díaz-Rubio. Y, por eso mismo, los administradores y las autoridades los tienen el punto de mira a la hora de ahorrar. Una encuesta realizada por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) a la que han contestado 80 jefes de servicio de otros tantos hospitales (en España hay 600 centros de agudos,según el Ministerio de Sanidad), confirma los temores que los especialistas llevan meses denunciando. El trabajo ha detectado que en la mitad de ellos se ponen pegas (exige informes complementarios, por ejemplo) para usar alguno de los tratamientos de última generación en alguna de sus indicaciones (a veces un medicamento sirve para varios tumores). En 22 (la cuarta parte) directamente no se permite alguno de estos usos.

La encuesta da respuesta a los temores de los oncólogos de que los recortes en sanidad repercutan en la salud de los pacientes, ya que impide que se beneficien de las últimas novedades. Y ello a pesar de que se trata de productos aprobados para su uso en toda España por el Ministerio de Sanidad.

Por comunidades autónomas, son Cataluña y Andalucía las que, porcentualmente, ponen más pegas, informa la SEOM.

“El oncólogo debe ofrecer a los pacientes aquellos tratamientos que hayan demostrado ser eficaces, seguros y se encuentren avalados por las agencias reguladoras”, ha dicho Juan Jesús Cruz, presidente de la SEOM. “El uso de los mejores tratamientos oncológicos es un derecho irrenunciable que no tiene por qué estar reñido con un empleo racional de los recursos y un mayor celo en la contención del gasto”.

Los problemas de acceso han sido puestos de manifiesto esta semana en dos encuentros celebrados en Madrid. El martes 8, en una reunión sobre cáncer de mama organizada en la fundación Mutua Madrileña, Eva Ciruelos, oncóloga del hospital 12 de Octubre, alegó que ante la dificultad “siempre” se las apañaban, y apuntó a que participar en ensayos clínicos era una manera de conseguir acceder a las últimas novedades antes incluso de que fueran aprobados, con la ventaja para el sistema, indicó su jefe, Hernán Cortés Funes, de que durante las pruebas el medicamento lo paga el laboratorio.

El miércoles 9 fue un encuentro sobre cáncer colorrectal organizado por el laboratorio Amgen y la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios (ANIS) en el que se comentó que para hacer las pruebas genéticas previas (pues, si no, se corría el riesgo de usar un medicamento en pacientes que no lo iban a aprovechar) se había contado con la ayuda del laboratorio, que facilitaba los equipos. Con ello, por ejemplo, se reduce el número de personas candidatas a ser tratadas con panitumumab a un tercio (de unos 22.000 diagnósticos de cáncer de colon a 7.000 sin las mutaciones que lo harían inútil), pero, a cambio, se usa en personas que lo van a aprovechar y se evitan los efectos secundarios en los demás.

En ambos casos se planteó que había un riesgo de inequidad, ya que no todos los hospitales realizan ensayos ni las pruebas genéticas. Un factor que se añade al de las trabas administrativas por su coste, pese a que, como dijo Fernando Rivera, del Hospital Valdecilla de Santander, las pruebas para saber si se es candidato a recibir el fármaco cuestan 200 euros, y el tratamiento supone un gasto de 20.000, así que si se descartan a dos de cada tres pacientes el ahorro es considerable.

FUENTE
2013/10/10/
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/10/10/actualidad/1381425292_817573.html

 

 

sa2

  • Una encuesta realizada en 80 centros muestra las dificultades en 22 hospitales

  • En ellos existe al menos un fármaco con limitaciones pese a estar aprobado

Agencias | ELMUNDO.es | Madrid
2013/10/10/

En algunos hospitales españoles se están produciendo limitaciones en la disponibilidad y el acceso a algunos fármacos contra el cáncer para indicaciones en las que ya está aprobado su uso, según los resultados de una encuesta realizada por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) entre sus socios.

“En cáncer no podemos admitir que ningún tratamiento oncológico aprobado por el Sistema Nacional de Salud (SNS) tenga limitaciones de prescripción”, ha señalado el presidente de esta sociedad científica, Juan Jesús Cruz, que alerta de las desigualdades de acceso a estos fármacos que pueden ocasionar estas limitaciones.

La encuesta fue remitida a los más de 200 servicios de Oncología Médica que hay en España, obteniendo finalmente una muestra de 80 centros repartidos por todo el territorio nacional.

En ella se analizaba específicamente la existencia de dificultades para la prescripción de fármacos oncológicos de alto impacto económico que tuvieran indicación aprobada y con todos los trámites regulatorios necesarios completados para su uso en el SNS.

Para ello, se solicitaba respuesta específica para cada fármaco en todas sus indicaciones aprobadas, de acuerdo a estos criterios: prescripción sin limitaciones, prescripción posible pero con limitaciones (generalmente realización de informes justificativos) y finalmente prescripción no permitida en ese hospital en concreto.

Así, el análisis ha revelado que en 22 hospitales de los 80 encuestados existe al menos un fármaco que, en algunas de sus indicaciones, no puede estar disponible pese a estar aprobado para ese uso en España, y en 40 centros del total existen limitaciones para alguna de las indicaciones.

La SEOM no ha querido ofrecer más detalles de la encuesta por cuestiones de protección de datos, pero en el análisis por comunidades y en función del número de encuestas recibidas, se observa que el mayor número de problemas se agrupan en Cataluña y Andalucía.

Un derecho irrenunciable

Ante estos datos, los oncólogos piden poder ofrecer a los pacientes aquellos tratamientos que hayan demostrado ser eficaces, seguros y se encuentren avalados por las agencias reguladoras, y exigen que “los aspectos relacionados con el coste de los mismos deben ser tratados de una manera racional por las autoridades sanitarias, los expertos y la industria farmacéutica, sin que las demoras en su incorporación a la práctica clínica supongan un perjuicio para los pacientes”.

“El uso de los mejores tratamientos oncológicos es un derecho irrenunciable que no tiene por qué estar reñido con un empleo racional de los recursos y un mayor celo en la contención del gasto”, según Cruz.

Por ello, se ofrecen a colaborar con las autoridades sanitarias nacionales y autonómicas en el mantenimiento de la calidad en Oncología para garantizar la equidad de los pacientes con cáncer en el acceso a fármacos antitumorales. “Nuestra capacidad de diálogo con las administraciones sanitarias tiene ya un amplio recorrido plural e independiente”, ha remarcado.

Responsabilidad de las CCAA

Fuentes del Ministerio de Sanidad, han precisado que este departamento “garantiza la autorización y financiación en el Sistema Nacional de Salud de los medicamentos con demostrada eficacia y seguridad, y que aportan un valor terapéutico positivo para los pacientes”, y que son las Comunidades Autónomas a quienes les corresponde “la gestión adecuada de los servicios de salud y la garantía de acceso equitativo a los mismos de acuerdo a los criterios de indicación terapéutica”.

Las misma fuentes agregan que el Ministerio de Sanidad “adopta medidas de equidad y de garantías para que los pacientes españoles puedan tener acceso a tratamientos innovadores, independientemente de su precio”.

FUENTE
2013/10/10/
http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/10/10/oncologia/1381424307.html

¿La inmunohistoquímica proporciona datos adicionales de pronóstico en los tumores del estroma gastrointestinal ?

10 Oct
s4
Asian Pac Anterior J Cancer. 2013; 14 (8):4751-4758.
Demir L , N Ekinci , Erten C , Kucukzeybek Y , Alacacioglu A , somalí que , ¿Puede un , Dirican A , Bayoglu V , Akyol M , Cakalagaoglu FTarhan MO .
Fuente
Departamento de Oncología Médica, Ataturk Formación y de Investigación del Hospital, Izmir Katip Universidad Celebi, Turquía 

Abstracto

Antecedentes:

Investigar los efectos de predicción y pronóstico de las características clínico-patológicas e inmunohistoquímicas (IHC) en los pacientes con tumores del estroma gastrointestinal (GIST). 

Materiales y Métodos:

Cincuenta y seis pacientes que fueron diagnosticados con GIST entre 2002 y 2012 y fueron evaluados retrospectivamente. Las relaciones entre los factores y el pronóstico clínico-patológico / inmunohistoquímico fueron investigados. 

Resultados:

La mediana de supervivencia global (OS) de todo el grupo de estudio fue de 74,9 meses (de 42,8 a 107,1 meses), mientras que fue de 95,2 meses en gist resecables y de 44,7 meses en los pacientes metastáticos, respectivamente (p = 0,007).

La morfología del tumor epiteloide se asoció significativamente con supervivencia global (OS) acortada en comparación con otras histologías (p = 0,001). Tumores SMA (+) se correlacionaron significativamente con la actividad mitótica baja (<10/50HPF) (p = 0,034). 

 

Por otra parte, los pacientes con SMA (+) tienden a sobrevivir más tiempo y tuvieron significativamente mayor supervivencia libre de enfermedad (DFS) que los pacientes con  SMA (-) (37.7 meses frente a 15,9 meses, p = 0,002).

 Alto nivel de Ki-67 (≥ 30%) se asoció significativamente con una menor OS (34 vs 95,2 meses, p = 0,001, IC del 95%).

 CD34 (-) los tumores se asociaron significativamente con tumores proliferativos bajos (Ki-67 <10%) (p = 0,026).

 Mediana de SLP (supervivencia libre de progresión) de los pacientes que recibieron imatinib fue de 36 meses (27,7 a 44,2 meses). 

CD34 (-) pacientes tenían tiempos de Supervivencia Libre de Progresión (PFS) significativamente más larga que la de los tumores negativos; (50,8 vs 29,8 meses, p = 0,045).

S-100 y la expresión de desmina no jugaron ningún papel en predecir el pronóstico de los GIST. 

El análisis multivariado demostró que actividad mitiotica ≥ 10/50HPF fue el único factor independiente de riesgo implicado en de muerte de pacientes de en GIST.

Conclusiones:

 A pesar del pronóstico negativo y el efecto predictivo de una  alta expresión de Ki-67 y CD34, la actividad mitótica sigue siendo el factor pronóstico más importante en pacientes de GIST.

La positividad de  SMA parece afectar a un pronóstico positivo de GIST. 

Sin embargo, se requieren estudios multicéntricos, a gran escala para proporcionar datos de apoyo para estos resultados.

 AMPLIACIÓN DE CONCEPTOS

La INMUNOHISTOQUIMICA para GIST puede incluir KIT (CD117), CD34, actina de músculo liso( SMA), proteína S-100, desmina y pan-citoqueratina.

Aunque la coloración de la proteína KIT (CD117) es por lo general de diagnóstico para GIST, el patólogo a menudo realiza otras pruebas para descartar otros posibles diagnósticos. El aspecto histológico del tumor, así como su ubicación, el patólogo sugiere ciertos tipos de cáncer como alternativa, y se selecciona un grupo de pruebas para hacer un diagnóstico correcto. Un grupo de análisis típico podría incluir las siguientes investigaciones inmunohistoquímicas.

• CD34 es positivo en aproximadamente el 80% de los GIST gástricos pero sólo en el 50% de los GIST del intestino.

SMA o actina de músculo liso es positiva en aproximadamente el 30% de los GIST.

S-100 es positiva en aproximadamente el 5% de los GIST.

Desmina es positiva en aproximadamente el 2% de los GIST, con mayor frecuencia en los GIST que son negativos para KIT.

Pan-citoqueratina es positiva en <1% de los GIST

 KI-67

Algunos patólogos también utilizan un indicador alternativo de la división de las células cancerosas, llamado Ki-67 o MIB-1. Esta es una tinción inmunohistoquímica que identifica la célula en cada fase no quiescente del ciclo celular (todos excepto G0). El resultado se da como el porcentaje de células que han entrado en el ciclo celular. Este método y el recuento mitótico son similares en la evaluación de la proliferación de las células, pero los valores obtenidos con los dos métodos no se convierten fácilmente uno al de otro y no se han llevado a cabo en pacientes con GIST extensos estudios para validar el valor pronóstico de niveles específicos de reactividad nuclear MIB-1.

Un número por ejemplo de 30, significa que alrededor de 30% de las células están activas en el ciclo de una división celular a la siguiente, en lugar de estar en una etapa de reposo. El número de células en el ciclo es una indicación de la tasa de crecimiento del tumor y el riesgo de metástasis.

La determinación del índice de proliferación celular Ki-67, usando el anticuerpo monoclonal MIB-1 es para algunos autores más segura que el contaje del número de mitosis por campo. Según este índice, determinaciones ≥10 supondrían un mal pronóstico.

El índice mitótico

El índice mitótico es una de las partes más importantes del informe del patólogo, ya que indica la velocidad a la que su GIST está creciendo. Índice mitótico alto indica una mayor probabilidad de que el tumor recaiga en el futuro. Ver otros documentos en esta sección del Blog.

CAMPO DE GRAN AUMENTO (HPF)

El patólogo puede ver cuántas células están en la mitosis, en el examen de las diapositivas del tumor bajo un microscopio. Para determinar el índice mitótico, el patólogo literalmente cuenta, en una sección específica del tumor, el número de células que no pueden ser vistas en la fase de la mitosis.

Diferentes partes del tumor pueden crecer de manera más activa que otras, por lo que el patólogo debe evaluar cuidadosamente las distintas secciones y contar el sector con la más alta tasa de mitosis. Una vez que haya identificado la sección donde el crecimiento es más activo, el patólogo examina bajo el microscopio de 50 campos consecutivos de gran aumento (50 HPF) para contar la mitosis.

Un campo es una medida de estándares de la industria, y la tradicional es 50 HPF es equivalente a 5 mm2 de tejido. Si el patólogo usa un microscopio con un campo de dos veces más grande (llamados Óptica Wide Field), a continuación, sólo tiene 25 campos que contienen la misma área de tejido. Los recuentos se presentan una relación, por ejemplo. 3/50 HPF (3 mitosis por 50 HPF) o 15/50 HPF (15 mitosis por 50 HPF). Valores por debajo de 5/50 HPF son más favorables y los valores de más de 20/50 HPF son muy altos.

colectivogist