IMATINIB -glivec- prospecto muy completo

13 Ago

Glivec_400mg descarga (1)

IMATINIB

glivec

 

Presentaciones

Cápsulas duras 400 mg (como mesilato)

Indicaciones terapéuticas

Imatinib está indicado en el tratamiento de pacientes adultos con leucemia mieloide crónica (LMC), cromosoma Filadelfia positivo (bcr-abl), en fase crónica tras el fallo del tratamiento con interferón-alfa, en fase acelerada o crisis blástica.

Imatinib también está indicado en el tratamiento de pacientes adultos con tumores del estroma gastrointestinal (GIST) malignos no resecables y/o metastásicos Kit (CD 117) positivos.

La efectividad de Imatinib se basa en las tasas de respuesta hematológica y citogenética globales en LMC y en las tasas de respuesta objetiva en GIST (véase apartado 5.1). No existen ensayos controlados que demuestren el beneficio clínico o el aumento de la supervivencia para ninguna de las dos enfermedades.

Posología y forma de administración

El tratamiento debe ser iniciado por un médico experimentado en el tratamiento de pacientes con LMC o GIST.

La dosis prescrita debe ser administrada oralmente, una vez al día con alimentos y con un gran vaso de agua.

Posología para LMC

La dosis recomendada de Imatinib para pacientes con LMC en fase crónica es de 400 mg/día. La fase crónica de la LMC está definida por los siguientes criterios: blastos < 15% en sangre y en médula ósea, basófilos en sangre periférica < 20%, plaquetas > 100 x 109/l.

La dosis recomendada de Imatinib para pacientes en fase acelerada es de 600 mg/día. La fase acelerada está definida por la presencia de cualquiera de los siguientes parámetros: blastos ³ 15% pero < 30% en sangre o en médula ósea, blastos más promielocitos ³ 30% en sangre o en médula ósea (siempre que blastos < 30%), basófilos en sangre periférica³ 20%, plaquetas < 100 x 109/l no relacionados con el tratamiento.

La dosis recomendada de Imatinib para pacientes en crisis blástica es de 600 mg/día. La crisis blástica está definida como blastos ³ 30% en sangre o médula ósea, o enfermedad extramedular diferente a la hepatosplenomegalia.

Duración del tratamiento: En los ensayos clínicos, el tratamiento con Imatinib se continuó hasta la progresión de la enfermedad. No se ha estudiado el efecto de la interrupción del tratamiento después de conseguir una respuesta citogenética completa.

Los aumentos de la dosis de 400 mg a 600 mg en pacientes en fase crónica de la enfermedad, o de 600 mg hasta un máximo de 800 mg (administrados en dosis de 400 mg dos veces al día) en pacientes en fase acelerada o crisis blástica, pueden considerarse en ausencia de reacciones adversas severas y neutropenia o trombocitopenia severas no relacionadas con la leucemia, en las siguientes circunstancias: progresión de la enfermedad (en cualquier momento); si no se consigue una respuesta hematológica satisfactoria después de por lo menos 3 meses de tratamiento; pérdida de la respuesta hematológica alcanzada previamente. Debido a la posibilidad de un aumento de la incidencia de efectos adversos a dosis superiores, los pacientes deben ser estrechamente controlados tras la escalada de dosis.

Posología para GIST

La dosis recomendada de Imatinib para pacientes con GIST maligno no resecable y/o metastásico es de 400 mg/día.

Existen datos limitados sobre el efecto del aumento de la dosis desde 400 mg a 600 mg en pacientes que muestran progresión con la primera de las dosis (véase apartado 5.1).

Actualmente no se dispone de datos basados en una resección gastrointestinal previa que apoyen las recomendaciones posológicas específicas para pacientes con GIST. La mayoría de los pacientes (98%) del ensayo clínico (véase apartado 5.2) habían sido sometidos a una resección previa. Para todos los pacientes del estudio, había transcurrido como mínimo un intervalo de dos semanas entre la resección y la administración de la primera dosis de Imatinib. No obstante, no se pueden hacer recomendaciones adicionales basadas en este estudio.

Duración del tratamiento: En los ensayos clínicos en pacientes con GIST, el tratamiento con Imatinib continuó hasta la progresión de la enfermedad. En el momento del análisis, la duración del tratamiento era de 7 meses de mediana (7 días a 13 meses). No ha sido investigado el efecto de la interrupción del tratamiento después de alcanzar una respuesta.

Con los datos disponibles al día de hoy, la duración del tratamiento para GIST metastasicos o Gist inoparables, independientemente de la respuesta obtenida con el tratamiento, debe ser INDEFINIDO, hasta la progresión de la enfermedad. 

Ajuste de dosis para las reacciones adversas en pacientes con LMC y GIST

Reacciones adversas no hematológicas

Si se desarrolla una reacción adversa severa no hematológica con el uso de Imatinib, el tratamiento se interrumpirá hasta que la reacción se haya resuelto. Después, el tratamiento puede reanudarse según corresponda dependiendo de la severidad inicial de la reacción.

Si se producen aumentos en la bilirrubina > 3 veces el límite superior normal institucional (LSNI) o en las transaminasas hepáticas > 5 veces el LSNI, Imatinib debería interrumpirse hasta que los niveles de bilirrubina hayan vuelto a < 1,5 veces el LSNI y los niveles de transaminasas a < 2,5 veces el LSNI. El tratamiento con Imatinib puede entonces continuarse a la dosis diaria reducida (es decir, 400 mg – 300 mg ó 600 mg – 400 mg).

 

Reacciones adversas hematológicas

Se recomienda la reducción de dosis o la interrupción del tratamiento si se produce neutropenia y trombocitopenia severas, tal como se indica en la siguiente tabla.

Ajuste de dosis por neutropenia y trombocitopenia

LMC fase crónica y GIST

(dosis inicial 400 mg)

RAN < 1,0 x 109/l

y/o

plaquetas < 50 x 109/l

1.      Interrumpir Imatinib hasta que RAN ³ 1,5 x 109/l y plaquetas ³ 75 x 109/l.

2.      Reanudar el tratamiento con Imatinib a la dosis de 400 mg.

3.      Si recurre la situación de RAN < 1,0 x 109/l y/o plaquetas < 50 x 109/l, repetir el paso 1 y reanudar Imatinib a la dosis reducida de 300 mg.

LMC fase acelerada y crisis blástica (dosis inicial 600 mg)

1RAN < 0,5 x 109/l

y/o

plaquetas < 10 x 109/l

1.      Comprobar si la citopenia está relacionada con la leucemia (aspirado de médula ósea o biopsia).

2.      Si la citopenia no está relacionada con la leucemia reducir la dosis de Imatinib a 400 mg.

3.      Si la citopenia persiste durante 2 semanas, reducir hasta 300 mg.

4.      Si la citopenia persiste durante 4 semanas y sigue sin estar relacionada con la leucemia, interrumpir Imatinib hasta que RAN ³ 1 x 109/l y plaquetas ³ 20 x 109/l, entonces reanudar el tratamiento con 300 mg.

RAN = Recuento absoluto de neutrófilos

1 que ocurra al menos después de un mes de tratamiento

Uso en pediatría: No se ha establecido la seguridad ni la eficacia de Imatinib en pacientes de edad inferior a los 18 años. Actualmente sólo se dispone de datos limitados que son insuficientes para recomendar el uso en este grupo de edad.

Insuficiencia hepática: Dado que no se han realizado ensayos clínicos en pacientes con función hepática reducida, no puede darse una recomendación específica sobre el ajuste de dosis. Como imatinib es metabolizado principalmente por el hígado, se espera que la exposición a Imatinib aumente si la función hepática está deteriorada. Imatinib debe utilizarse con precaución en pacientes con disfunción hepática (véanse apartados 4.4 y 4.8).

Insuficiencia renal: No se han realizado ensayos clínicos con Imatinib en pacientes con función renal reducida (los ensayos excluyeron a pacientes con concentración de creatinina sérica más de dos veces el límite superior del rango normal). Imatinib y sus metabolitos no se excretan de forma significativa por vía renal. No se espera un descenso en el aclaramiento corporal total en pacientes con insuficiencia renal ya que el aclaramiento renal de imatinib es despreciable. Sin embargo, se recomienda precaución en casos de insuficiencia renal severa.

Pacientes de edad avanzada: No se ha estudiado la farmacocinética de imatinib específicamente en personas de edad avanzada. En los ensayos clínicos en pacientes adultos, que incluyeron más de un 20% de pacientes de 65 años o mayores, no se han observado diferencias significativas en la farmacocinética relacionadas con la edad. No es necesaria una recomendación específica de dosis en pacientes de edad avanzada.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes.

 

Advertencias y precauciones especiales de empleo

Cuando se administra Imatinib con otros medicamentos existe un potencial de interacciones entre fármacos (véase apartado 4.5).

Un paciente que estaba tomando paracetamol de forma regular para la fiebre murió a causa de un fallo hepático agudo. Aunque aún se desconoce la etiología, debe tenerse precaución cuando se utiliza paracetamol.

Para minimizar el riesgo de irritación gastrointestinal Imatinib debe tomarse con alimentos y con un gran vaso de agua.

El metabolismo de Imatinib es principalmente hepático, y sólo un 13% de la excreción es a través de los riñones. Actualmente no existen ensayos clínicos con Imatinib en pacientes con disfunción hepática o renal. Imatinib sólo debe utilizarse en pacientes con disfunción hepática severa tras una valoración riesgo/beneficio detallada. En estos casos deben monitorizarse cuidadosamente los recuentos en sangre periférica y los enzimas hepáticos (véanse apartados 4.2 y 4.8). Debe tenerse en cuenta que los pacientes con GIST pueden presentar metástasis hepáticas que pueden dar lugar a una insuficiencia hepática.

Se han notificado casos de retención severa de líquidos (efusión pleural, edema, edema pulmonar, ascitis) en aproximadamente 1–2% de los pacientes tratados con Imatinib, por lo que es altamente recomendable pesar a los pacientes de forma regular. Deberá estudiarse cuidadosamente un aumento rápido e inesperado de peso, y si se considera necesario, deberán llevarse a cabo medidas terapéuticas y de soporte. En los ensayos clínicos, hubo un aumento de la incidencia de estos acontecimientos en pacientes de edad avanzada y en aquéllos con una historia previa de enfermedad cardíaca. Por lo tanto, deberá tenerse precaución en pacientes con disfunción cardíaca.

En el ensayo clínico de GIST, se notificaron tanto hemorragias gastrointestinales como intra-tumorales (véase apartado 4.8). En base a los datos disponibles, no se han identificado factores de predisposición (por ejemplo: tamaño del tumor, localización del tumor, trastornos de la coagulación) que supongan a los pacientes con GIST un mayor riesgo para cualquier tipo de hemorragia. Dado que la vascularidad aumentada y la propensión a hemorragias es parte de la naturaleza y el curso clínico de GIST, deberán aplicarse prácticas y procedimientos estandarizados para el control y el manejo de las hemorragias en todos los pacientes.

Pruebas de laboratorio

Durante el tratamiento con Imatinib deben realizarse regularmente recuentos sanguíneos completos. El tratamiento con Imatinib de pacientes con LMC se ha asociado con neutropenia o trombocitopenia. Sin embargo, la presencia de estas citopenias está probablemente relacionada con la fase de la enfermedad que se esté tratando, siendo más frecuentes en pacientes en fase acelerada de LMC o crisis blástica, en comparación con pacientes en fase crónica de LMC. El tratamiento con Imatinib puede ser interrumpido o la dosis reducida, tal como se recomienda en el apartado 4.2 (Posología y forma de administración).

La función hepática (transaminasas, bilirrubina, fosfatasa alcalina) debe ser controlada regularmente en pacientes que estén recibiendo Imatinib.

Imatinib y sus metabolitos no se excretan por vía renal en una cantidad significativa (13%). Se sabe que el aclaramiento de creatinina se reduce con la edad, y que ésta no afecta de forma significativa la cinética de Imatinib.

 

Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción

Fármacos que pueden alterar las concentraciones plasmáticas de imatinib

Fármacos que pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de imatinib:

Las sustancias que inhiben la actividad del citocromo P450, isoenzima CYP3A4 (p. ej. ketoconazol, itraconazol, eritromicina, claritromicina) podrían reducir el metabolismo y aumentar las concentraciones de imatinib. Hubo un aumento significativo en la exposición a imatinib (la Cmáx y AUC medias de imatinib aumentaron en un 26% y 40%, respectivamente) en sujetos sanos cuando fue administrado conjuntamente con una dosis única de ketoconazol (un inhibidor del CYP3A4). Deberá tenerse precaución cuando se administre Imatinib con inhibidores de la familia del CYP3A4.

 

Fármacos que pueden reducir las concentraciones plasmáticas de imatinib:

Las sustancias que son inductoras de la actividad del CYP3A4 podrían aumentar el mebabolismo y reducir las concentraciones plasmáticas de imatinib. La administración conjunta de medicamentos que inducen el CYP3A4 (p. ej. dexametasona, fenitoína, carbamazepina, rifampicina, fenobarbital o hypericum perforatum, también conocido como hierba de San Juan) pueden reducir la exposición a Imatinib. No se han realizado estudios específicos, pero un paciente tratado de forma crónica con fenitoína (un inductor del CYP3A4) al que se le administraban 350 mg diarios de Imatinib tuvo una AUC0-24 aproximadamente una quinta parte la AUC0-24 típica de 20 µg•h/ml. Esto probablemente refleja la inducción del CYP3A4 por la fenitoína. Por lo tanto, se recomienda precaución.

Fármacos a los que Imatinib puede alterar su concentración plasmática

Imatinib aumenta la Cmáx y AUC medias de simvastatina (sustrato del CYP3A4) 2 y 3,5 veces, respectivamente, lo que indica que imatinib inhibe el CYP3A4. Por lo tanto, se recomienda precaución cuando se administre Imatinib con sustratos del CYP3A4 con un estrecho margen terapéutico (p. ej. ciclosporina o pimozida) y los pacientes deben ser advertidos para que eviten o restrinjan el uso de fármacos con o sin receta que contengan paracetamol. Imatinib puede aumentar la concentración plasmática de otros fármacos metabolizados por el CYP3A4 (p. ej. triazolo-benzodiazepinas, dihidropiridina, bloqueantes de los canales de calcio, ciertos inhibidores de la HMG-CoA reductasa, es decir, estatinas, etc.).

Los pacientes que precisen anticoagulantes deberán recibir heparina de bajo peso molecular o estándar ya  que la warfarina se metaboliza mediante el CYP2C9.

In vitro, Imatinib inhibe la actividad del citocromo P450, isoenzima CYP2D6 a concentraciones similares a las que afectan la actividad del CYP3A4. Por lo tanto, la exposición sistémica a los sustratos del CYP2D6 está potencialmente aumentada cuando se administran de forma conjunta con Imatinib. Sin embargo, no se han realizado estudios específicos y se recomienda precaución.

Para ayudar a los pacientes a lidiar con su tratamiento, y disponer de una información mas exhaustiva sobre las interacciones de los fármacos contra GIST con otros medicamentos, facilitamos información  en nuestra pagina Web:

http://www.gistespaña.es/ 

 

en la pestaña: Tratamientos actuales, 

sección : http://www.xn--gistespaa-s6a.es/Ventanas/tratamientos-actuales.htm#inter

Embarazo y lactancia

Embarazo

No existen datos adecuados sobre la utilización de imatinib en mujeres embarazadas. Sin embargo, los estudios en animales han mostrado toxicidad reproductiva (véase 5.3) y se desconoce el riesgo potencial para el feto. Imatinib no debería utilizarse durante el embarazo excepto si fuese claramente necesario. Si se utiliza durante el embarazo, la paciente ha de ser informada del riesgo potencial para el feto. Las mujeres en edad fértil han de ser advertidas de que utilicen un método anticonceptivo eficaz durante el tratamiento.

Lactancia

Se desconoce si imatinib se excreta en la leche en humanos. En animales, imatinib y /o sus metabolitos se excretaron de forma extensa en la leche. Por lo tanto, las mujeres que están tomando Imatinib no deben amamantar a sus hijos.

Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas

Aunque no se han recibido notificaciones específicas, los pacientes deben ser advertidos de que durante el tratamiento con imatinib pueden tener reacciones adversas tales como mareos o visión borrosa. Por lo tanto, debe recomendarse precaución cuando se conduzca un coche o se utilice maquinaria.

Los pacientes en fases avanzadas de LMC o GIST malignos pueden tener múltiple sintomatología clínica que puede hacer difícil la atribución de causalidad de los efectos adversos, dada la variedad de síntomas relacionados con la enfermedad subyacente, su progresión y la administración conjunta de numerosas medicaciones.

En los ensayos clínicos la interrupción del tratamiento debido a las reacciones adversas relacionadas con el fármaco se observó sólo en el 1% de los pacientes en fase crónica, el 2% de los pacientes en fase acelerada y el 5% de los pacientes en crisis blástica. En GIST el 3% de los pacientes interrumpió la medicación del estudio debido a acontecimientos adversos relacionados con el fármaco.

Las reacciones adversas en pacientes con LMC y GIST fueron similares con dos excepciones. Se observó más mielosupresión en pacientes con LMC que con GIST, lo que probablemente sea debido a la enfermedad subyacente. En el ensayo clínico de GIST, 7 (5%) pacientes presentaron Criterios de Toxicidad Comunes (CTC) de grado 3 / 4: hemorragias gastrointestinales (3 pacientes), hemorragias intra-tumorales (3 pacientes) o ambas (1 paciente). La localización del tumor gastrointestinal podría haber sido la causa de las hemorragias gastrointestinales (véase apartado 4.4). Las hemorragias gastrointestinales y tumorales podrían ser graves y en ocasiones fatales. Las reacciones adversas relacionadas con el tratamiento notificadas más comúnmente (³ 10%) en ambas patologías fueron leves: náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, fatiga, mialgia, calambres musculares y erupción . Un hallazgo común en todos los estudios fueron los edemas superficiales, siendo descritos principalmente como edemas periorbitales o de los miembros inferiores. Sin embargo, estos edemas raramente fueron severos y pudieron ser tratados con diuréticos, otras medidas de soporte o reduciendo la dosis de Imatinib.

Diversos efectos adversos tales como efusión pleural, ascitis, edema pulmonar y aumento rápido de peso con o sin edema superficial pueden ser descritos de forma conjunta como “retención de líquidos”. Estos efectos pueden normalmente ser tratados interrumpiendo el tratamiento con Imatinib, administrando diuréticos u otras medidas terapéuticas de soporte. Sin embargo, algunos de estos efectos pueden ser graves o comportar riesgo para la vida. Un paciente con crisis blástica murió con una historia clínica compleja de efusión pleural, insuficiencia cardíaca congestiva y fallo renal.

Reacciones adversas

Se detallan a continuación las reacciones adversas notificadas, excepto los casos aislados, por sistemas orgánicos y por frecuencia. Las frecuencias se definen como: muy frecuentes (> 1/10), frecuentes (>1/100, £ 1/10), nada frecuentes (>1/1.000, £ 1/100).


Muy frecuentes

  • Trastornos del sistema linfático y sanguíneo: Neutropenia, trombocitopenia, anemia

  • Trastornos del sistema nervioso : Cefalea

  • Trastornos gastrointestinales : Náuseas, vómitos, diarrea, dispepsia, dolor abdominal

  • Trastornos del tejido de la piel y subcutáneos : Edema periorbital, dermatitis/eczema/ erupción

  • Trastornos musculoesqueléticos, del tejido conectivo y óseos : Espasmos y calambres musculares, dolor musculoesquelético, tumefacción de las articulaciones

  • Trastornos generales y condiciones en el punto de administración: Retención de líquidos y edema, fatiga

 

Frecuentes

  • Trastornos del sistema linfático y sanguíneo: Neutropenia febril, pancitopenia

  • Trastornos del metabolismo y nutrición: Anorexia

  • Trastornos del sistema nervioso : Mareo, alteraciones del gusto, parestesia, insomnio

  • Trastornos oculares: Conjuntivitis, aumento del lagrimeo

  • Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Efusión pleural, epistaxis

  • Trastornos gastrointestinales : Distensión abdominal, flatulencia, estreñimiento, sequedad de boca

  • Trastornos del tejido de la piel y subcutáneos:  Edema facial, edema palpebral, prurito, eritema, sequedad de piel, alopecia, sudoración nocturna

  • Trastornos generales y condiciones en el punto de administración: Pirexia, debilidad, escalofríos

  • Investigaciones : Aumento de peso

 

Nada frecuentes

  • Infecciones e infestaciones: Sepsis, neumonía, herpes simple, herpes zoster, infecciones del tracto respiratorio superior

  •   Trastornos del metabolismo y nutrición: Deshidratación, hiperuricemia, hipocaliemia, hipercaliemia, hiponatremia, aumento del apetito

  •   Trastornos psiquiátricos: Depresión

  • Trastornos del sistema nervioso : Ictus hemorrágico, síncope, neuropatía periférica, hipoestesia, somnolencia, migraña

  • Trastornos oculares: Irritación ocular, visión borrosa, hemorragia conjuntival, sequedad ocular, edema orbital

  • Trastornos auditivos y laberínticos: Vértigo

  • Trastornos cardiacos: Insuficiencia cardíaca, edema pulmonar, taquicardia

  • Trastornos vasculares: Hematomas, hipertensión, hipotensión, sofocos, enfriamiento periférico

  • Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Disnea, tos

  • Trastornos gastrointestinales : Hemorragia gastrointestinal, melena, ascitis, úlcera gástrica, gastritis, reflujo gastroesofágico, ulceración de la boca, eructación

  • Trastornos hepatobiliares: Ictericia, aumento de enzimas hepáticos, hiperbilirrubinemia

  • Trastornos del tejido de la piel y subcutáneos:  Petequias, contusión, aumento de la sudoración, urticaria, onicoclasis, reacción de fotosensibilidad, púrpura, angioedema, dermatitis exfoliativa y erupciones bullosas

  • Trastornos musculoesqueléticos, del tejido conectivo y óseos : Ciática

  • Trastornos renales y urinarios: Fallo renal

  • Trastornos del sistema reproductor y de la mama: Ginecomastia, aumento del tamaño de las mamas, edema de escroto

  • Trastornos generales y condiciones en el punto de administración: Malestar, hemorragia

  • Investigaciones : Aumento de la fosfatasa alcalina sanguínea, aumento de la creatinina sanguínea, pérdida de peso

Para ayudar a los pacientes a lidiar con su tratamiento, y paliar los efectos secundarios, facilitamos información  en nuestra pagina Web:

http://www.gistespaña.es/ 

 

en la pestaña: Tratamientos actuales, sección :Efectos secundarios

 

y en nuestro Blog: 

https://colectivogist.wordpress.com/

 

https://colectivogist.wordpress.com/category/efectos-secundarios-producidos-por-los-farmacos/

Anormalidades en las pruebas de laboratorio

Hematología

En todos los estudios en LMC se han observado citopenias, particularmente neutropenia y trombopenia, sugiriendo una mayor frecuencia a dosis elevadas ³ 750 mg (estudio de fase I). Sin embargo, la presencia de citopenias fue también claramente dependiente de la fase de la enfermedad, la frecuencia de neutropenias (RAN < 1,0 x 109/l) y trombocitopenias (recuento de plaquetas < 50 x 109/l) de grado 3 ó 4, siendo entre 2 y 3 veces mayor en crisis blástica y en fase acelerada (58-62% y 42-58% para neutropenia y trombopenia, respectivamente) comparado con la LMC en fase crónica (33% neutropenia y 17% trombopenia). Se observó neutropenia (RAN < 0,5 x 109/l) y trombopenia (recuento de plaquetas < 10 x 109/l) de grado 4 en el 8% y en menos del 1% respectivamente, de los pacientes de LMC en fase crónica. La mediana de la duración de los episodios de neutropenia y trombocitopenia normalmente fue de 2 a 3 semanas y de 3 a 4 semanas, respectivamente. Estos efectos normalmente pueden ser tratados con reducción de dosis o con interrupción del tratamiento con Imatinib, pero en casos raros puede llevar al cese definitivo del tratamiento.

En pacientes con GIST se informó de anemias de grado 3 y 4 en el 3,4% y 0,7% de los pacientes, respectivamente, que pueden estar relacionadas con las hemorragias gastrointestinales o intratumorales al menos en alguno de estos casos. Se observó neutropenia de grado 3 y 4 en el 4,1% y 3,4% de los pacientes, respectivamente y trombocitopenia de grado 3 en el 0,7% de los pacientes. Ningún paciente desarrolló trombocitopenia de grado 4. El descenso de los leucocitos y recuento de neutrófilos tuvo lugar principalmente durante las primeras seis semanas de tratamiento, permaneciendo después los valores relativamente estables.

Bioquímica

La elevación severa de las transaminasas o de la bilirrubina no fue nada frecuente (< 3% de los pacientes) y normalmente se trató con reducción de dosis o interrupción del tratamiento (la mediana de la duración de estos episodios fue aproximadamente de una semana). En menos del 0,5% de los pacientes el tratamiento se interrumpió de forma permanente debido a la alteración de las pruebas hepáticas. Sin embargo, un paciente en fase acelerada murió de fallo hepático agudo en el cual no pudo establecerse formalmente la interacción del fármaco con dosis elevadas de paracetamol (véase apartado 4.5).

Sobredosis

La experiencia con dosis superiores a 800 mg es limitada. En caso de sobredosificación, el paciente deberá ser observado y se le administrará el tratamiento de soporte adecuado.

Un paciente con crisis mieloide blástica tomó 1200 mg de Imatinib durante 6 días de forma inadvertida y experimentó aumento de creatinina sérica de Grado 1, ascitis y aumento de los niveles de transaminasas hepáticas de Grado 2 y aumento de la bilirrubina de Grado 3. Se interrumpió temporalmente el tratamiento y en una semana revertieron completamente todas las anormalidades. El tratamiento se reanudó a la dosis de 400 mg sin recurrencia de problemas.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

 

Propiedades farmacodinámicas

Grupo farmacoterapéutico: inhibidor de la proteína tirosina-kinasa, código ATC: L01XX28

Imatinib es un inhibidor de la proteína tirosina-kinasa que inhibe de forma potente la Bcr-Abl tirosina kinasa in vitro, a nivel celular e in vivo. El compuesto inhibe selectivamente la proliferación e induce la apoptosis en las líneas celulares Bcr-Abl positivo así como en las células leucémicas nuevas de la LMC cromosoma Filadelfia positivo y en pacientes con leucemia linfoblástica aguda (LLA).

In vivo el compuesto muestra actividad antitumoral como agente único en modelos animales utilizando células tumorales Bcr-Abl positivos.

Imatinib también es un inhibidor del receptor tirosina-kinasa para el factor de crecimiento derivado de plaquetas (FCDP), FCDP-R y factor de células troncales (FCT), c-Kit e inhibe los procesos celulares mediados por FCDP y FCT. In vitro, imatinib inhibe la proliferación e induce la apoptosis en las células de tumores del estroma gastrointestinal (GIST), las cuales expresan una mutación kit activa.

 

Ensayos clínicos en leucemia mieloide crónica

La efectividad de Imatinib se basa en las tasas de respuesta hematológica y citogenética globales. No existen ensayos controlados que demuestren el beneficio clínico, tales como mejora de los síntomas relacionados con la enfermedad o el aumento de la supervivencia.

Tres grandes ensayos fase II, internacionales, abiertos, no controlados se llevaron a cabo en pacientes con LMC cromosoma Filadelfia positivo (Ph +), en fase avanzada de la enfermedad, crisis blástica o fase acelerada, otras leucemias Ph + o con LMC en fase crónica en los que había fallado la terapia con interferón-alfa (IFN).

En todos los ensayos clínicos el 40% de los pacientes eran ³ 60 años y el 10-12% de los pacientes eran ³ 70 años.

Fase crónica, fallo del Interferón: 532 pacientes fueron tratados con una dosis inicial de 400 mg. Los pacientes fueron distribuidos en tres categorías principales: fallo hematológico (29%), fallo citogenético (35%) o intolerancia al interferón (36%). Los pacientes habían recibido tratamiento previo con IFN durante una mediana de 14 meses a dosis de ³ 25 x 106UI/semana y todos estaban en una fase crónica tardía, con una mediana de tiempo desde el diagnóstico de 32 meses. La variable principal de eficacia del estudio fue la tasa de respuesta citogenética mayor (respuesta completa más parcial, 0 – 35% metafases Ph + en médula ósea).

En este estudio el 49% de los pacientes alcanzaron una respuesta citogenética mayor que fue completa en el 30% (confirmado en el 16%) de los pacientes (Tabla 1). En el 88% de los pacientes se  consiguió una respuesta hematológica completa.

Fase acelerada: se incluyeron 235 pacientes con la enfermedad en fase acelerada. Los primeros 77 pacientes iniciaron el tratamiento con 400 mg, se rectificó posteriormente el protocolo para permitir una mayor dosificación y los restantes 158 pacientes iniciaron el tratamiento con 600 mg.

La variable principal de eficacia fue la tasa de respuesta hematológica, informada como respuesta hematológica completa, no evidencia de leucemia (es decir, aclaramiento blástico desde médula ósea y sangre, pero sin una recuperación total de sangre periférica como en una respuesta completa) o retorno a la fase crónica de la LMC. Se consiguió una respuesta hematológica confirmada en el 63% de los pacientes (Tabla 1). De forma importante, el 21% de los pacientes también consiguieron una respuesta citogenética  mayor, que fue completa en el 14% (confirmado en el 4%) de los pacientes. Para los pacientes tratados con 600 mg, la estimación de la incidencia de supervivencia libre de progresión a los 9 meses y la supervivencia global es del 68% y 83%, respectivamente.

Crisis mieloide blástica: se incluyeron 260 pacientes con crisis mieloide blástica. 95 (37%) habían recibido anteriormente quimioterapia para el tratamiento tanto de la fase acelerada como la crisis blástica (“pacientes pretratados”) mientras 165 (63%) no (“pacientes no tratados”). Los primeros 37 pacientes iniciaron el tratamiento con 400 mg, se rectificó posteriormente el protocolo para permitir una mayor dosificación y los restantes 223 pacientes iniciaron el tratamiento con 600 mg.

La variable principal de eficacia fue la tasa de respuesta hematológica, informada tanto como respuesta hematológica completa, no evidencia de leucemia o vuelta a la fase crónica de la LMC utilizando el mismo criterio que para el estudio en fase acelerada. En este estudio, el 26% de los pacientes alcanzaron una respuesta hematológica (30% de los pacientes no tratados previamente y 19% de los pacientes previamente tratados). La tasa de respuesta también fue superior en los pacientes tratados con 600 mg (29%) en comparación con los pacientes tratados con 400 mg (11%, p=0,0220). La mediana estimada de supervivencia de los pacientes no tratados previamente y los tratados fue de 7,1 y 5,2 meses, respectivamente.

Crisis linfoide blástica: se incluyeron un número limitado de pacientes en los estudios de fase I (n=10). La tasa de respuesta hematológica fue del 70% con una duración de 2-3 meses.

Tabla 1                      Respuesta en pacientes con LMC en los ensayos clínicos

Estudio 0110

Fase crónica, fallo IFN (n=532)

Estudio 0109

Fase acelerada

(n=235)

Estudio 0102

Crisis mieloide blástica

(n=260)

                                                                        % de pacientes (IC 95%)

Respuesta hematológica1

   Respuesta hematológica completa (RHC)

   Sin evidencia de leucemia (NEL)

   Retorno a la fase crónica (RFC)

88% (84,9-90,6)

88%

No aplicable

No aplicable

63% (56,5-69,2)

28%

11%

24%

26% (20,9-31,9)

4%

3%

19%

Respuesta citogenética mayor2

   Completa

(Confirmada3) [95% IC]

   Parcial

49% (45,1-53,8)

30%

(16%) [11,8-18,0]

19%

21% (16,2-27,1)

14%

(4%) [2,1-7,7]

7%

13,5% (9,6-18,2)

5%

(1%) [0,2-3,3]

8,5%

1Criterio de respuesta hematológica (todas las respuestas confirmadas tras ³ 4 semanas):

RHC:     Estudio 0110 [Recuento de leucocitos < 10 x 109/l, plaquetas < 450 x 109/l, mielocitos+metamielocitos en sangre < 5%, sin blastos ni promielocitos en sangre, basófilos < 20%, sin implicación extramedular] y los estudios 0102 y 0109 [RAN ³ 1,5 x 109/l, plaquetas ³ 100 x 109/l, sin blastos en sangre, blastos en la médula ósea < 5% y sin enfermedad extramedular]

NEL:      Mismo criterio que para RHC pero RAN ³ 1 x 109/l y plaquetas ³ 20 x 109/l (solo 0102 y 0109)

RFC:      < 15% de blastos en médula ósea y sangre periférica, < 30% blastos + promielocitos en médula ósea y sangre periférica, < 20% basófilos en sangre periférica, sin enfermedad extramedular aparte del bazo e hígado (solo para 0102 y 0109).

MO = médula ósea, SP = sangre periférica

2Criterio de respuesta citogenética:

Una respuesta mayor combina ambas, la respuesta completa y la parcial: completa (0% de metafases Ph +), parcial (1-35%)

3Respuesta citogenética completa confirmada mediante una segunda evaluación citogenética de la médula ósea realizada al menos un mes después del estudio inicial de la médula ósea.

Ensayos clínicos en GIST

Se realizó un ensayo multinacional de fase II, abierto, aleatorizado, no controlado, en pacientes con tumores del estroma gastrointestinal (GIST) maligno no resecable o metastásico. En este ensayo se reclutaron 147 pacientes, los cuales se aleatorizaron para recibir 400 mg ó 600 mg por vía oral cada día durante un máximo de 24 meses. Estos pacientes tenían edades comprendidas entre los 18 y 83 años y un diagnóstico patológico de GIST maligno Kit-positivo no resecable y/o metastásico. Sistemáticamente se realizaron pruebas inmunohistoquímicas con el anticuerpo Kit (A-4052, antisuero policlonal de conejo, 1:100, DAKO Corporation, Carpinteria, CA) según el análisis mediante un método de complejo avidina-biotina-peroxidasa después de recuperar el antígeno.

La evidencia principal de eficacia se basó en las tasas de respuesta objetiva. Se requerían tumores medibles en al menos un lugar de la enfermedad y una evaluación de la respuesta en base a los criterios del Southwestern Oncology Group (SWOG). Los resultados se muestran en la tabla 2.

Tabla 2        

Mejor respuesta tumoral en el ensayo STIB2222 (GIST)

Mejor respuesta

Todas las dosis (n=147)

400 mg (n=73)

600 mg (n=74)

n (%)

Respuesta completa

0

Respuesta parcial

59 (40,1)

Enfermedad estable

61 (41,5)

Enfermedad progresiva

18 (12,2)

No evaluable

7 (4,8)

Desconocido

2 (1,4)

No hubo diferencias en las tasas de respuesta entre los dos grupos de dosis. Un número significativo de pacientes presentaba estabilidad de la enfermedad en el momento del análisis intermedio. Un análisis adicional de los 61 pacientes con enfermedad estable mostró que 19 pacientes presentaron una reducción > 25% (pero < 50%) de la enfermedad medible y 28 presentaron respuesta parcial no confirmada en el momento de cierre. Con una mediana actual de seguimiento de 7 meses (7 días a 13 meses) no ha habido progresión en ninguno de los pacientes con respuesta. De los 12 pacientes que no obtuvieron una respuesta y a los que se escaló la dosis desde 400 a 600 mg debido a la progresión de la enfermedad, dos pacientes alcanzaron posteriormente una estabilización de la enfermedad.

Propiedades farmacocinéticas

 

Farmacocinética de Imatinib

La farmacocinética de Imatinib ha sido evaluada en  un rango de dosificación de 25 a 1000 mg. Los perfiles farmacocinéticos plasmáticos se analizaron en el día 1 y en el día 7 o día 28, cuando las concentraciones plasmáticas habían alcanzado el estado estacionario.

 

Absorción

La biodisponibilidad absoluta media para la formulación de cápsulas es del 98%. Hubo una elevada variabilidad entre pacientes en las AUC de los niveles plasmáticos de imatinib después de una dosis oral. Cuando se administró junto con una comida rica en grasas, la tasa de absorción de imatinib se redujo mínimamente (11% de reducción en Cmáx y prolongación de tmáx de 1,5 h), con una pequeña reducción del AUC (7,4%) comparado con condiciones en ayunas. No se ha investigado el efecto de la cirugía gastrointestinal previa sobre la absorción del fármaco.

Distribución

En base a experimentos in vitro, a concentraciones clínicamente relevantes de imatinib, la unión a proteínas plasmáticas fue de aproximadamente el 95%, principalmente a albúmina y a alfa-ácido-glicoproteína, con baja unión a lipoproteínas.

Metabolismo

El principal metabolito circulante en humanos es el derivado N-desmetilado de piperazina, el cual muestra in vitro una potencia similar a la del compuesto inicial. La AUC plasmática para el metabolito fue de sólo el 16% de la AUC del imatinib.

Imatinib junto con su metabolito N-desmetil alcanzaron aproximadamente el 65% de la radioactividad circulante (AUC (0-48h)). El resto de radioactividad circulante correspondió a un número de metabolitos menores.

Los resultados in vitro mostraron que el CYP3A4 fue el principal enzima humano del P450 que cataliza la biotransformación de imatinib. De una serie de medicaciones concomitantes (acetaminofeno, aciclovir, alopurinol, anfotericina, citarabina, eritromicina, fluconazol, hidroxiuera, norfloxacino, penicilina V) sólo eritromicina (IC50 50 µM) y fluconazol (IC50 118 µM) mostraron inhibición del metabolismo de imatinib con posible relevancia clínica.

In vitro imatinib mostró ser un inhibidor competitivo de sustratos marcadores para CYP2C9, CYP2D6 y CYP3A4/5. Los valores Ken los microsomas hepáticos humanos fueron 27, 7,5 y 7,9 mmol/l, respectivamente. Las concentraciones plasmáticas máximas de imatinib en pacientes son 2 – 4 mmol/l, como consecuencia, es posible una inhibición del metabolismo mediado por CYP2D6 y/o CYP3A4/5 de los fármacos administrados conjuntamente. Imatinib no interfirió en la biotransformación del 5-fluorouracilo, pero inhibió el metabolismo del paclitaxel como resultado de una inhibición competitiva del CYP2C8 (Ki = 34,7 µM). Este valor Ki es muy superior al nivel plasmático esperado de imatinib en pacientes, por lo tanto no se espera una interacción en la administración conjunta tanto de 5-flulorouracilo o paclitaxel e imatinib.

Eliminación

En base a la recuperación de los compuestos después de una dosis oral de imatinib marcado en el C14, aproximadamente el 81% de la dosis se recuperó en 7 días en heces (68% de la dosis) y orina (13% de la dosis). Imatinib inalterado alcanza el 25% de la dosis (5% orina, 20% heces), siendo el resto metabolitos.

Farmacocinética plasmática

Tras la administración oral a voluntarios sanos, el t1/2 fue aproximadamente 18 h, sugiriendo que una dosis única al día es apropiada. El aumento en la AUC media con incremento de dosis fue lineal y proporcional a la dosis en el rango de 25 – 1000 mg de imatinib tras la administración oral. No hubo cambio en la cinética de imatinib a dosis repetidas, y la acumulación fue de 1,5-2,5 veces en estado estacionario cuando se dosifica una vez al día.

Farmacocinética en pacientes con GIST

En pacientes con GIST la exposición en el estado estacionario fue 1,5 veces superior a la observada en los pacientes con LMC a la misma dosis (400 mg al día). En base al análisis farmacocinético poblacional preliminar en pacientes con GIST, se hallaron tres variables (albúmina, leucocitos y bilirrubina) que presentaban una relación estadísticamente significativa con la farmacocinética de imatinib. Los bajos valores de albúmina causaron un aclaramiento reducido (CL/f) y los niveles elevados de leucocitos dieron lugar a una reducción del CL/f. No obstante, estas asociaciones no resultan suficientemente pronunciadas para garantizar un ajuste de la dosis. En esta población de pacientes, la presencia de metástasis hepáticas podría conducir potencialmente a una insuficiencia hepática y a una disminución del metabolismo.

Farmacocinética de la población

En base al análisis farmacocinético de la población en pacientes con LMC, hubo un pequeño efecto de la edad en el volumen de distribución (aumento del 12% en pacientes > 65 años). No se cree que este cambio sea clínicamente significativo. El efecto del peso en el aclaramiento de imatinib es tal que para un paciente que pese 50 kg el aclaramiento medio esperado es de 8,5 l/h, mientras que en un paciente que pese 100 kg el aclaramiento aumentará hasta 11,8 l/h. Estos cambios no se consideran suficientes para justificar un ajuste de dosis en base al peso. El sexo no afecta la cinética de imatinib.

Disfunción orgánica

Imatinib y sus metabolitos no se excretan en una proporción significativa por vía renal. La exposición a imatinib puede esperarse que aumente si existe disfunción hepática. Imatinib debe utilizarse con precaución en pacientes con disfunción hepática. (Véanse apartados 4.2 Posología y forma de administración y 4.4, Precauciones).

Datos preclínicos sobre seguridad

El perfil de seguridad preclínica de imatinib fue evaluado en ratas, perros, monos y conejos.

Los estudios de toxicidad de dosis múltiples revelaron cambios hematológicos de leves a moderados en ratas, perros y monos, acompañados por cambios en la médula ósea de ratas y perros.

El hígado fue un órgano diana en ratas y perros. En ambas especies se observaron aumentos de leves a moderados en las transaminasas y leves descensos en el colesterol, triglicéridos y niveles totales de proteínas y albúmina. No se observaron cambios histopatológicos en el hígado de rata. Se observó toxicidad hepática severa en perros tratados durante 2 semanas, con una elevación de los enzimas hepáticos, necrosis hepatocelular, necrosis del conducto biliar e hiperplasia del conducto biliar.

Se observó toxicidad renal con mineralización focal, dilatación de los túbulos renales y nefrosis tubular en monos tratados durante 2 semanas. En varios de estos animales se observaron aumentos del nitrógeno ureico en sangre y de la creatinina. En un estudio de 13 semanas en ratas, a dosis > 6 mg/kg se observó hiperplasia del epitelio transicional en la papila renal y en la vejiga urinaria, sin cambios en los parámetros séricos o urinarios. En el tratamiento crónico con imatinib se observó un aumento de la tasa de infecciones oportunistas.

En un estudio de 39 semanas con monos, no ha sido establecido el NOAEL a la dosis más baja de 15 mg/kg (aproximadamente un tercio de la dosis humana máxima de 800 mg en base a la superficie corporal). En estos animales el tratamiento produjo un empeoramiento de infecciones maláricas normalmente suprimidas.

Imatinib no se consideró genotóxico cuando se probó en un ensayo de células bacterianas in vitro (test de Ames), en un ensayo de células de mamífero  in vitro (linfoma de ratón) y en una prueba in vivo de micronúcleo de rata. Se obtuvieron efectos genotóxicos positivos para imatinib en una prueba de células de mamífero in vitro (ovario de hámster chino) para clastogenicidad (aberración cromosómica) en presencia de activación metabólica. Dos productos intermedios del proceso de fabricación, que también están presentes en el producto final, son positivos para la mutagénesis en el test de Ames. Uno de estos productos intermedios también fue positivo en el ensayo de linfoma de ratón.

En un estudio de fertilidad con ratas macho tratadas durante 70 días antes del apareamiento, se produjo una disminución del peso de los testículos y del epidídimo y del porcentaje de esperma móvil a la dosis de 60 mg/kg (equivalente aproximadamente a la dosis clínica máxima de 800 mg/kg, en base a la superficie corporal). Esto no se observó a dosis £20 mg/kg. En perros, a dosis orales > 30 mg/kg también se observó una reducción de leve a moderada en la espermatogénesis. Cuando se administraron dosis a ratas hembra 14 días antes del apareamiento y hasta el día 6 de la gestación, no hubo efecto sobre el apareamiento ni sobre el número de hembras preñadas. A la dosis de 60 mg/kg, las ratas hembra tuvieron un significativo número de pérdidas fetales post-implantación y un reducido número de fetos vivos. Esto no se observó a dosis £ 20 mg/kg.

Cuando se administró durante la organogénesis a dosis ³ 100 mg/kg (equivalente aproximadamente a la dosis clínica máxima de 800 mg/kg, en base a la superficie corporal) imatinib fue teratogénico en ratas. Los efectos teratogénicos incluyeron exencefalia o encefalocele, ausencia/reducción del hueso frontal y ausencia de los huesos parietales. Estos efectos no se observaron a dosis £ 30 mg/kg.

No se han realizado estudios de carcinogenicidad.

FUENTE

http://www.humv.es/webfarma/Informacion_Medicamentos
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: