GIST y el hígado

28 Jul

 

 

 

IMG_6986

 

 

Entrevista al Dr. Ronald P. De Matteo New York Hospital Conmemorativo del Cáncer y Enfermedades Afines Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering,  de Nueva York.

INTRODUCCIÓN

 Sabemos que el cáncer GIST hace metástasis con frecuencia en el hígado. Al mismo tiempo, los fármacos son metabolizados por las enzimas del hígado. Sabemos que la función hepática del paciente se monitoriza por análisis de sangre durante las visitas previstas al oncólogo

  Para comprender mejor la relación entre el hígado y el GIST, preguntamos al Dr. De Matteo las siguientes cuestiones:

 

 PREGUNTA 1: Cuando mi oncólogo prescribe análisis de sangre para el “hígado”, ¿que está buscando? ¿El Glivec daña el hígado? Si los resultados de mis pruebas hepáticas muestran alteraciones, tengo que interrumpir el tratamiento con Glivec?

  

 Imatinib, es decir Glivec, como muchos fármacos se metabolizan o descomponen en el hígado. Es importante comprobar su “función hepática” en el curso de la terapia con imatinib, para asegurarse de como el medicamento está afectando el hígado. En un pequeño porcentaje de los pacientes, el imatinib puede causar un aumento de las enzimas hepáticas: la fosfatasa alcalina, alanina aminotransferasa (ALT) y aspartato aminotransferasa (AST), un aumento de la bilirrubina, o la reducción en el nivel de albúmina.

 

Afortunadamente, esto no ocurre con frecuencia. Si esto ocurre, un breve período de suspensión o una ligera reducción de la dosis es todo lo que tienes que hacer. En raras ocasiones, el paciente debe dejar de tomar el medicamento por completo. Imatinib no causa daños en el hígado a el largo plazo, si el paciente está controlado y supervisado cuidadosamente 

 

PREGUNTA 2: ¿Por qué el hígado es el sitio donde las metástasis ocurren con más frecuencia? 

 

El hígado es el sitio más común de metástasis de muchos cánceres del tracto gastrointestinal. La sangre que fluye de vuelta desde el estómago y los intestinos pasa directamente a través del hígado. Debido a que el hígado normalmente filtra la sangre, cualquier célula microscópica procedente de un tumor GIST a través de la circulación sanguínea podría ser depositada en el hígado. Algunos de los factores que figuran en el hígado podrían favorecer la supervivencia y el crecimiento de una célula tumoral.

 

 PREGUNTA 3: ¿Se puede reducir las posibilidades de metástasis hepáticas, cambiando la dieta o protegiendo de otro modo mi hígado? (Por el contrario, ¿la nutrición inadecuada puede empeorar mi condición?) 

 

Esta es una pregunta frecuente, pero no tenemos certeza de que un cambio en la dieta puede afectar el desarrollo de las metástasis hepáticas. En general, se recomienda seguir una dieta equilibrada, evitar el consumo excesivo de alcohol. 

 

PREGUNTA 4: Si no hay metástasis hepáticas en el momento del diagnóstico, la posibilidad de desarrollarse en el futuro se puede predecir? Si es así, ¿cómo?

 

 Los médicos no pueden predecir con precisión si un paciente desarrollará metástasis hepáticas. En general, la capacidad de tener una recurrencia de un GIST en otros lugares está relacionada con la ubicación y el tamaño del tumor original (a pesar de que se ha eliminado por completo) y el grado de proliferación celular observada en el microscopio (llamado recuento mitótico, a menudo descrito como . número de mitosis por campo de alto poder)

 

 PREGUNTA 5: ¿Qué tratamientos se puede hacer para las metástasis hepáticas?

 

 Hay varias opciones para el tratamiento de las metástasis hepáticas de los tumores GIST. El tratamiento de elección está representado por imatinib. Otras opciones incluyen: la ablación termo-por radiofrecuencia (RFA), la embolización de la arteria hepática y la cirugía. 

 

RFA se logra mediante la inserción en el tumor de una sonda de metal, con el fin de aumentar la temperatura local.. La RFA se puede realizar vía transcutánea con el paciente sedado ligeramente, con laparoscopia o cirugía. Por lo general, la RFA se realiza si hay menos de 6 lesiones tumorales, menores de 5 cm y no se encuentran cerca de estructuras vitales del hígado.

 

La embolización es un procedimiento realizado por un radiólogo intervencionista. Un pequeño tubo se coloca en una arteria de la pierna y se empuja hacia arriba dentro de la arteria que suministra el hígado. A continuación, se inyectan en el tumor partículas microscópicas para evitar el suministro de sangre al tumor. 

 

La resección hepática (quirúrgica) es otra opción. En general, puede ser eliminado el hígado hasta el 80%, ya que este órgano tiene la capacidad de regenerar. Todos los procedimientos son altamente especializados.

 entrevista realizada por la asociación de pacientes de gist:

 

GSI-logo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: