Archivo | junio, 2013

Gleevec, Sutent, Regorafenib no se consideran “quimioterapia”.

27 Jun

maquette10

En el siguiente articulo publicado en la revista http://healthland.time.comdoctores especialista en el uso de estos fármacos, hacen una reflexión al respecto.

 

“Quimioterapia se refiere a las sustancias químicas tóxicas que matan rápidamente la división de las células al interferir con los procesos que implican la duplicación del ADN o la división celular”.

 Hay una revolución que ocurre en el tratamiento del cáncer, y podría significar el fin de la quimioterapia.

Cuando se trata de frenar los tumores, la estrategia siempre ha sido bastante sencilla. Detenga el crecimiento anormal por cualquier medio, de la manera más eficaz posible. Y los tratamientos utilizados actualmente reflejan este enfoque de una sola manera – la cirugía de corta físicamente lesiones malignas, los fármacos quimioterapéuticos se disuelven por dentro, y la radiación busca y destruye las células anormales que se dividen.

No se puede negar que tales métodos de trabajo, han disminuido las muertes por cáncer en un 20% en los EE.UU. durante las últimas dos décadas. Pero todo lo eficaces que son estas intervenciones, pueden ser tan brutales en el paciente. Así que los investigadores estaban especialmente emocionados por un par de estudios publicados en el New England Journal of Medicine donde mostraron un nuevo tipo de medicamento contra el cáncer, que funciona de una manera totalmente diferente a la quimioterapia y ayudaron a los pacientes con leucemia a una tasa de supervivencia del 83% después de haber sido tratados durante dos años.

maquette9

MAS:  En el horizonte al fin, medicamentos contra el cáncer que potencian el sistema inmunológico del cuerpo 

Esto ocurrió en el año 2001, cuando imatinib o Glivec , fue  el primer medicamento que se apartó del enfoque tradicional del tratamiento del cáncer,   y llevó a supervivencias hasta ahora desconocidas a los pacientes con leucemia mieloide crónica y el tumor del estroma gastrointestinal (GIST).

¿Podríamos decir que el final de la quimioterapia estar cerca?

 “Es una pregunta que todos nos estamos preguntando,” dice el Dr. Martin Tallman, jefe del servicio de la leucemia en el Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering. “Creo que definitivamente nos estamos moviendo cada vez más lejos de la quimioterapia, y más hacia la terapia molecular dirigida.”

Es la diferencia entre el bombardeo indiscriminado de la quimioterapia y las estrategias de “bombas inteligentes” para el control de un enemigo, en este caso, una masa de rápido crecimiento de las células que pueden estrangular y matar de hambre a los tejidos circundantes normales. Las terapias dirigidas, como se les llama, están dirigidas a vías específicas que las células tumorales utilizan para crecer. La ventaja de este tipo de estrategias precisas es que dejan las células sanas, lo que significa para los pacientes menos efectos secundarios y complicaciones.

maquette8

MAS:  ¿Por qué vacunas contra el cáncer no funcionan ?

“El campo se está moviendo hacia el uso de los medicamentos adecuados en el momento adecuado en los pacientes adecuados”, dice el doctor George Demetri, vicepresidente senior de la terapéutica experimental en el Instituto del Cáncer Dana-Farber. “Nos estamos moviendo hacia una comprensión más precisa del cáncer, y ser capaz de adaptar terapias hacia el cáncer de cada persona.”

En el caso de los estudios NEJM , los investigadores fueron capaces de apuntar a un receptor activo en las células inmunes responsables de crecer fuera de control, el bloqueo de la proteína y, esencialmente, el cierre de dos tipos diferentes de tumores de leucemia.

maquette7

MAS: Sobrevivientes Jóvenes

Ya, los pacientes diagnosticados con GIST pueden evitar la quimioterapia en conjunto, gracias a Gleevec. “Ninguno de los pacientes diagnosticados con GIST debería estar recibiendo quimioterapia de hoy”, dice Demetri. Los pacientes que desarrollan ciertos tipos de cáncer de pulmón omelanoma causado por una mutación conocida como BRA, también están empezando a sustituir a los agentes tóxicos de quimioterapia con medicamentos nuevos y más precisos diseñados para frustrar la vía BRAF. Y un estudio presentado en la ultima  reunión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica ( ASCO 2013) mostró por primera vez que un nuevo tratamiento sin quimioterapia que condujo a una mayor tasa de supervivencia a los dos años de la quimioterapia tradicional para la leucemia promielocítica aguda, un cáncer de la médula ósea .

Este enfoque, sin embargo, tiene un punto débil. Las células de cáncer, como las bacterias y los virus, son lo suficientemente astutas para evitar los obstáculos y asegurar  su supervivencia, y, a menudo mutan para superar los efectos de los fármacos específicos. Ese es el caso de un pequeño porcentaje de los pacientes con Gleevec. Pero incluso esa deficiencia no es insuperable. Con el aumento de los conocimientos sobre los procesos moleculares que impulsan la biología del tumor, los investigadores son capaces de diseñar medicamentos que impiden los intentos de las células cancerosas para eludir medicamentos. Todo es cuestión de permanecer uno o dos pasos por delante del cáncer, y ya, los investigadores están probando medicamentos que tratan la resistencia a Gleevec con la esperanza superar la resistencia. “El campo se está moviendo tan rápido que hay nuevos fármacos que ya se están desarrollando para hacer frente a los nuevos clones resistentes”, dice Tallman. 

maquette6

 MÁS: Dentro de la escasez de Drogas de Estados Unidos 

Trabajando  los médicos y los pacientes – “- a favor del hecho de que los cánceres no son entidades monolíticas compuestas por la misma célula anormal copiada miles de veces. Los tumores individuales pueden estar compuestos de diferentes tipos de células aberrantes, que poseen una variedad de mutaciones que son susceptibles a diferentes fármacos. Y este reparto de las células puede ser siempre cambiante en el transcurso de la batalla de un paciente individual con la enfermedad.

Tradicionalmente, si un tumor desarrolla resistencia a un agente de quimioterapia, los médicos dejan por completo ese medicamento y emplean otro medicamento u otra estrategia de tratamiento. Pero ahora que son capaces de hacer biopsia de tumores y realizar pruebas genéticas y moleculares más sofisticadas que ayudan a decidir, por ejemplo, que la mayor parte de un tumor sigue siendo susceptible a una terapia dirigida, mientras que sólo una pequeña parte se ha vuelto resistente. Pueden entonces o bien eliminar la parte resistente quirúrgicamente o añadir otra terapia dirigida para hacer frente a sólo la parte resistente, manteniendo al paciente en el régimen original que todavía va a tratar el resto de su cáncer. “Ese es un concepto nuevo,” dice Demetri. “Eso no existía antes de terapias dirigidas.”

 

maquette5

 

 MÁS: El dilema de selección – para la Salud: Cáncer 

Para los pacientes, este tipo de estrategias creativas podrían significar, tratamientos contra el cáncer más tolerable más suave y más años de vida libre de cáncer. Las combinaciones de fármacos pueden convertirse en la norma, como ha ocurrido en el  tratamiento estándar de las infecciones por VIH . Hasta ahora, dice el Dr. Scott Kopetz, profesor asociado de oncología gastrointestinal del Centro Oncológico MD Anderson, los cócteles de terapias dirugidas parecen funcionar mejor para los cánceres de células sanguíneas y células inmunes como las leucemias crónicas que tienden a ser más homogéneas desde el principio , que los hace susceptibles a los fármacos más nuevos. Los tumores sólidos como los de mama, próstata y pulmón generalmente contienen una variedad más amplia de células genéticamente diferentes incluso en el momento del diagnóstico, lo que los hace más difícil – aunque no imposibles – de tratar con medicamentos dirigidos. “Donde hay una gran cantidad de heterogeneidad genética, como en la mayoría de los tumores sólidos, hay más viento de frente que tenemos que luchar en contra, más oportunidades para el desarrollo rápido de resistencia”, dice Kopetz.

Esto significa que, por el momento, la quimioterapia puede seguir formando parte del arsenal del médico especialista en cáncer – e incluso estos agentes están siendo renovados para causar menos efectos secundarios. Nuevas formas de encerrar la toxina en burbujas a base de grasa o su vinculación con las nanopartículas que entregan el medicamento sólo para los tumores mientras rebota en las células sanas y están haciendo tratamientos más tolerables.

Cada vez más, sin embargo, la quimioterapia se puede convertir en el tratamiento de último recurso, en lugar de la primera linea, ya que algunas verdades básicas sobre el cáncer están siendo derribadas y reescritas. Por ejemplo, puede no ser tan útil para el tratamiento de cánceres por donde se originan – en la mama o de próstata o pulmón – sino más bien por los procesos que consumen. Es por eso que un fármaco dirigido desarrollado para el tratamiento de los melanomas ahora se utiliza para suprimir los cánceres de pulmón, y por qué los análisis genéticos y moleculares de los tumores son cada vez más críticos para que coincida con los medicamentos  adecuados para los cánceres de recto.

“Muchos, muchos de los conceptos fundamentales en el cáncer están siendo desafiados ahora basados ​​en nueva información”, dice Tallman. “Por supuesto que está dando lugar a grandes cambios, cambios de paradigma en los enfoques de tratamiento y en última instancia, creo, una mejor atención de los pacientes y mejores resultados.”

 Texto original en ingles:
http://healthland.time.com/2013/06/26/no-more-chemo-doctors-say-its-not-so-far-fetched/
   **Para una mejor compresión de los texto que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegador  Google Chrome

MEJOR IBUPROFENO 400mg que ibuprofeno 600mg

21 Jun

ibu 1 ibuprofeno

El ibuprofeno es un fármaco muy utilizado por los pacientes con gist  y en tratamiento con glivec, ya que no está recomendado utilizar paracetamol, cuando se está en glivec

En el siguiente articulo, se recomiendan dosis de 400mg de ibuprofeno, en vez de dosis de 600mg :

VIERNES, 21 DE JUNIO DE 2013
http://noticiadesalud.blogspot.com.es

Tres de cada diez españoles reciben dosis de Ibuprofeno superiores a las recomendadas

En España, 3 de cada 10 personas reciben dosis diarias de Ibuprofeno superiores a las recomendadas, según datos expuestos por el doctor Julio Pascual, del área de Neurociencia del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Central de Asturias, en el marco de la jornada ¿Estamos tratando bien el dolor leve-moderado en la farmacia?: optimizando el uso de Ibuprofeno sin comprometer la eficacia analgésica, celebrada en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia (COFBi). El consumo de Ibuprofeno 600 mg es del 80% en España, mientras que en el resto de países europeos supone sólo el 14,80%.

La dosis de 400 miligramos de Ibuprofeno, administrada tres veces al día, se asocia a menores riesgos de eventos cardiovasculares, según recientes meta-análisis que han analizado y comparado los distintos analgésicos. De estas comparaciones se desprende que las dosis diarias de 600 mg. de ibuprofeno cada 8 horas aumentan el riesgo cardiovascular en un 78%.

 

“Con los datos de que disponemos en el momento actual no existe ninguna razón científica para recomendar en términos de relación eficacia/seguridad el uso de ibuprofeno a dosis de 600 mg frente al de 400 mg para el tratamiento del dolor leve-moderado”. “De hecho”, ha recordado el doctor Pascual, “esta es la razón por la que la dosis de 600 mg no se encuentra comercializada en buena parte de los países occidentales”.   

 

Asimismo, el doctor Pascual ha señalado que en estudios en voluntarios sanos las dosis habituales de ácido acetilsalicílico han demostrado producir erosiones en la mucosa gástrica con una potencia cuatro veces superior a la de la dosis de ibuprofeno de 1200 mg/día.”Es por esta razón que la AEMPS (Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recomienda el uso de AINEs a dosis bajas, ya que está asociado a menores efectos adversos gastrointestinales y cardiovasculares .

colectivogist

Preservar la fertilidad en pacientes jóvenes con cáncer

18 Jun

 ASCO_logo
descarga (2)
Publicado por  – 18 de junio 2013-

La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) y la Fundación Livestrong ha lanzado un vídeo en YouTube para promover la discusión de la preservación de la fertilidad en pacientes jóvenes con cáncer.

VER VÍDEO EN ESTE ENLACE :
http://liferaftgroup.org/2013/06/fertility-preservation-in-young-cancer-patients-promoted-by-asco/

ASCO señala que preservación de la fertilidad “, es uno de los servicios menos aconsejados y menos implementados para pacientes adolescentes y adultos jóvenes con cáncer. Hay una necesidad de aumentar la sensibilización de los cuidadores del cáncer de cuestiones relacionadas con los efectos del tratamiento del cáncer en la fertilidad, y fomentar dirección proactiva de estos temas con los pacientes antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer “.

Aunque dirigido a profesionales de la salud, el vídeo es también una visita obligada para los pacientes de cáncer adolescentes y jóvenes de ambos sexos. Se presentan una serie de opciones de preservación de la fertilidad y los recursos que están disponibles.

El vídeo señala que la discusión de preservación de la fertilidad es a menudo pasada por alto por los oncólogos en las evaluaciones iniciales, una práctica que hay que mejorar. “Muchas de las prácticas se están quedando cortas”,  y señala que una encuesta mostró que menos de un tercio de los pacientes de cáncer jóvenes recibieron información sobre preservación de la fertilidad.

Entre las opciones de preservación de la fertilidad es la criopreservación de embriones, la criopreservación de ovocitos y la transposición ovárica. La información sobre estas técnicas se puede encontrar en la página web de ASCO http://www.cancer.net.

Criopreservación de embriones se lleva a cabo generalmente como un componente de la fertilización in vitro. Las principales técnicas utilizadas para la criopreservación de embriones son vitribication y congelación lenta programable.

Crypreservación de  ovocitos o huevos de congelación, ofrece a las mujeres con cáncer la posibilidad de conservar sus óvulos para que puedan tener hijos en el futuro. 

Transposición ovárica es una maniobra quirúrgica se utiliza para proteger la función ovárica.

La radioterapia puede revisarse como una opción en el tratamiento de GIST

18 Jun

España retrasa la autorización de los nuevos antitumorales

16 Jun

GETTY IMAGES / SCIENCE PHOTO LIBRARY

La crisis y los precios de los fármacos postergan hasta 18 meses su entrada

Las negociaciones entre el ministerio y los laboratorios se alargan

  Valencia 14 JUN 2013 – 22:09 CET2869

El retraso en la incorporación de nuevos fármacos contra el cáncer en el Sistema Nacional de Salud (SNS) está alargándose por encima del año y, en algún caso, puede llegar a rebasar los 24 meses. La negociación entre el Gobierno y los laboratorios para acordar el precio e indicaciones para los pacientes de la red pública es cada vez más larga por las tensiones presupuestarias y el elevado precio de los fármacos. “Todos buscamos la sostenibilidad y hay que ajustar los precios lo más posible”, admite el director general de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, Agustín Rivero.

Pero el problema no acaba aquí, como no se cansan de denunciar los oncólogos y las asociaciones de pacientes. Salvado este primer escollo, una vez autorizado el medicamento, las reevaluaciones que acometen las comunidades autónomas y las limitaciones que introducen algunos hospitales pueden retrasar aún más el acceso a estos fármacos (o frenar su uso) y romper la equidad en el acceso a tratamientos incluso en una misma comunidad.

Hace dos años, el plazo era de 9 meses pese a que Europa obliga a seis

“Hace dos años el tiempo de espera entre la autorización de la Comisión Europea y el acuerdo de financiación por parte de la sanidad pública rondaba los seis meses y no se solía tardar más de nueve; en estos momentos hay esperas de 12 y hasta 18 meses”, sostiene el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Juan Jesús Cruz. Ayer, en el encuentro que celebró el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam) en Madrid, los especialistas insistieron en esta idea, al señalar que, en cinco años, España ha pasado de estar en cabeza en la incorporación de fármacos oncológicos, junto a Austria, a situarse a la cola, junto a Portugal o Grecia. En los últimos tres años, el gasto en sanidad en España ha caído un 10,6%, lo que equivale a 6.700 millones de euros menos en los presupuestos destinados a salud.

La ecuación es muy compleja de resolver en un delicado escenario de intereses cruzados. Los nuevos medicamentos antitumorales son cada vez más caros, aunque, en algunos casos, las ventajas que aportan puedan ser limitadas. Los sistemas sanitarios públicos están sometidos a recortes y fuertes tensiones presupuestarias. La industria presiona para maximizar la inversión realizada en el desarrollo del producto y la Administración para rebajar el precio. Los oncólogos quieren dar a sus pacientes la mejor molécula que hay en el mercado. Y los enfermos reclaman acceder a los compuestos en el menor tiempo posible para parar el avance de la enfermedad o prolongar su expectativa de vida, aunque sea unos meses.

Un ejemplo de esta dilación es el caso de everolimus (Afinitor en su nombre comercial, del laboratorio Novartis) para sus indicaciones en cáncer de pecho en determinadas pacientes (aquellas con sobreexpresión del gen HER2 y sensibles a la terapia hormonal). La Comisión Europea (CE) aprobó su uso en julio de 2012 y aún no se ha incorporado a la lista de fármacos subvencionados por red pública para tratar tumores de mama (ya está para renales).

Sanidad admite que los recortes dificultan los acuerdos con los laboratorios

Bastante más tiempo lleva esperando la eribulina (Halaven, laboratorios Eisai), aceptada en Europa en marzo de 2011 para tumores de mama mestastásico tratados ya con dos terapias previas.Más de dos años después, sigue a la espera de acuerdo.

En situación similar está el vemurafenib (Zelboraf, Roche) autorizado por la CE en febrero 2012 para el melanoma metastásico en pacientes que expresan una mutación específica (la V600E, presente en el 60% de los melanomas) en el gen BRAF. El ipilimumab (Yervoy, BMS), para melanoma avanzado, tuvo que aguardar desde julio de 2011 hasta octubre 2012. El precio en el SNS por tratamiento es de 57.000 euros.

El ipilimumab, para melanoma avanzado, cuesta 57.000 euros. Llegó a los 13 meses

El Ministerio de Sanidad justifica el atasco en que está poniendo en marcha un nuevo procedimiento de autorización, denominado estudio de posicionamiento terapéutico, que hace unas semanas cerró con las comunidades autónomas. Con esta herramienta, Sanidad quiere agilizar la tramitación. Rivero sostiene que la financiación de la eribulina y el everolimus es inminente; y que si el medicamento es realmente innovador, mejora la atención sustancialmente y no cuenta con compuestos similares en el mercado “no tarda más de tres meses en aprobarse”.

En todo caso, como advierte Cruz, la espera no implica un bloqueo hermético en el uso de los fármacos si son necesarios —“se pueden obtener a través de procedimientos extraordinarios, como el uso compasivo”— aunque sí incómodas trabas administrativas.

La Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología, en la que se encuentran 27 jefes de servicio de hospitales españoles, advirtió recientemente de que seguir existiendo tardanza en la incorporación de nuevos fármacos y diferencias territoriales en el acceso a un mismo medicamento “lo conseguido hasta ahora en oncología en términos de supervivencia y calidad de vida en España puede sufrir un retroceso importante”. También el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac) ha trasladado sus quejas. “Cuanto más tiempo tarda en incorporarse a la sanidad pública, menos gasta la Administración al no administrar estos fármacos, es una cuestión de ahorro”, plantea la presidenta de la entidad, Begoña Barragán.

Desde los años noventa el tratamiento oncológico está inmerso en un cambio de paradigma. Las nuevas terapias se dirigen a atacar directamente a los mecanismos moleculares específicos (las alteraciones concretas) implicados en el desarrollo del tumor. Este nuevo enfoque es muy caro y suele arrojar resultados parciales (no todos los pacientes comparten los mecanismos celulares alterados).

En todo caso, no hay que despreciar los avances, por pequeños que sean, destacaba la SEOM el pasado día internacional del cáncer: “Con más de 20.000 casos de cáncer de mama en España al año, cada 1% de mejora con un avance en el tratamiento hace que 200 mujeres menos recaigan en su enfermedad”.

La crisis no solo repercute en las autorizaciones por parte de Sanidad. Organismos evaluadores de las comunidades autónomas también revisan las indicaciones aprobadas por el ministerio, a lo que hay que sumar una eventual tercera barrera que pueden establecer guías terapéuticas hospitalarias, en las que se plantean, a su vez, diferentes criterios de uso.

“Podría haber un retroceso en calidad de vida”, según los oncólogos, “y en supervivencia”

“De esta forma es el pagador [autonomías y hospitales] el que establece criterios de selección en la administración de los fármacos, lo que resulta un sistema ineficiente que genera deficiencias de acceso entre comunidades autónomas y hospitales”, apunta Cristina Avendaño, vicepresidenta de la Sociedad Española de Farmacología Clínica. “Lo que tampoco puede ser es que el ministerio ponga el precio e indicaciones pero al final quien pegue sean las autonomías”, destaca Albert Jovell, presidente del Foro Español de Pacientes, que reclama dar mayor voz a las comunidades.

El proceso de posicionamiento terapéutico contempla incorporar la opinión de los especialistas de los comités de evaluación de las comunidades autónomas para fijar criterios de uso comunes de los fármacos una vez aprobados. “Así pretendemos evitar que se reevalúen los medicamentos”, comenta Agustín Rivero. De esta forma se pretenden combatir las inequidades que denuncian oncólogos y pacientes. ¿Se conseguirá? ¿Será la decisión acordada vinculante? “Es complicado”, admite Agustín Rivero “pero intentamos que sea”.

FUENTE
Vanessa y Josu
colaboradores 
colectivogist
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/14/actualidad/1371239161_979237.html

POMELO Y GLIVEC

13 Jun

pome

POMELO/TORONJA

 ¿Por qué no debemos comer esta fruta o tomar su jugo?

 

La respuesta mas corta es: porque aumenta la cantidad del medicamento en el cuerpo. Casi la mitad de los medicamentos (incluyendo los mas inocuos) son metabolizados en el hígado, por la enzima CYP3A4. El jugo de toronja o pomelo inhibe esta enzima y frena el metabolismo de los medicamentos que son descompuestos por esta enzima. El efecto es que aumenta la concentración del  medicamento en el sistema. Por ejemplo, una persona que tomando 400 mg de Glivec y jugo de toronja o pomelo, asumo que  podría estar recibiendo aproximadamente 500 mg de Glivec, o como máximo 600 mg.

Hay que tener especial cuidado en caso de:

  • Pacientes que toman una dosis alta de un medicamento (por ejemplo Glivec).
  • Pacientes que ya tienen efectos laterales relacionados con el medicamento.
  • Pacientes que toman grandes cantidades de jugo de toronja o pomelo (por ejemplo jugo concentrado que puede ser mas dañino que medio pomelo o toronja.
  • El peligro puede ser mayor para algunos medicamentos que para otros, (por ejemplo, medicamentos que pueden afectar el ritmo cardiaco).
  • Pacientes que toman mas de un medicamento ( mayores posibilidades de que uno o mas medicamentos sean afectados).

Si usted quiere estar seguro:

  • Si usted tiene efectos laterales severos, evite totalmente la toronja o pomelo, su jugo. 

  • Si usted esta tomando una dosis estándar de Glivec y esta teniendo pocos efectos secundarios, probablemente media toronja, OCASIONALMENTE, no le hará daño. Esta es solo mi opinión, yo no soy médico.

FUENTE
Jerry Call

 

lrglogo1-copy (1)

MENOPAUSIA Y GLIVEC

11 Jun

entre ramas

Glivec ha sido implicado en la insuficiencia ovárica prematura, mientras la paciente está en glivec

El imatinib actúa a través de la inhibición selectiva de tirosina quinasas, que son activadas de forma constitutiva en un número importante de cánceres. Algunas de las reacciones adversas de la droga son probablemente causadas ​​por la inhibición de las quinasas normales en diversos tejidos. La  insuficiencia ovárica no es una complicación reconocida de tratamiento con imatinib, y la concepción y el embarazo con éxito se han producido en las mujeres que recibieron el medicamento. 1,2 Este resultado está en contradicción con lo que en teoría se puede esperar, dado que las quinasas que son inhibidas por imatinib (c- Kit, c-Abl, y receptor del factor de crecimiento derivado de plaquetas) se expresan en los ovarios de mamíferos y parecen ser importantes en varios aspectos del crecimiento y desarrollo de los oocitos y de los folículos. 3,4 

 

SE PRESENTA UN CASO CONCRETO

Se presenta el desarrollo de la insuficiencia ovárica en una  joven que fue tratada con imatinib para la leucemia mieloide crónica (LMC).

Se encontró que una mujer de 28 años de edad, sin antecedentes personales o familiares de problemas ginecológicos, endocrinos o trastornos del desarrollo, se la presenta un problema en  el cromosoma Filadelfia positivo CML en enero de 2005, cuando estaba en el cuarto mes de su primer embarazo. La gestación se interrumpió, y se inició el tratamiento con mesilato de imatinib, a una dosis de 400 mg por día, con una buena respuesta hematológica. La dosis se aumentó a 600 mg por día en julio de 2006, a causa de la enfermedad residual persistente.

  Imatinib fue bien tolerado; los únicos efectos indeseables fueron decoloración de la piel y calambres musculares ocasionales. La  menstruación de la paciente era normal, y ella no estaba tomando otros medicamentos. En diciembre de 2006, se confirmó una citogenética completa y remisión molecular.

En febrero de 2007 (2 años después del inicio del tratamiento con imatinib y alrededor de 6 meses después de que se aumentó la dosis), el paciente notó oligomenorrea, que posteriormente se convirtió en la amenorrea. En noviembre de 2007, se la diagnosticó  insuficiencia ovárica primaria y se hizo sobre la base de los niveles séricos característicos altos de la hormona estimulante del folículo (mediana, 73 mUI por mililitro) durante un período de 4 semanas, se combina con un recuento de folículos disminuidos en gran medida, como se ha visto en la ecografía transvaginal de los ovarios.

 Estos resultados sugieren que la administración prolongada de imatinib puede tener profundos efectos en la fertilidad femenina. La importancia de la dosis relativamente alta que el paciente recibe no se conoce, pero una joven que desarrolló oligospermia durante el tratamiento con imatinib para el síndrome hipereosinofílico también estaba recibiendo una dosis alta del fármaco (800 mg al día). 5

  La verdadera incidencia, puede depender de la dosis, y la reversibilidad de la insuficiencia ovárica inducida por el imatinib debería examinarse en futuros estudios. El conocimiento de esta complicación potencial permitirá a los médicos ofrecer a los pacientes un asesoramiento adecuado y considerar estrategias de preservación de la fertilidad y la función ovárica antes de iniciar la terapia con imatinib.

Existen otros artículos en los que se recoge que las pacientes en tratamiento con glivec reanudan la función ovárica normal después de dejar el tratamiento  con glivec.

Textos artículos  originales y referencias:
http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc0707841
   **Para una mejor compresión de los texto que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegador  Google Chrome
 FUENTE
colectivogist

Cardiotoxicidad debida a quimioterapia y terapias diana

10 Jun

sutent glivecStivarga_Box_Bottle-original-450x299

Panorama actual en la cardiotoxicidad debida a quimioterapia  y terapias diana : Una revisión de la literatura

 
TEXTO INTEGRO EN INGLES:
cardiotoxicidad – quimio y targeted terapias

Traducción parcial del texto 

DORA MEJÍAS
colaboradora
colectivogist

Introducción

La cardiotoxicidad es una complicación común de muchos agentes anticancerígenos y sigue siendo una limitación importante, que incide fuertemente en la calidad de vida y la supervivencia global debido al creciente número de pacientes tratados con quimioterapia y medicamentos biológicos (a menudo en combinación y  aumentando progresivamente en dosis acumulativas), la incidencia de toxicidad cardíaca crece continuamente [1,2].

1.1. Cardiotoxicidad en la práctica clínica

La predisposición al desarrollo de cardiotoxicidad es multifactorial y determinada por la interacción entre factores genéticos y medioambientales [3]. Riesgo familiar de enfermedad de las arterias coronarias, fallo cardiaco congestivo, edad, sexo y otros antecedentes de acontecimientos en la historia personal, incluyendo dislipemia, análisis previos de la función LV o arritmias y tratamientos médicos, se han asociado con un riesgo adicional de desarrollar cardiotoxicidad.

Las mujeres en la pre menopausia tienen menor riesgo que los hombres de la misma edad para desarrollar arterioesclerosis. Sin embargo después de la menopausia, los niveles  de hormonas protectores caen y entonces  la tasa de arterioesclerosis en las mujeres aumenta rápidamente [4].

La cardiotoxicidad puede ocurrir durante el tratamiento, poco tiempo después ( días o semanas), o puede hacerse evidente un tiempo después de la terminación de la terapia contra el cáncer. La magnitud real del problema es todavía confusa, porque solo en unos pocos  casos (con el trastuzumab y el lapatinib) ha sido realizada una evaluación prospectiva de la función cardíaca. Además, la alta incidencia de disfunción cardiaca en pacientes bajo régimen de toma combinada incrementa la complejidad del escenario. [5].

Tanto la quimioterapia como las terapias diana moleculares pueden afectar el sistema cardiovascular a nivel central por deterioro de la función cardíaca y en la periferia aumentando las alteraciones del flujo hemodinámico y eventos trombóticos. 

Los datos recogidos sobre factores de riesgo son contradictorios y la relación entre las anormalidades identificadas por investigaciones cardíacas no invasivas y supervivencia no está clara [6]. Además, en muchos casos falta el porcentaje de eventos cardiovasculares adversos y los porcentajes notificados fueron obtenidos de la literatura por lo tanto se refieren sólo a los períodos de seguimiento disponibles para cada agente [7].

…………………………..

En general, efectos secundarios cardiovasculares pueden  estar dentro de cinco categorías que incluyen:

1.  efectos citotóxicos directos  de la quimioterapia y disfunción sistólica cardiaca asociada,

2. isquemia cardiaca,

3. arritmias (especialmente del tipo “torsade de pointe” inducida por drogas que prolongan el QT

4. pericarditis,

5. anomalías de la repolarización inducidas por la quimioterapia.

Los agentes que están comúnmente asociados con disfunción miocardial, en particular con un LVD incluyen: antraciclinas, anticuerpos monoclonales, inhibidores de la tirosina quinasa (TKIs), agentes alquilantes e interferón-alfa [10]. La isquemia cardíaca ha sido más comúnmente  descrita en pacientes que recibieron análogos de purinas, como 5-fluorouracil (5-FU), inhibidores de la topoisomerasa y antibióticos antitumorales [11 – 17]. Las arritmias cardiacas se han relacionado con el uso  de antraciclinas y otros agentes, debido a  isquemia cardíaca o cambios metabólicos. La pericarditis ha sido bien descrita en  pacientes recibiendo ciclofosfamida, citarabina y bleomicina [18]. Aunque las condiciones neoplásicas podrían ser asociadas con un estado hipercoagulable, los agentes quimioterapéuticos podrían ocasionar un daño vascular y una situación  local hipercoagulable .

Los  antiangiogénicos y multidiana TKIs sorafenib y sunitinib están asociados con la hipertensión y cardiotoxicidad [19,20]; el bevacizumab anticuerpo inhibidor del factor de crecimiento endotelial (VEGF) también se asocia con hipertensión arterial, tromboembolismo, hemorragia pulmonar y edema pulmonar o sangrado del tracto gastrointestinal [20]. Así, las drogas de tipo antiangiogénesis también puede albergar toxicidad cardiovascular como se indica por una reducción de la LVEF ( facción de eyección  ventricular izquierda) que a largo plazo puede resultar en HF (fallo cardíaco) congestivo [21].

El objetivo de esta revisión es resumir las potenciales toxicidades cardiovasculares relacionadas con las quimioterapéuticas en pacientes adultos con cáncer y sugerir seguimiento y opciones de tratamiento para cada agente que pueda servir como una herramienta en la práctica clínica. Llevamos a cabo una revisión sistemática de revistas, artículos experimentos clínicos y  recopilación de datos usando las siguientes palabras clave: cardiotoxicidad; cardiooncologia ; complicaciones cardiovasculares; efectos secundarios cardíacos; agentes de quimioterapia y terapias diana.       

………………………………….

1.2.1.  ………………..     Varias nuevas generaciones TKIs (p.e. sorafenib y sunitinib) han sido  asociados directamente con cardiotoxicidad (19,20)

3.4. Sorafenib- NEXAVAR

La incidencia de disfunción cardiaca asociada a sorafenib es más baja que la del sunitinib y parece ser reversible y responder al tratamiento general.

La hipertensión es un efecto adverso importante que ocurre entre el 17–43% de los pacientes en los ensayos clínicos. Hipertensión de grado 3-4 ocurrió en 1.4–38% [16]. Además, el sorafenib puede inducir síntomas coronarios agudos, incluyendo infarto de miocardio en el 2,9% de los pacientes. La discontinuidad temporal o permanente de sorafenib debe ser considerada en pacientes que desarrollen isquemia cardiaca.

                                                                                                                                           ……………………

3.5. Sunitinib-SUTENT

…………………………

Una proporción considerable de pacientes tratados con sunitinib desarollan hipertensión, LVD ( disfunción ventricular izquierda) y otros eventos cardiacos.

La seguridad cardiovascular de sunitinib se examinó  en ensayos fase de I–II [73]: el 11% de los pacientes experimentaron incidències cardiovasculares, incluyendo  infarto de miocardio agudo y HF; 28% de los pacientes mostraron una asintomática pero significativa reducción en la LVFE (fracción eyección ventrículo Izquierdo) de al menos 10%. Además, aproximadamente la mitad de los pacientes (47%) desarrollaron hipertensión durante el tratamiento con sunitinib.

En un amplio ensayo fase III comparando sunitinib con interferon, en pacientes con cáncer de células renales metastásico renales sin tratamiento previo, el 10% de los que tomaban sunitinib tuvieron una LVEF disminuida. Sin embargo, esto no fué asociado con secuelas clínicas y fue reversible después de la modificación de la dosis o discontinuidad del tratamiento.

El periodo medio para el desarrollo de HF varió entre 22 días y 27 semanas.

El HF (fallo cardiaco) inducido por sunitinib parece responder bien al tratamiento médico, sin embargo los pacientes que experimentaron una reducción significativa de LVEF debieron ser monitorizados después de completar la terapia. (73).

Los pacientes con historia de enfermedad de arteria coronaria, HF, LVD o exposición previa a antraciclinas han mostrado tener mayor riesgo para la cardiotoxicidad relacionada con sunitinib lo que indica que  deberían estar cuidadosamente monitorizados.

Entre un 8-15% de los pacientes tratados con sunitinib desarrollan HF congestivo y otros desarrollan una  disfunción sistólica del LV asintomática.

……………………………………

4 .Diagnóstico y monitorización

Todos los pacientes que se consideren para  quimioterapia deberían superar una evaluación cardiovascular municiosa. Con todo  solo un subgrupo de pacientes desarrollarán complicaciones cardiovasculares. Por lo tanto, una identificación previa de los pacientes con alto riesgo debería ser un objetivo fundamental  para los oncólogos en la planificación de las estrategias antineoplásicas personalizadas.

………………………………..

 

4.2. Prevención

Los pacientes sometidos a tratamiento contra el cáncer deben ser alentados a seguir las pautas habituales para reducir el riesgo CV, como son: el control de la presión arterial, reducción del nivel de lípidos, dejar de fumar y modificaciones en su estilo de vida como sugieren las directrices de la ESMO (European Society for Medical Oncology) [82] . Además, un tratamiento médico de los pacientes, incluso asintomáticos, que muestran LVD en ecocardiograma Doppler después de terapia con antraciclina es obligatorio, especialmente si pueden tener una supervivencia a largo plazo. En la actualidad, existen directrices de la American College de Cardiology/American Heart Association y  HF Society of America. Todos los pacientes deberían recibir una combinación de un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (ACE) o un bloqueante del receptor de angiotensina II y un betabloqueante a menos que haya contraindicación (87)

………………………………..

6. Conclusión

Pacientes de cáncer que reciben quimioterapia o terapias diana moleculares que están en riesgo de desarrollar cardiotoxicidad requieren el mismo enfoque terapéutico que los pacientes cardiopáticos. Por lo tanto, un tratamiento multidisciplinar se ha de convertir en el enfoque estándar para evitar la falta, o inadecuado, manejo de los efectos secundarios y para mejorar los resultados clínicos y la calidad de vida. Además, el abordaje multidisciplinar de la cardiotoxicidad es una garantía para una continuación óptima del tratamiento específico del cáncer.

FUENTE
Dora Mejías

SI GIST PROGRESA, no abandonar todos los tratamientos

6 Jun

descarga

 COMENTARIOS ASCO 2013

Se ha presentado en ASCO 2013 una publicación con el titulo:

Estudio aleatorizado fase III de reexposición a  imatinib (IM)  versus placebo (PL) en pacientes (pts) con tumores del estroma gastrointestinal(gist) con metástasis y / o irresecables después del fracaso de al menos dos IM y sunitinib (SU)


Antecedentes: 

Para paliar y prolongar el control de enfermedades después del fracaso de todos los tratamientos disponibles en GIST avanzado, la reanudación de la administración IM ha sido práctica común basada en la evidencia de la progresión GIST rápida después de la interrupción de todas las TKI. Se evaluó la eficacia de reexposición a IM  en pacientes con GIST avanzado tras el fracaso de todas las TKI.

Texto integro: http://meetinglibrary.asco.org/content/116140-132
  **Para una mejor compresión de los texto que aparecen en otro idioma, se recomienda usar como navegador  Google Chrome

CONCLUSIONES

La reexposición a imatinib ( IM) mejora significativamente la SLP (supervivencia libre de progresión) y la DCR (tasa de control de la enfermedad) en pacientes con GIST avanzado tras el fracaso de al menos imatinib (IM) y sunitinib (SU), probablemente por inhibición de la quinasa que continua controlando la mayor parte de los clones de la enfermedad que retienen la sensibilidad de señal instantánea. Sin embargo, los clones resistentes a TKI continúan progresando y el beneficio del control es  relativamente de breve duración .

COMENTARIO

Cuando Gist se hace resistente a imatinib, sunitinib, y otros tratamientos, no es conveniente abandonar todos los tratamientos, pues si se hace, los tumores crecerían rápidamente, se recomienda seguir tomando imatinib, para ralentizar el crecimiento de los tumores.

FUENTE
colectivogist